Blogs

Microsoft ya manda en Nokia ¿para qué más?

El runrún empieza a tomar consistencia y esa fuerza no cesará hasta que exista un desmentido categórico y convincente. Los analistas comienzan a anticipar una posible compra de Nokia por parte de Microsoft. De esa forma, la alianza empresarial de ambos gigantes se convertiría en algo mucho más íntimo.

Si el fabricante de móviles y el del software son poco menos que uña y carne, antes de fin de año podrían convertirse en la misma cosa. El globo sonda lo ha lanzado Eldar Murtazin, analista que debe saber de lo que habla ya que meses atrás anticipó que Nokia caería rendido ante la plataforma Windows Phone. Para redondear la jugada, el experto suelta una cifra mareante: 32.000 millones de dólares.

El dinero no parece un problema para la firma de Bill Gates, cuya tesorería apenas se resintió tras la reciente compra de Skype por 8.500 millones. Además, la cotización del fabricante ha caído el 7 por ciento en los tres últimos meses, por lo que la adquisición podría resultar más barata cuanto más tiempo transcurra.

En el caso de que Microsoft hinque el diente a Nokia, llevarían razón aquellos que comparaban al nuevo presidente de la multinacional finlandesa, Stephen Elop, como el caballo de Troya que escondía a todo el ejército de Redmond.

Desde que el ex directivo de Microsoft tomó las riendas de la multinacional finlandesa, con aquel email incendiario que comparaba Nokia con una plataforma petrolífera en llamas, los acontecimientos se han ido sucediendo a toda velocidad. Primero fue el acuerdo estratégico con Microsoft, después la compra de Skype y la integración en los móviles Nokia, poco más tarde el traslado de los 3.000 empleados que trabajan con Symbian con destino a Accenture y por último, la puntilla a la tienda online Ovi.

Los grandes males de Nokia, con una preocupante pérdida de atractivo comercial en el mercado de móviles y de plataformas, exigían grandes remedios. Google y Apple estaban laminando el futuro de Nokia y, en plena caída libre, el fabricante encontró a Microsoft el salvador que pedían a gritos parte de los accionistas. Ante el presunto interés de Microsoft por comprar Nokia, algunos observadores se preguntan el motivo de semejante esfuerzo, una vez que ha quedado demostrado que Nokia viene a ser como una extensión más del negocio de los padres de Windows. Microsoft ya hace y deshace a su antojo en la casa de su socio: coloca a su gente, marca las estrategias, dice lo que falta y lo que sobra y diseña el futuro a su conveniencia.

Cualquiera que no conozca el asunto podría pensar que los jefes de la sede de Helsinki son los estadounidenses. A este paso, llegará un día en el que todos los miembros del consejo de dirección de Nokia se quiten la careta y comprueben que todos llevan el sello de Windows en la frente. Ya verán.

v.jpg

Share and Enjoy:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario