Blogs

Windows 95: ya hace 15 años

gates_windows95.jpg

Los sistemas operativos han sido y siguen siendo la mayor fuente de ingresos de Microsoft. Ha sido así desde 1981, el año en que IBM presentó su primer ordenador personal, equipado con el MS-DOS de la empresa de Bill Gates y Paul Allen. La hábil política de licencias de Microsoft permitió a la compañía crecer a la par que el mercado de la informática hasta convertirse en el gigante que es hoy. Pero la mayoría de los usuarios no fueron conscientes de que su experiencia de uso se basaba en un producto de Microsoft hasta que llegó Windows, la plataforma informática más difundida del mundo. Las dos primeras versiones de Windows fueron torpes intentos de capitalizar la popularidad del Macintosh de Apple, emulando el entorno gráfico GEM de la firma Digital Research (la misma que había rechazado la propuesta de IBM para suministrar el sistema operativo del IBM PC antes de que la aceptase Bill Gates).

No fue hasta 1990 que Microsoft presentó Windows 3.0, la primera versión que los fabricantes de equipos adoptaron de manera masiva y que muchos recibieron en aquel momento como una bendición, ya que los requisitos de hardware les permitían forzar la renovación del parque existente de ordenadores personales. Luego vinieron Windows 3.1 (1992), una versión renovada de la plataforma, Windows 3.11 (1993), con sus respectivas ediciones para grupos, que permitían compartir ficheros e impresoras entre varios equipos sin necesidad de un servidor central.

Pero hubo que esperar hasta agosto de 1995 para la llegada de la cuarta edición de Windows, conocida hasta entonces con el nombre en clave Chicago y comercializada bajo la denominación Windows 95. Hoy se cumplen 15 años de la presentación de ese sistema operativo, muchas de cuyas trazas son todavía reconocibles en las plataformas que usamos actualmente, como el botón Inicio (Start, en inglés, lo que Microsoft aprovechó para adquirir a los Rolling Stones el uso de su tema ‘Start Me Up’ en la campaña de publicidad, que también incluyó la iluminación del rascacielos neoyorquino Empire State con los colores de Windows).

Windows 95 fue el primer sistema operativo Microsoft de consumo que no requería una instalación previa de MS-DOS. También fue el primero que ofrecía funciones de multitarea, el primero en aceptar aplicaciones de 32 bits, en permitir el uso de nombres largos para los ficheros (hasta 255 caracteres; antes sólo podían ser de ocho, más una extensión de tres) y en detectar automáticamente los periféricos (plug and play). Los requisitos para instalarlo parecen ahora ridículos: procesador 386DX (aunque se recomendaba un 486), 4 MB de memoria, 40 MB de espacio en disco duro, unidad de disquete de 3,5 pulgadas y pantalla VGA (idealmente, SVGA de 256 colores). El ratón, el módem y la tarjeta de sonido eran opcionales.

También en Windows 95 tuvo lugar la primera gran batalla de Internet, cuando Microsoft decidió incluir su navegador Internet Explorer en todos los ejemplares del sistema operativo a partir de 1996. Con ello dejaba fuera de juego al líder del momento, Netscape, que acabó desapareciendo del mapa como empresa, aunque su propiedad intelectual acabase en la Mozilla Foundation, que ahora promueve el navegador Firefox.

Mucho han cambiado las cosas desde entonces. Han ido pasando Windows 98, Me, NT, 2000, XP y Vista, hasta llegar al actual Windows 7, que sigue siendo el sistema operativo más vendido del mundo. A lo largo de este tiempo, Microsoft ha ido tejiendo una densa red de alianzas con fabricantes de equipos y con desarrolladores de software, gracias a las cuales Windows es la opción que la mayoría de los compradores, sean consumidores o de empresa, eligen a la hora de adquirir o renovar sus equipos. Prácticamente cualquier chisme o programa que uno pueda comprar es, antes que nada, compatible con Windows. Y eso es algo a lo que nadie, ni Apple ni las innumerables variantes de Linux, puede aspirar. Por eso la competencia orienta todos sus esfuerzos hacia el desplazamiento de los datos a la nube de Internet, un terreno en el que Microsoft sigue moviéndose con gran torpeza.

(fotografía de ZDNet)

Tags: ,

Deja tu comentario