Blogs

Idas y venidas

idasyvenidas.JPG

¿Recuerdan aquel rumor del que me hice eco sobre que un tal Peter Copping sustituiría a Olivier Theyskens al frente de Nina Ricci? Pues se ha confirmado que Theyskens deja la casa francesa el 10 de marzo al finalizar su contrato. En el comunicado aducen que quieren reformular la estrategia de desarrollo de la firma que a pesar del éxito editorial de sus colecciones (todos los medios adoramos el trabajo de Theyskens) no ha tenido un despegue comercial considerable.  

A renglón seguido apostaré por otro rumor que ha empezado a pasar de boca en boca en París sobre el destino final de Theyskens. Se dice… se comenta… que este terminará fichado por Diego Della Valle que prevé relanzar la firma de Elsa Schiaparelli para 2010 y necesita un creativo a la altura de la mítica rival de Coco Chanel y musa del surrealismo. Aunque Della Valle dice que no está buscando a nadie en este momento (puede ser cierto, estas cosas no se buscan directamente, sino que se encargan a cazatalentos) y Theyskens se plantea relanzar su propia firma, de la que conserva los derechos (inteligente de su parte no venderlos como otros). 

Cuando presentó la última colección de Ricci creada por Theykens en París hubo un gesto que para los ojos no entrenados quizás pasara desapercibido. El aire romántico propio de la casa francesa fue sustituido por en tono gótico que tanto le gusta al diseñador belga. Es como si dijera: “sí, me voy, y lo hago haciendo lo que me gusta, que os jodan”. 

Otra salida significativa ha sido el de la cabeza creativa de Kilgour, Carlo Brandelli. La historia es la siguiente: Kilgour, la clásica sastrería de Saville Row quiso darle un toque más prêt-à-porter a su línea y contrató a Brandelli a finales de los 90 nombrándolo su director creativo en 2003, en 2007 Brandelli lanza un colección mucho más de tendencia que deja bocas abiertas y todos pensamos que ese es el futuro de la casa, pero en 2008 el Grupo JMH de Dubai compra la firma y le pide al diseñador que se centre en el bespoke (la sastrería clásica a medida) de la casa que es lo que desean fomentar. Ahí nace el desencuentro, y cuando el desfile de Kilgour de este año se canceló todos dijimos “ups, aquí huele mal”. El resultado de todo ello es el abandono de Brandelli. 

Pero no todo son idas, sino que también hay llegadas (que implica una ida, sí, pero era por darle un todo positivo). Las antenas de la rumorología se desplegaron cuando Delphine Arnault, la hijísima del presidente de LVMH Bernard Arnault, ocupó una silla de la primera fila en el desfile de Gareth Pugh. ¿Sustituiría Pugh  a Kris Van Assche al frente de Dior Homme?

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , , ,

2 respuestas to “Idas y venidas”

  1. the healthy ghost Dice:

    Tienes razón,por eso pongo warm weather no hot weather.Muy interesante tu post sobre los últimos fichajes.
    Un beso.

  2. Fondo de armario » Blog Archive » Schiaparelli se vende como una realidad pero solo es humo Dice:

    […] de la mítica rival de Coco Chanel allá por 2006. Yo incluso me hice eco de especulaciones de un inminente fichaje en 2009 y que volvía a reiterar unos meses más tarde. Ahora la campaña que hincha el globo de la […]

Deja tu comentario