Blogs

Bebés a la moda

gapmaccartney.jpg

El tema de este post cambió ayer. Iba a hablar de joyas y tras una noticia personal he decidido hablar de otro tipo de joyas: los bebés. Mi mejor amiga está embarazada, de 16 días, y esto me crea una gran responsabilidad… una responsabilidad estilística. No puedo permitir que esa criatura se desarrolle fuera de la cultura de la moda, porque nunca es pronto para inculcar el ‘estilo’ a los niños. Creo que hay que empezarlos a dirigir desde el vientre materno, como cuando se le pone música clásica al feto. Si se los deja a su libre albedrio te pueden salir unos chonis chandaleros de cuidado, pero si se los reconduce desde chicos puedes ver tu recompensa en forma de una Tamara Falcó o un Rafael Medina, dos claros ejemplos de vástagos de madres con un programa estilístico definido.

He empezado a preparar una lista de recomendaciones para criar un hijo con estilo:

1. Nada de cuentos infantiles. Nada de zarrapastrosas caperucitas rojas ni narcolepticas bellas durmientes. A los niños sólo han de leérseles revistas de moda para que crezcan familiarizados con las marcas y los diseñadores que marcarán su desarrollo. En caso de padres ultraconservadores propongo la adaptación de los clásicos populares cambiando el zapato de cristal de Cenicienta por unos bonitos Manolos Blahnik de cristal de Swarovski o la caperuza roja por una bonita trenca de Dries van Noten.

2. Nada de llevarlos al parque a relacionarse con niños mocosos. El mejor ambiente para el desarrollo infantil son las perfectamente iluminadas y asépticamente decoradas boutiques de Dior, Chanel, Vuitton o Loewe, o tiendas multimarca como Santa Eulalia.

3. No comprarles juguetes normales, sólo están permitidas las Barbies con ropa de diseñador, y juguetes que cree Karl Lagerfeld, o cualquier fruslería que se pueda encontrar en Colette en París.

4. No contratar una niñera gallega de pechos grandes y acento romántico-soñador. Sólo son aptas como niñeras ex-modelos que hayan hecho al menos pasarelas internacionales. Podrán contar sus experiencias al bebé mientras le dan de comer o lo baña.

Por ahora aquí me he quedado, pero pienso trabajarlo más (quizá escriba un libro al respecto). El capítulo de la ropa será esencial. No podemos permitir que los diseñadores se afanen en hacer bello el mundo infantil para después ignorarlos y terminar comprando peleles en el Carrefour. Yo abogo por Juicy Couture y su ropa de bebés (abajo), porque no puedo imaginar un modelo de comportamiento más recomendable que los de sus creadoras Pam y Gela. Pero si he de justificar este post con algo de actualidad para que no me despidan, he de recomendar la colección de moda infantil que Stella McCartney (arriba) ha hecho para GAP (GapKids y babyGap) y acaba de ser presentada y que se lanzará al mercado el 2 de noviembre en una selección de tiendas de Estados unidos, Canadá, Reino Unido, Francia y Japón. Una línea de 70 piezas que es una síntesis entre que lo que la diseñadora hace para los adultos y su visión de los niños.

¡Unos 16 días de embarazo y ya estoy estresado! ¿Y todo esto para qué? ¿¿¿Para que a los quince años el niño/a te salga un antiglobalización y se haga rastas??? ¡Qué difícil debe ser padre (que no es mi caso)!

juicycoutyrebaby.jpg

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , , ,

Una respuesta to “Bebés a la moda”

  1. grelinno Dice:

    Y que lo digas, ¡qué difícil! y me debato entre que sí, que tienes razón (ironías a un lado y los chandaleros y chandaleras mucho más allá) y un “lo que tenga que ser será” y ya te puedes matar tú a leerle el VOGUE en edición francesa, el Harper’s Bazaar y hasta la biblia en verso que el vástago y la vástaga van a salir como a ellos les venga en gana, la sociedad les dicte y las hormonas los revolucionen… siempre recordaré un reportaje de unos suplementos de fin de semana (no sé si el EPS, el B&N o El Semanal, pero uno de ellos era… -igual hace la friolera de casi 20 años de aquél número-) en el que precisamente hablaban de eso y ponían las aplastantes declaraciones de una prepúber en toda regla (bueno, prepuber o puber era, a eso me refiero): “No sé, mis viejos se pasaron años vistiéndome de una tal Agatha Ruiz de la Prada… le tengo miedo a los payasos” y esto lo decía enfundada en uno de aquellos espantosos chandales de tactel/microfibra.

    Pero bueno, sea como sea, yo, a mi hija, le educo y visto como una princesita, si no de esas que puedan decir I’m a Real Spanish fashion fan… y quien dice Spanish dice del mundo entero, que el amor por la globalización sí tengo claro que hay que inculcárselo desde bien pequeñitos y ella, de momento y desde sus dos añitos, me mira con sus enormes ojos color ópalo (opal que dicen los sajones) y me dice agarrando mi cara entre sus manitos: “Eres adorableeeeee” o un: “este vestido es monísmo. Me sienta estupendamente”.

Deja tu comentario