Blogs

aBRÓCHEse este otoño

ben-amun.jpg

Coco Gabrielle Chanel era una auténtica adicta a la sobredosis de bisutería. Mezclaba joyones buenos con otros no tanto, o simplemente aparentes. No es que fuera tonta y se dejara timar por los joyeros, sino que era una estratega. Ella decía que mientras la gente estuviera ocupada intentando de discernir entre qué piezas eran buenas y cuáles no se interesarían por su edad. Inteligente, ¿no? 

A mí, como eminentemente esteta, me importa un bledo si un diamante es un diamante o simplemente un cristal de roca venido a más. Lo que realmente me interesa es el efecto final. No soporto la bisutería que parece bisutería, como tampoco soporto las joyas buenas que parecen bisutería, pero por el contrario adoro la buena bisutería que da el pego aunque no resista un segundo examen en distancias cortas. 

Alguna vez escuché a una señora de postín presumir de su bisutería. “¿Los pendientes? No son réplicas. Los verdaderos están en una caja de seguridad en el banco. Tengo réplica de todas mis joyas porque mi seguro deja de cubrirlas en cuanto las saco de la caja de caudales”. Entonces… ¡¿Para qué demonios tienes las originales!? 

Esta temporada apuesto definitivamente por los broches. Grandes broches, imposibles de pasar desapercibidos, colocados a la altura de la clavícula. Recordemos cuando la Infanta Elena los puso de moda unas temporadas atrás, inclusos llevados de dos en dos… Aquellos eran otros tiempos, aún no se había producido el cese temporal en la convivencia de los Duques de Lugo, él no salía en la portada de Época y aún creíamos que él era el maravilloso estilista que la había convertido de infanta en princesita. 

Volviendo al tema… Ahora están muy de moda los joyones de aspecto vintage. Y como encontrar buena bisutería con estilo es bastante difícil, yo recomiendo, una vez más echar mano a Internet. Por un lado os quiero mostrar las estupendas piezas que el diseñador egipcio Isaac Manevitz crea para Ben-Amun (a la izquierda). Es evidente que dado el precio, 145 $, eso no son diamantes, ¿pero a quién le importa? O esta pieza de Trifari (derecha) con un par de aguamarinas de 295 $ que encontramos en NandN Vintage Costume Jewelry. Quizás la web tiré un poco para atrás, sí, lo reconozco, pero siempre podemos buscar piezas similares en House of Lavande, pero tiene el inconveniente de que tienes que darte un paseo hasta Palm Beach. 

Mírate en el espejo y ante la dudad, siempre un broche.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , ,

Deja tu comentario