Blogs

Camisas fantásticas… o de fantasía (I)

 pag-57_x2u4396.JPG

Decía aquel tango “todo vuelve a resurgir en la dulce evocación”, y cuando miro mi armario y contemplo las camisas que aún conservo de finales de los 80 me pregunto en qué estaba pensando cuando las compré. Supongo que el estampado de cachemir con paramecios creando un efecto de horror vacui era un must en aquel momento, y que los motivos vegetales conformando enredaderas debían ser lo más. Pero sinceramente ahora me cuesta verlo. Pero como en moda “todo vuelve” me resigno a tener poco espacio en el armario y decido conservarlas para más adelante. Quizás en un futuro vuelvan a ser ‘lo más’ y me pregunten “¿de quién es la camisa que llevas?” a lo que yo responderé “es vintage” (tras 20 años encerradas en el armario ya bien se les puede llamar vintage). 

‘Camisas de fantasía’ las llamaba mi madre. Y tengo la convicción de que su resurgimiento ya está aquí vistas las propuestas de algunas de las firmas internacionales como Etro o Gucci que las incorporar a sus look bohemios. Aunque a decir verdad, siempre las he tenido más identificadas con el dandy excéntrico que sabe medir con acierto los toques de locura en su vestuario. Un buen ejemplo lo encontramos en cómo Emidio Tucci (El Corte Inglés) lo rescata en su colección de otoño/invierno y lo propone a través de un estilismo elegante y sofisticado (con un toque bohemio, sí, no lo voy a discutir, ¿pero a que todos nos veríamos estupendos con el conjunto reseñado en la cabecera?). 

camisasfantasticas.JPG 

Ante la novedad siempre nos paraliza el miedo a sentirnos diferentes, a atraer la atención. Hay que cambiar esos esquemas mentales: ser diferente-BUENO, ser uno más-MALO. Así que por qué no atreverse con una pizca de fantasía en las camisas, antes de que se pongan de rabiosa moda y todo el mundo las lleve y no seamos más que “uno más”. Las tendencias, para disfrutarlas, hay que pillarlas en su génesis. 

Nota de Estilo: Para aquellos que no se atrevan (aún) con el comeback de las camisas de fantasía yo les propondría una pequeña terapia de choque e ir incorporando el efecto de estas a través de los fulares, como los de Yves Saint Laurent.

 ysl1.JPG

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario