Blogs

Manejaremos el ordenador con el pensamiento

internet-en-la-cabeza.jpg

Los impulsos nerviosos generados en el cerebro permiten todas nuestras acciones voluntarias. Por ejemplo, que en estos momentos mis dedos golpeen el teclado a una velocidad aceptable y que el resultado de esta actividad se convierta en el puñado de palabras que ahora entretienen levemente su atención.

Entiendo que habrá un día en el que no se necesitará teclear nada, ni mover un ratón ni pronunciar una palabra. En eso trabaja un grupo de investigadores de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche (Alicante), eminencias que han desarrollado un sistema que permite navegar por Internet y controlar de forma completa un ordenador a través de la actividad cerebral.

La historia la cuenta la agencia Europa Press y no tiene desperdicio. Al parecer, el sistema utiliza “señales electroencefalográficas que son recogidas mediante electrodos superficiales colocados sobre la cabeza de la persona”. Este procedimiento, añaden las mismas fuentes, “permite detectar cuál es la intención de la persona detectando dónde centra la vista en un teclado virtual que emite señales lumínicas a las que responde el cerebro”.

Por lo pronto, este avance será un salto de gigante para las personas discapacitadas. Esa patente será un tesoro, ya que el prodigio se extenderá al resto de la humanidad. Hasta que eso llegue, la industria tecnológica se ha tomado en serio los sistemas de reconocimiento de voz para que los usuarios de ordenadores o móviles puedan dictar sus correos electrónicos o mensajes cortos. Como en tantas otras cosas, Google y Apple llevan la delantera al resto.

Share and Enjoy:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Una respuesta a “Manejaremos el ordenador con el pensamiento”

  1. Isabel dice:

    A mí me sigue pareciendo ciencia ficción, y me parece que hasta que no lo vea, no lo creeré, pero asumámoslo, el mundo se parece más hoy al que imaginó Julio Verne hace ya siglo y medio que al que vivíamos hace apenas 40 años. El futuro es el presente.

Deja tu comentario