Blogs

Bye bye Mr. Grauso

mario-grauso-1.jpg

No puedo dejar de hacerme eco de los insistentes rumores que apuntan a que el presidente  de Puig Fashion Group, Mario Grauso, está a punto de abandonar la empresa. Se dice, se comenta, se afirma en ciertos círculos, que la dimisión ya está sobre la mesa de Marc Puig y que es irremediable, que tras los desfiles de Nueva York en septiembre Grauso se irá.

No es una salida traumática, sino pactada y respetando el final de su contrato, pero eso es lo que siempre se dice en estos casos, ¿no? Lo cierto es que Grauso no estaba nada contento desde que Olivier Theyskens abandonó Nina Ricci y fue sucedido por Peter Copping de Louis Vuitton. “Para una estrella que tengo, van y me la quitan para ahorrarse dos duros” supongo que diría Grauso, que ve como Nina Ricci sigue los estrepitosos pasos de Paco Rabanne. Que a un directivo se le muera una marca en las manos debe ser traumático. Lo cierto es que los Puig no tienen mucha fortuna con la moda. Mientras que los perfumes los manejan muy bien, no consiguen que las divisiones de moda prosperes, y si bien han tenido grandes éxitos de prensa (caso de Theyskens) eso no ha revertido en un éxito económico. Grauso llegó a la presidencia de Carolina Herrera hace 10 años y desde 2004 controla también las otras casas de moda del grupo Puig (Nina Ricci y Paco Rabanne) y antes de eso fue presidente en USA de Celine y vicepresidente de Vera Wang.

A mí lo que me irrita de mí mismo es que si tuviera a Mario Grauso no podría evitar comportarme como una Briget Jones de pacotilla, y en vez de hacerle preguntas inteligentes, me limitaría a decirle “¿qué dieta has hecho para estar tan fabuloso?”. En dos años Grauso ha dado un vuelco de imagen radical perdiendo buena cantidad de carnes que le sobraban, pasando de ser un hombre atractivo a un bomboncito con estilazo. Lo que me cabrea es que cuando estaba gordito siempre lo veía con su mujer, una rolliza pelirroja muy atractiva a la que conoció cuando ambos trabajaban en Ralph Lauren al principio de sus carreras, pero ahora que está hecho un pincel las apariciones públicas las hace de la mano de estrellas como Renée Zellweger con el pretexto de que es por motivos de publicidad de las marcas.

No sé, a lo mejor su marcha de Puig es a causa también de esta maravillosa dieta, porque bien es sabido que el día que los hombres nos miramos en el espejo y decidimos que hemos llegado a muestro peso ideal, y constatamos que parecemos 10 años más joven, nos decimos “por qué yo lo valgo” y lo dejamos todo (trabajo, mujer y círculo de amistades) porque aspiramos a más.

Por lo que se sabe aún no hay rey puesto al rey muerto y siguen buscando sucesor, así que chicos ejecutivos empiecen a echar curriculum si quieren un trabajo que implica ir a fiestas lujosas de la mano de estrellas de Hollywood.

mario-grauso-2.jpg

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , ,

3 respuestas to “Bye bye Mr. Grauso”

  1. Ronda de blogs « A la moda Dice:

    […] como la de Mario Grauso de la dirección del grupo Puig, parecen tomar cada vez más peso. O no: Agustín Velasco se pregunta qué dieta debe de hacer el sr. Grauso para haber perdido tantos kilos en los últimos […]

  2. ylm-spain Dice:

    ¡¡Impresionante el Cambio Radical!!

  3. tu Dice:

    La fastidió con la dieta sin duda. Cuando se pierden kilos se pierde poder. A los poderosos se les permite ser gordos como un rey, y hasta diría que es necesario para imponer. Miren a Tony Soprano, y díganme si hay algún negocio que no funcione según los patrones de la mafia.

Deja tu comentario