Blogs

Fernando Claro nos lleva a su bosque encantado

km1z6986.JPG

La moda española no se acaba en Cibeles. Ahora le toca a Andalucía (que ya tiene una significativa representación en Cibeles) mostrar lo que se hace dentro de sus fronteras. Al primero de los desfiles que asistí fue al del diseñador Fernando Claro, cuya carrera profesional es la ejemplificación de conceptos como constancia, empeño y esfuerzo. Si resulta complicado hacerse notar en el mundo de la moda a un creador que no trabaje en el eje Madrid-Barcelona, hay que imaginar lo duro que debe resultar vivir y trabajar desde Dos Hermanas, un pueblo de Sevilla. Fernando no es un recién llegado, lleva más de dos décadas en el negocio en la que ha consolidado una empresa de estructura familiar en la que intervienen desde sus hijos, dos chicas y un chico muy preparados, a su mujer, el auténtico corazón empresarial y comercial de la firma. La pareja formada por Fernando y Charo siempre me recuerda la de Roberto Torretta y su esposa Carmen. Ellas siempre detrás del creador, apuntalando cada paso que da, librando al creativo de las obligaciones más prosaicas derivadas de la gestión empresarial cotidiana. Claros ejemplo de aquello que se dice que detrás de todo gran hombre hay una mujer inteligente. 

La propuesta del diseñador de Dos Hermanas para el otoño/invierno 09/10 fue un paseo por un bosque donde la paleta de colores abarcaba los principales elementos naturales que lo conforman: los verdes de la hojarasca, los grises rocosos, los ocres terrosos, los tonos verde-azulados fluviales… Un bosque crepuscular, nórdico y casi encantado, de otoños melancólicos y perennes. Y si los colores representaban al entorno, las texturas de los materiales nos llevaron a sus habitantes, esos pequeños seres salvajes que lo pueblan por tierra, agua y aire. Materiales de pelo que evocan a los mamíferos, plumas para las aves y lentejuelas escamosas para la recreación de los peces.  

La evolución estilística de Fernando Claro ha sido sustancial desde que lo conocí por primera vez hasta la fecha. Un diseñador, y más en el sur, tiene que dedicar mucho tiempo a los encargos a medida para celebraciones sociales, y eso contaminaba en exceso las propuestas de Fernando. Pretendía que sus creaciones de pasarela fueran luego extrapolable a su clienta más fiel y conservadora, y ello era una rémora para su evolución creativa. En un momento dado, no sé por qué mecanismo (aunque intuyo que la implicación de sus hijos en el negocio debió tener algo que ver), el diseñador se “liberó” y empezó a crear para la pasarela sin cortapisas comerciales y esto ha redundado en un cambio sustancial en la selección de tejidos y estructuras más en consonancia con las vanguardias vigentes en las pasarelas internacionales y más adecuadas para las ferias internacionales donde su marca está presente.

km1z6810.JPG

Fotos: Martín Okuemotto

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , ,

Deja tu comentario