Blogs

La gran sorpresa del Mobile World Congress

El Mobile World Congress (MWC) siempre reserva sorpresas. Las casas de apuestas harían negocio entre los 50.000 visitantes de la feria de las telecomunicaciones más importante del mundo. Pero eso todavía no toca. Sólo hay que mirar lo que sucedió el año pasado para que los observadores del evento estén muy pendientes de los pequeños acuerdos que luego pueden marcar el camino de la industria. En aquella ocasión, en 2009, los operadores de telefonía lucieron sus mejores galas para casi nada. Sus presentaciones se diluyeron como azucarillos ante la sobredosis informativa de la feria. Al final, el protagonismo correspondió al cargador universal, compromiso que hicieron suyos los fabricantes para que los sufridos usuarios no tuvieran que coleccionar cargadores diferentes. Aquella iniciativa ha cuajado felizmente en apenas doce meses y los nuevos móviles ya comparten idéntico estándar. (¡Ya se podían haber puesto de acuerdo mucho antes).

En 2008, la revelación se llamaba Android y, también, el resto de los sistemas operativos abiertos para dispositivos móviles. Se sabía que Google estaba volcado el asunto de Internet en el móvil y que la multinacional no estaba dispuesta a hacer el juego a sus competidores. Eso animó a los chicos de Mountain View a crear una plataforma que rápidamente se subió al tren del éxito.

Doce meses antes, en 2007, las pantallas multitáctiles planeaban junto al horizonte y entonces aterrizaron en los terminales de muchos stands del MWC, entonces conocido como 3GSM. En ese año ya se hablaba del LTE, (Long Term Evolution) de la supér banda ancha para el móvil, pero sólo Qualcomm creía a pies juntillas en su criatura. También se daba por hecho de que las redes sociales se harían dueñas de los móviles más pronto que tarde.

En febrero de 2006, la novedad de la feria fue la televisión en móvil, fenómeno que acaparó titulares junto con otras tecnologías que prometían la Luna, como el Wimax, la banda ancha capaz cubrir extensas zonas con muy pocas antenas. Los teléfonos inteligentes salieron del cascarón y los operadores echaron el resto en las virtudes de las telecomunicaciones integradas, donde la telefonía fija y móvil ya actuaban como un solo hombre.

 movil-bateria.jpg lte_logo.jpg m2m.png

 Mañana lunes se levanta el telón en la Fira de Barcelona con una edición que seguro esconderá alguna perla. El divertimento consiste en olfatear el prodigio y no perder su pista durante lo que resta de año. Yo apuesto por la batería de larga, larguísima duración. En el mismo camino se cruzarán con las tecnologías que aprovechan la energía solar para que la autonomía de los dispositivos móviles sea cada vez más generosa. Los fabricantes están trabajando en resolver el cuello de botella del rendimiento de los equipos, porque las exigencias energéticas de los móviles, portátiles, iPad, GPS, reproductores de música y cámaras cada vez son mayores. También hay que mostrar sensibilidad por todo lo que urden los operadores y fabricantes chinos. Google ha dejado de ser una empresa simpática para convertirse en una amenaza preocupante, casi comparable a lo que en su día representó Microsoft. La banda ancha inalámbrica de alta capacidad (LTE) ya ha salido del laboratorio y se puede disfrutar sin aspavientos en cualquier sitio. La telefonía móvil de las máquinas, (el machine to machine, o M2M ) alcanzará su mayoría de edad, ahora que está camino de alcanzar los dos millones de líneas en España. Este negocio irá sobre ruedas ya que a que, a medio y largo plazo, todos los automóviles llevarán instalada su propia tarjeta SIM.Las femtoceldas (una especie de mini antena de telefonía móvil para el hogar o la oficina) volverán a dar que hablar; la ecología cotiza al alza, especialmente en la construcción de antenas cada vez más eficientes desde el punto de vista energético. Por cierto, África todavía vive al margen del MWC, salvo que este año sorprendan a propios y extraños. Ya veremos. Y ya lo contaremos.

Share and Enjoy:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario