Blogs

¡Qué poco original!

repetidorasvestidocover.jpg

¿Has ido alguna vez a una fiesta y has coincidido con alguien que lleva tu mismo modelito? ¡Vaya numerito! Te has hartado de patearte la ciudad en busca del vestido que dé el campanazo, te has metido por las callejuelas más estrechas buscando esa boutique que crees conocer sólo tú, has recurrido al vestido más imponente de una gran firma, y al final no eres nada original… o sí, puede que sólo haya dos vestidos iguales en toda tu ciudad pero has tenido la mala suerte que coincidan en el mismo lugar y a la misma hora para amargarte la velada.

En esa tesitura tienes dos opciones: 1) ignorarlo, mantenerte siempre al otro extremo de la fiesta de donde esté el otro vestido, rezar por que nadie se de cuenta y pasarte toda la velada observando las risitas de la gente con la paranoia encima de que en verdad se ríen de ti; o 2) tomar la ofensiva y pasarte cada minuto al lado de tu réplica y hacer constantes bromas sobre que sois siamesas separadas al nacer, con lo que ya no tendrás la paranoia de que la gente se ríe de ti… porque estarás segura de que efectivamente se ríen de ti.

Ese es el riesgo que se corre cuando optas por comprarte un must, una de esas prendas imprescindibles que salen en todas las revistas como el vestido de la temporada que no te has de perder. Esta primavera si hay un vestido que puede ser considerado así es el de Lanvin azul de estampado de leopardo. ¡Pero qué mono es este vestido! Y así lo han pensado gente como la potentada de la cosmética Aerin Lauder (abajo a la derecha), la actriz Maggie Gyllenhaal (abajo a la izquierda), la modelo Charlotte Collard, la famosa dermatóloga neoyorquina Lisa Airan, o nuestra Bibiana Fernandez (abajo en el centro), entre otras, que se han dejado ver (y fotografiar) luciendo este modelito de Lanvin.

Ellas pensarían “¡pero qué mona estoy!”, con lo que no contaban es con que no basta con no coincidir en una fiesta con alguien que lleva tu mismo vestido, ya que eso no significa que los medios no vayan a fijarse en la coincidencia y publiquen sus fotos todas juntas como si de hecho hubieran coincidido en espacio y tiempo (¡y en los blogs!, ¡qué cabronazos son los bloggers para estas cosas!, los adoro).

Al menos Gyllenhaal tubo la inteligencia de pedir una variante del modelito, de forma que fuera un vestido de noche largo, y eso, de alguna manera, la distingue. Pero para la próxima creo que o buscan diseñadores menos ‘populares’ o se compran el vestido más feo de la colección para asegurarse de que nadie más lo va a llevar. Porque para eso que se esperen a la versión barata de esa firma que todos conocemos y que saca réplicas muy inteligentes.

repetidorasvestido.jpg

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

5 respuestas to “¡Qué poco original!”

  1. Rocío Melo Dice:

    A mí me pasó, era un día de Reyes. Fui a recoger a una amiga muy pija a su casa, y cuando me vio con el mismo modelo, me cerró la puerta en las narices, yo me partí de risa al ver su reacción.
    Lo malo es llevar el mismo traje que la madrina de una boda, una señora mayor. Estó le ocurrió a otra amiga, un poco subida de peso que compraba en una tienda de tallas especiales, le recomendé que buscara en tiendas más juveniles que tuvieran tallas grandes.
    Ya no me ha ocurrido más porque no soy muy amiga de los grandes estampados.
    Un beso.

  2. thesil Dice:

    Y lo peor es que topshop ahora ha sacado un clon, así que lo vamos a ver por todas las calles!

    un beso

  3. Rakel Dice:

    A mí no me ha sucedido nunca. La verdad es que es difícil…por un lado no me puedo permitir los Its de los diseñadores originales, por el otro tengo una pequeña campaña personal (perdida, ya lo sé) en contra de las grandes mega-tiendas y para finalizar… tampoco es que sea muy amiga de los Must, precisamente por eso…de un modo u otro lo lleva todo el mundo!!

    Besos,

  4. Piluka Dice:

    A mi nunca me ha pasado eso, pero debe de dar un corte grandísimo coincidir en una ceremonía con otra invitada.
    Yo soy mucho de customizar mi ropa, darle un toque personal bien con complementos o bien reciclandola.
    Besitos.
    Gracias por pasarte por mi blog.

  5. Mik Dice:

    Otra cosa es eso de ver a famosillas con prendas de baratillo como esa famosa cazadora amarilla de Zara o las camisetas de la Letizia de mango de antes de ser reina.

Deja tu comentario