Blogs

Volamos con el Jet de Samsung

Algo está cambiando en el negocio de los móviles cuando un fabricante se atreve a despegar de la tierra y alzar el vuelo para presentar su última novedad. En plena crisis, cuando todos se aprietan el cinturón y ponen cara de estreñidos, Samsung mira el horizonte desde lo más alto y se atreve a presentar su modelo S8000 a bordo de un avión privado. La excusa es fácil: el móvil se llama Jét y qué mejor sitio para descubrirlo que a 10.000 metros de altura que un lujoso jet particular. Regado con Moet Chandon, rodeados de canapés y buena compañía, la compañía coreana rompe moldes con el envoltorio de un teléfono que se convertirá en objeto de distinción para sus afortunados propietarios.

Se trata de un móvil de diseño de gama alta, que costará 450 euros en el mercado libre y que estará subvencionado por los principales operadores desde sus respectivos programas de puntos. Antes de probarlo, el móvil entra por todos los sentidos. Su acabado, los reflejos azulados de la parte posterior, su sugerente botón principal de menú y la sobriedad de su frontal deben esconder miles de horas de esmerado trabajo.  Pero el espectáculo comienza cuando se enciende y se puede apreciar la calidad y resolución gráfica de una pantalla Amoled de 3,1 pulgadas y resolución WVGA que supera en inteligencia a sus competidores más cercanos. El sentido del tacto se ha incorporado felizmente en el universo de los móviles y eso no tiene vuelta atrás. Quien todavía no lo ha experimentado no sabe lo que se pierde. Al margen de las cualidades estéticas, la nueva criatura de Samsung ofrece una velocidad en sus procesos internos imposibles de alcanzar por sus rivales. Para ello, el Jét dispone de un procesador de 800 Mhz, un 30% por ciento más poderoso que la mayoría de los móviles de alta gama. Las prestaciones del motor del Jet se disfrutan en cada proceso. Todo es rápido, fluido, fiable y certero. La sensación debe ser parecida a la de volar en un reactor. Tan fácil como dejarse llevar al despegar y alcanzar la velocidad de crucero en un pispas. La cámara de cinco megapíxeles, autoenfoque  y doble flash LED integrado gana muchos enteros cuando se admiran y manipulan las fotos en la pantalla Amoled. Otro aspecto sobresaliente son las prestaciones de conectividad del jet, además de WiFi y Bluetooth 2.0, el terminal también es sensible con las conexiones HSDPA a 7,2 megas por segundo. Además, tiene sintonizador de radio FM y navegador A-GPS. El Jet atesora una autonomía más generosa que sus iguales, con cerca de 500 minutos de conversación, aunque todo depende del uso que se realice. Dicho lo dicho, el nuevo smarphone de Samsung es un modelo que dará mucho que hablar dentro de dos semanas, cuando llegará a los escaparates y se convertirá en objeto de seducción.

Ya lo veréis y, posiblemente, tocaréis el cielo de los móviles de diseño.

(En el vídeo aparece Celestino García, director de la división de Telecom de Samsung en España, explicando las prestaciones del Jét a bordo de un avión privado)

Share and Enjoy:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Una respuesta a “Volamos con el Jet de Samsung”

  1. Mark dice:

    No mejora demasiado al actual Samsung “OMNIA” de 16GB quizas en la sensibilidad de la pantalla.

    Saludos.

Deja tu comentario