Blogs

No usarás el nombre de Chanel en vano

chanelsetomaenserio.jpg

¿Creían que era solo a la prensa del corazón a la que se le amenazaba con demandas? Pues no, nada de eso. La prensa especializada en moda también tenemos nuestra dosis de amenazas en formato ‘amable advertencia’. ¿Por qué?, se preguntarán. Pues por usar la palabra Chanel y sus derivados. Me explico:

Cada cierto tiempo la firma Chanel reproduce en el periódico de la moda por excelencia, Biblia que lee todo el sector, el WWD, un comunicado de lo más curioso por el que advierte a todo bicho viviente que escriba en revistas de moda que tengan mucho cuidadito con nombrar a Chanel en vano. Y es que mal que les pese a sus abogados (¿qué es eso de “POR FAVOR NO LO HAGAN. Nuestros abogados positivamente lo detestan”?) Chanel ha trascendido y se ha convertido en un estilo muy identificable y comprendo perfectamente que a los probres redactores a los que se le agota el espacio en los pies de foto decidan poner “chaqueta estilo Chanel” antes que “Chaqueta de tweed de cuatro bolsillos con filos ribeteados”. Pues no, ¡caca!, eso no se hace, y Chanel tiene razón.

La defensa de la propiedad intelectual del diseño es una cuestión bien complicada. Son muchos los casos ganados últimamente por copias descaradas. Algunas firmas piensan que quitando un poquito de aquí, poniendo un poco allá, ¡voliá!, ya tienen una copia exacta no denunciable. Famoso es ya el interminable proceso de Trovata contra Forever 21. (ver foto de abajo)

copiadescarada.jpg

¿Pero hasta qué punto algo es “inspiración” u “homenaje” a otro diseñador, como muchas veces se predica, y en qué punto hablamos de copia descarada? Hay diseñadores a los que es fácil diseccionarles la colección y clasificar cada pieza en función de a qué diseñador se le ocurrió antes. Voy a contar una anécdota muy graciosa que me pasó en un Cibeles. Iba acompañando en plan acólito a un antiguo jefe, un reputado y temido crítico de los que no dejan títere con cabeza. Estábamos haciendo una ronda por el backstage entre desfile y desfile y entramos en una de las habitaciones de los diseñadores que iban a desfilar en breve. Toda la ropa estaba puesta en perchas a lo largo de las paredes y fuimos revisando prenda por prenda hasta llegar a una chaquetita colgada en un rincón. La coge en sus manos y me dice enseñándome la etiqueta:

-Mira, ¡qué poca vergüenza!, ya ni se molestan en quitarle la etiqueta para poner la suya –era una etiqueta de Calvin Klein-. Una cosa es copiar, pero otra bien distinta es robar prendas enteras. ¡Y ni siquiera es de esta temporada!

A lo que me quedé estupefacto porque jamás pensé que un diseñador hiciera pasar ropa de otro por suya encima de una pasarela. Pero no, resultó ser la chaqueta personal del diseñador, que la había dejado colgada mientras trabajaba. Y es que el “piensa mal y acertarás” es ley entre los editores de moda.

Miren, señores de Chanel, yo me abstendré de calificar de “chanelizada” a ninguna prenda, pero dejen de asustar al mensajero cuando son otros los que copian. Y es más, que Lagerfeld deje de copiarse a sí mismo, que aburre.

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

4 respuestas to “No usarás el nombre de Chanel en vano”

  1. Cosas de Bea M Dice:

    Es inevitable, la marca ha trascendido de tal modo que no hay marcha atrás, las chaquetas tweed, zapatos bicolor y bolsitos guateadas, son Chanel, diga lo que diga su etiqueta…
    Saludos
    http://cosasdebam.blogspot.com

  2. cathy Dice:

    AH!!!! ME ENCANTA ESTE POST!!! COMO SIEMPRE AGUSTIN TODO UN LUJO LEERTE!!!

  3. BoticaPop Dice:

    que malo eres con lagerfeld.
    y ahora que lo que se usa es que todos copian a todos, pues la discusion de pone complicada.

  4. iamtheangelnegro Dice:

    me encanta tu blog es genial!

    *
    por cierto tienes una invitación en mi blog!
    A/N - Resort colección.

    xx

Deja tu comentario