Blogs

Bettie Page (1923 - 2008)

desktop1_12801.jpg

Bettie Page es uno de esos fenómenos que han trascendido a su momento de gloria confiriéndose en un icono subyacente en el acervo cultural de la sociedad y en la memoria colectiva. Producto all-american se confirió en el fetiche sexual del país en los años 50, en la pin-up del lado oscuro por excelencia. Las chicas Vargas eran las perfectas y sanas muchachitas americanas que estimulaban la fantasía de un país resacoso de guerra, mientras que Bettie Page estaba en la cara oculta del mundo pin-up que terminó por imponerse. Quizás no supieras cuál era su nombre, o de donde surgió, ni siquiera si era real o una invención más de algún ilustrador o fotógrafo, pero seguro que tienes su imagen clavada en el cerebro en lencería y tacones de aguja, vestida de dominatrix o como una sensual reina de la selva. 

La neumonía no la mató, la hizo trascender al éter de los mitos. La definía su melena azabache y su flequillo de corte geometrista, y esa sonrisa descarada que dejaba entrever cierta inocencia tras la deliciosa perversión de las imágenes que protagonizó. Su personaje ha influido al mundo de la fotografía del siglo XX, a los cómics y especialmente a la moda. Quizás hoy no existiera Dita von Teese sin el referente previo de Bettie Page.  

Arrastraba una infancia dura, con entradas y salida de orfanatos debida a la pobreza de sus padres que no podían cuidar de ella y sus otros cinco hermanos. Quizás esos periodos lejos del hogar fueron un descanso de la aún más dura vida en casa con una madre que no la quiso y un padre “demasiado” atento. Creció soñando con Hollywood, donde hizo sus pinitos, y terminó en Nueva York, divorciada. Pasaba un día en la playa cuando conoció a Jerry Tibbs, un policía con afición por la cámara fotográfica que fue el que la hizo su primer portfolio pin-up. En poco tiempo era una estrella del erotismo clandestino. Los hermanos Irving y Paula Klaw la introdujeron en el género fotográfico del sadomasoquismo lésbico, y Bunny Yeager la convirtió en una provocativa Sheena, Queen of the Jungle con biquinis de leopardo.  

Bettie Page ya no está, pero Betti Page permanece.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags:

Deja tu comentario