Blogs

Archivo de Septiembre, 2009

El misterio Trias. (o ‘Un post sin foto’)

Martes, 1 Septiembre 2009

No hay nada como hacerse el misterioso para que los medios vayan detrás de ti como perillos falderos en busca de la noticia. De pronto alguien publica que un tal Joaquín Trias va a debutar en Nueva York y todos nos desquiciamos con dar con ese maravilloso talento ignoto. La perdiz fue soltada por Eugenia de la Torriente, de El País, profesional como la copa de un pino, y todos hemos sacado la escopeta para darle caza. Pero la gracia de esta persecución está en que no sabemos qué aspecto tiene nuestra pieza.

No malentienda, ya hemos visto el retrato de este supuesto genio que va a presentar algo rompedor. Su firma tiene un añito y esto que va a presentar en Nueva York va a ser lo primero que produzca, así que creo que todos estamos poniendo demasiadas esperanzas en algo que no tenemos ni idea de por dónde irán los tiros. El único aval que por ahora presenta este chico de 28 años es su estirpe aristocrática y el asesoramiento de la que fuera directora de Telva, Covadonga O´Shea, además de haber contratado los servicios de la agencia de Paul Wilmot para su debut.

El misterio se agudiza cuando se publica que se niega a que nadie vea su trabajo, nisiquiera las modelos que hacen el fitting a las que les venda los ojos. Explica que va “a contracorriente, pero la idea es tan clara y potente, que funciona. En EE UU apreciaron esa seguridad“. Pues chico, yo como editor de moda, siempre he mantenido la filosofía de “ver para creer” y si no me enseñas la ropa no voy a apoyar tus palabras porque ya me he encontrado a muchos diseñadores que dicen de si mismos ser la bomba y después, al ver la colección, te das cuenta que son una reedición chapucera de Oscar de la Renta. A mí, para empezar, tanto secretismo me escama, me suena a que no tienes gran cosa que mostrar por el momento. Es como cuando te olvidas de comprarle el regalo de aniversario a tu pareja y le dices que es tan especial que prefieres dárselo en una cena espectacular con la esperanza de ganar unas horas para ir a comprarlo. ¿O es paranóia? Todos, prensa y modelos, son espias de mis adversarios (que no tienen ni idea de quién soy) y quieren vampirizar mi talento, ¡pues no los voy a  dejar! Y también me tira para atrás ese tono de esnobismo al afirmar que el producto es demasiado innovador para España. Eso no lo dice él, sino Ángel Sartorius, director de la empresa, pariente del diseñador, que remata con un tajante “en España se vive muy bien de la subvención, pero hay que ponerse a producir“. Lamentablemente estoy de acuerdo con él, y es algo que siempre denuncio, pero me gustaría saber cuánto van a tardar ellos en pedir subvenciones. Si no fuera por la terrible opacidad de las subvenciones… ya nos enteraríamos.

Pero no quiero que esto parezca un ataque al diseñador. En ninguna medida. Lo que no me gusta es esa campaña de secretismo como anzuelo para incautos periodistas. Yo por mi parte me niego a caer en su trampa… ¡Espera! ¿No es lo que acabo hacer? Da igual. Le doy el beneficio de la duda hasta ver su colección. Hasta entonces me importa un pito su biografía y de dónde viene, eso puede funcionar para salir en ¡Hola!, pero yo sólo entiendo el lenguaje del diseño.