Blogs

Quítame la web, pero déjame las apps

chart_mobileapp_vs_web_consumption-resized-600.png

Leo en el blog de Flurry (http://blog.flurry.com/), aludido por Mashable, el comentario de un estudio que debería abrir los ojos a toda la industria de Internet. Según datos de comCore, Alexia y Flurry Analitics, los estadounidenses destinan una media de 81 minutos al día en consultar sus aplicaciones móviles, frente a los 74 minutos que emplean en navegar por la web. Hace un año, las aplicaciones nos entretenían la mitad que ahora (43 minutos), mientras que el resto de Internet nos demandaba 64 minutos diarios, diez minutos menos que en la actualidad.

El mismo informe señala que buena parte del tiempo que nos absorbe la Red se debe al tirón de los juegos online (47 por ciento) y a las redes sociales (32 por ciento). Entre estas últimas, estoy seguro de que fenómenos como Facebook y Twitter acaparan un consumo de tiempo mayor en nuestros móviles que en los ordenadores personales. Las noticias apenas demandan la décima parte de nuestro tiempo online.

El hecho de que los usuarios prefieran las apps a la web es algo insólito hasta la fecha. La tendencia no tiene marcha atrás. Entre otras lecciones, la conclusión nos confirma la pujanza de los smartphones y las tabletas como puerta de acceso a un universo de contenidos que empieza a ensombrecer a las propias páginas web, especialmente a aquellas que no han sabido reconvertirse en apps. Si hasta hace poco, el que no estaba en Internet no existía, ahora podemos asegurar que el que no tenga su propia app es un don nadie.

Debemos recordar que las primeras aplicaciones lucieron su logotipo en las primeras tiendas online hace apenas tres años, frente a los cerca de 20 años que Internet lleva cambiándonos la forma de percibir el mundo. Esto vuela amigos. La velocidad de los cambios que estamos viviendo debería asustarnos. El caso es que no tenemos tiempo para asombrarnos.

Share and Enjoy:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario