Blogs

Nostalgia de los premios ‘Melones’ de Publicidad

melon.jpgHace años, muchos años, la prensa española especializada en información sobre publicidad y marketing tenía el buen gusto de reunirse en algún restaurante barato (muy barato) de Madrid para elegir los peores anuncios del año. A los postres (inspirados por el pacharán), un puñado de periodistas especializados se erigían en jurado para comentar y elegir las piezas más ominosas del curso. Así nacieron los premios Melones de publicidad, entre cuyos principales instigadores se encontraba el gran Fernando Montañés, siempre brillante, socarrón y querido por todos. Una vez elegidos los anuncios más lamentables tocaba lo realmente importante: convencer a alguna marca para que patrocinara la fiesta (básicamente para pagar las copas).

El objetivo era tan sencillo como echarse unas risas entre los amigos del sector. De esa forma, los creativos premiados con los entrañables Melones celebraban el galardón con un orgullo que en ningún caso se podría entender en ningún otro sector de actividad. Aquello venía a ser como un cariñoso y simpático coscorrón, que siempre se recibía con sentido del humor y de la deportividad. No había escarnio público, sino una calurosa ovación. El ánimo consistía en subir la moral a los responsables de las piezas menos afortunadas del año. Como es fácil de adivinar, el galardón era un dulce ejemplar de melón de Villaconejos.

Creo recordar sólo un par de ediciones de los Premios Melones, que pasaron a mejor vida sólo por la desidia de los propios miembros del jurado. Cada vez era más complicado ponerse de acuerdo para cenar en alguna casa de comidas de Lavapiés o alrededores. Y así se diluyeron aquellos entrañables galardones.

Toda esta historia viene a cuento de la iniciativa puesta en marcha por Facua en la que veo que se designa el peor anuncio del año, según la opinión de los consumidores. Si el buen rollo alimentaba el espíritu de los premios Melones, no parece que suceda lo mismo con los ‘galardones’ de la asociación de consumo. En esta ocasión, la campaña más denostada por los consumidores fue el anuncio del Ministerio de Cultura ’si eres legal, eres legal’. El spot equipara el acceso gratuito a obras culturales a través de vías como las redes P2P con acciones como estar a punto de atropellar a un recién nacido por ser un temerario, rayar un coche o patear contenedores de basura, según informa la agencia Efe. En una nota informativa, la organización de consumidores FACUA ha considerado que el contenido de la campaña es “absurdo” y supone “un insulto a millones de ciudadanos, a los que el Ministerio de Cultura llama piratas y equipara a vándalos o delincuentes”. En este sentido, la organización ha señalado que las redes P2P “no sólo no incurren en ninguna práctica delictiva, sino que según una sentencia del Juzgado Mercantil número 7 de Barcelona, tampoco vulneran la Ley de Propiedad Intelectual”.

Para los que se pregunten qué tiene que ver este comentario con el negocio de las telecomunicaciones que generalmente ocupa este espacio de la Red basta con señalar que los gigantes de esta industria, según Facua, se encuentran entre las peores empresas del año. Compiten Ryanair, Air Comet y los tres mosqueteros de la telefonía móvil: Movistar, Vodafone y Orange.

Share and Enjoy:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario