Blogs

¿Por qué Nokia no ‘mola’ tanto como Apple?

fotos101120091201.jpg

Llevo unos días probando el Booklet 3G, el miniordenador portátil de Nokia que Movistar venderá en España. Desde el mismo momento en que lo desembalas y levantas la tapa, comienzas a ver que aquello es otra cosa: la lámina acolchada que separa y protege el teclado de la pantalla no lleva impresas las típicas instrucciones en varios idiomas sobre la conveniencia de usarla cada vez, sino simplemente el dibujito de un interruptor de corriente y una flecha que indica por qué lado se enciende el chisme. En la caja de los accesorios no pone más que ‘Hei. Hello’, es decir, ‘hola’ en finlandés e inglés. Y, mientras le devuelves el saludo, piensas que sólo Nokia y Apple son capaces de envolver la tecnología en tal grado de buen rollo. Pero luego te das cuenta de que las dos empresas no se parecen en nada.

El iPhone de Apple es el teléfono más deseado del mercado, y si no se vende aún más es por la reticencia de muchos consumidores a asumir los compromisos de gasto mensual que las operadoras exigen para rentabilizar lo que han invertido en subvencionar el terminal. Viendo la avalancha de clones y aspirantes a iPhone que han ido saliendo al mercado, se diría que Apple no sólo ha inventado los teléfonos avanzados, sino también las pantallas táctiles y hasta la Internet móvil. Pero no es así: en realidad, muchas de las características que hacen tan atractivo el iPhone ya estaban disponibles en modelos anteriores de otros fabricantes, pero mientras Apple las ha llevado a primer plano y les ha dado bombo y platillo –comenzando por las míticas keynotes de Steve Jobs–, Nokia llega al extremo de ocultarlas, como avergonzándose de ellas.

Por ejemplo, el sensor de movimiento. Cuando salió el primer iPhone en junio de 2007, todo el mundo admiró que al poner el teléfono de lado mientras veías una foto o una página web, la imagen también giraba y se situaba en modo apaisado. ¡Ooohhh!. Sin embargo, resulta que el modelo N95 de Nokia, presentado en septiembre de 2006, ya era capaz de hacer exactamente lo mismo, pero se entregaba con esa función desactivada ‘para no confundir a los usuarios’, muchos de los cuales nunca llegaron a enterarse de que disponían de esa posibilidad.

Otro caso parecido es el geoposicionamiento de las fotografías tomadas con el móvil. Desde que los teléfonos llevan GPS, existen programas que registran en las fotos las coordenadas geográficas del lugar donde fueron tomadas. Pero la función no se popularizó hasta que Apple la promocionó como uno de los atractivos del iPhone. En cambio, en los modelos de Nokia que también permiten geoetiquetar las fotografías, como el N96, hay que activarlo manualmente, ya que el teléfono sale de fábrica con la geolocalización activada ‘a fin de evitar la breve conexión a Internet que se requiere para detectar inicialmente la posición del teléfono con ayuda de las antenas de la red de telefonía móvil’.

Y sin dejar el mundo de los sensores, también está la brújula. El último modelo de iPhone, el 3GS, está provisto de un sensor magnético que detecta hacia dónde ‘mira’ el teléfono, algo de gran utilidad cuando uno está en un lugar poco familiar. Naturalmente, Apple incluyó en el iPhone 3GS un programa que muestra en pantalla una brújula como las de toda la vida, así como una versión de Google Maps que indica sobre el mapa hacia dónde estamos orientados. En cambio, cuando Nokia lanza su N97, también provisto de magnetómetro, olvida incluir un programa de brújula (se puede descargar de la tienda Ovi Store) y también retorcerle el brazo a Google para que su versión de Google Maps también contemple la orientación. Genial.

Las diferencias de enfoque son, ya se ve, enormes. Apple adopta tecnologías (o las descarta: recuérdense el primer iMac sin disquete o el MacBook Air sin puerto Ethernet) y construye a su alrededor una manera de usarlas que no admite fisuras. El primer iPhone no podía enviar MMS: ¿para qué, si ya tenía correo electrónico? Y total, tampoco hay nadie que mande MMS (por culpa del precio, pero ésa es otra historia). Si quieres instalar aplicaciones, o simplemente cargar tu música en el teléfono, debes hacerlo a través del programa iTunes, que se conecta únicamente con la tienda iTunes Store. Un sistema cerrado que integra a la perfección el dispositivo, el software de sobremesa y los servicios de Internet, facilitado por el uso de un único sistema operativo, el iPhone OS, que es una versión de bolsillo del OS X que ya llevan sus ordenadores. Apple ya no es sólo un fabricante de cacharritos, sino también un importante proveedor de servicios y distribuidor de contenido a través de la red.

Por su parte, los directivos de Nokia han declarado repetidamente ser conscientes de que su futuro no está en la fabricación y la venta de terminales, sino en la prestación de servicios a través de Internet y las redes móviles. Sin embargo, la firma ha emprendido ese camino con una enorme torpeza: Nokia ha ido desarrollando o adquiriendo sus propios servicios online de mapas, correo electrónico móvil, agenda y listín de contactos, copia de seguridad, álbum de fotos, tienda de aplicaciones móviles y hasta tienda de música propia, pero ni siquiera al agruparlos bajo el paraguas de una marca única (Ovi, ‘puerta’ en finlandés) fue capaz de integrarlos desde el principio: durante varios meses, los usuarios que ya estaban inscritos en varios de los servicios no pudieron usar el mismo nombre de usuario y contraseña para acceder a todos ellos. Durante las últimas semanas, la firma está promocionando la descarga de aplicaciones para sus teléfonos mediante banners publicitarios en las ediciones móviles de diversos periódicos digitales, pero al hacer clic en ellos, el usuario interesado descubre a menudo que el programa que le llamó la atención no es compatible con su modelo de teléfono, y termina frustrado, algo que nunca ocurre con un iPhone. Luego está el deseo de la firma finlandesa de complacer a las operadoras móviles, sus mayores clientes, que la lleva a esquizofrenias como el nuevo N97mini, que al ser vendido por Vodafone lleva preinstalados tanto los servicios (correo, tienda de música) de la operadora como los propios de Nokia. Vamos, un auténtico lío.

Por todo ello, uno de los deportes más populares en la prensa y, sobre todo, en la blogosfera tecnológica, es pronosticar una debacle de Nokia a medio e incluso a corto plazo, supuestamente arrollada por los BlackBerry y el iPhone. No obstante, conviene recordar que esa percepción desfavorable de Nokia está fuertemente influida por el espíritu del ‘not invented here’ que aplican los medios de comunicación norteamericanos, a los que sólo importa lo que hagan las estadounidenses Microsoft, Apple, Palm o, como mucho, la canadiense RIM. Cuando algunos medios europeos, especialmente blogs, renuncian al espíritu crítico y trasladan aquí la situación de debilidad de Nokia en los mercados del otro lado del Atlántico, están distorsionando la realidad global.

Tal vez el iPhone mola más, pero a mí todavía no me han convencido que es aceptable tener que recargar el móvil a media tarde. Pese a todos los errores estratégicos cometidos por Nokia, las baterías de sus móviles Nokia duran toda una jornada, sus modelos más recientes se pueden configurar también en catalán, vasco y gallego. La firma no tiene en marcha sólo uno, sino dos proyectos piloto de seguimiento de propagación de epidemias mediante dispositivos móviles. En sus laboratorios hay un prototipo que permite que los invidentes ‘lean’ mensajes SMS, aplicando el lenguaje Braille a la vibración de la pantalla. Cosas como ésas ni se le han pasado por la cabeza al antipático de Steve Jobs. Y que conste que lo dice un ‘maquero’.

Tags: ,

2 respuestas to “¿Por qué Nokia no ‘mola’ tanto como Apple?”

  1. Mobiele Telefoons » u00bfPor quu00e9 Nokia no u2018molau2019 tanto como Apple? http://bit.ly/8HjXnu Dice:

    […] quu00e9 Nokia no u2018molau2019 tanto como Apple? http://bit.ly/8HjXnu Tags: fresh, […]

  2. pacxxi Dice:

    Excelente, no puedo estar más de acuerdo contigo. Parece que el Iphone ha inventado la rueda cuando no ha hecho más que darle un aspecto más bonito y amigable. Nokia sí que lleva años innovando aunque lo vende peor, y es cierto eso de que los americanos son muy amigos de sus marcas y ponen verde al resto, Nokia es una marca europea y allí no les mola mucho eso de que les enseñemos inventos. Si Nokia deja de fabricar teléfonos será el mayor error de su historia, ya que la calidad de los mismos está a años luz de muchos Iphones, Pres, HTC etc. Haced un sencillo muestreo, de los amigos que teneis, ¿qué movil usan? Mi respuesta es rápida, casi todos usamos Nokia, de modelos distintos pero Nokia.

Deja tu comentario