Blogs

¡Jil Sander (la original) ha vuelto!

jilsandernewlive.JPG

Siempre me ha fascinado el fenómeno de los sin-nombre. Creo que los diseñadores no valoran demasiado el principal activo que tienen: su propio nombre. No es raro que cuando sus empresas cobran dimensiones importantes entren a formar parte de ellas socios capitalistas que terminan por hacerse con el control de estas, defenestrar al diseñador de turno y quedarse (o vender) una compañía con nombre pero sin persona. Le pasó a Roland Mouret (que ahora trabaja bajo la marca RM by Roland Mouret) y le paso a Ion Fiz (que por el tira y afloja por quedarse con su nombre terminó saliendo de Cibeles). El caso más sonado es el de la diseñadora alemana Jil Sander, que perdió su nombre no sólo una, sino dos veces, ya que cuando su firma pasó a manos del grupo Prada la confrontación con el CEO Patrizio Bertelli la hizo tirar la toalla en 2000. En 2003 volvió a la firma para sorpresa de todos, pero la ruptura era irrecuperable y lo volvió a dejar en 2004. Que terrible pérdida para el mundo de la moda… 

…hasta ahora. 

Jil Sander vuelve de la mano de Uniqlo, la firma de fase fashion nipona que en los últimos tiempos ha intensificado su expansión internacional, concretamente en los USA. Ayer se dio una rueda de prensa en la que se presentaba a la alemana como quien va a supervisar todas las líneas de producto de la firma excepto los complementos y la infantil. Sander no tendrá un título concreto dentro del organigrama ni se ha precisado cuánto cobrará, aunque ya ha advertido Tadashi Yanai, presidente de Fast Retailing (compañía matriz de Uniqlo) que el caché de la diseñadora justifica una pequeña subida de los precios de los productos. Lo que sí ha subido ya ha sido la valoración de las acciones de la compañía en bolsa tras el anuncio, un 8’6%. La magia de Sander no sólo sobrevolará la línea general de Uniqlo, sino que además se lanzará una colección especial con su nombre.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Deja tu comentario