Blogs

Andalucía de Moda: Fernando Claro

fernandoclaro101.jpg

Bueno, he de confesar que no fui a los desfiles de Andalucía de Moda que tenía previsto este miércoles. Mi dentista me adelantó la cita que tenía para reconstruirme un colmillo (¡de leche!, y es que soy insultantemente joven) que yo había destrozado haciendo el ganso. No sé por qué me adelantó la cita, con los dentistas no pides explicaciones ni te atreves a cuestionarlos, pero supongo que le coincidiría con algún viaje alrededor del mundo que se habrá gracias al dinero que me lleva sacado. El caso es que con la cara anestesiada (ojo incluido, que parecía Solves en sus mejores momentos) no era plan de ir a ningún desfile. ¿Pero para qué está el maravilloso trabajo de los fotógrafos sino para darte una buena perspectiva de lo que allí se presentó?

Mi programa particular empezaba con Fernando Claro. Este diseñador está que se sale. Su evolución desde que lo conocí por primera vez ha sido brutal. Bien es cierto que su última colección no me gustó en demasía porque los materiales empleados, en especial los tejidos emplumados, quedaban un poco desastrados para mi gusto. Quizás es que soy poco dado al plumaje, también me pareció horrible aquella colección de Tom Ford para Gucci donde sacaba los vaqueros terminados en plumas multicolores, ¡¡y hablamos de Tom Ford, cuyo trabajo adoro!! Pero al menos era una colección con concepto, algo que no siempre se encuentra. Todos somos humanos y lo bueno de ello es que aprendemos de nuestros errores y es hora de centrarnos en la colección que Fernando Claro presentó en el Monasterio de San Clemente de Sevilla. [Quizás este comentario sobre la colección pasada me lo hubiera podido ahorrar y hubiera sido más elegante, pero quiero con ello demostrar que cuando digo que algo me gusta lo digo 100% sincero y no para salir del paso y quedar en plan amable].

Con Je ne suis pas d´ici… Fernando Claro hace una declaración de intenciones. ¿Qué quiere decir con eso de “yo no soy de aquí”? Estoy seguro que se refiere a que ha creado una mujer indefinida en tiempo y espacio, sobresaliente en cualquier lugar donde la posiciones y que tiene sobrados motivos para decir a todo el mundo que intenta abordarla, que no se atreva a molestarla, que ella “no es de aquí”. Yo le daría otra lectura personal al título de la colección: yo, Fernando Claro, estoy en Sevilla, en Andalucía de Moda, pero mi trabajo no responde a la realidad imperante de este sitio, sino que debería estar en otra plataforma más globalista. De hecho alguien me comentó el otro día que iba a abrir tienda en Madrid, y en ello están y tienen echado el ojo a un espacio estupendo en la Calle Almirante, pero no hay localización confirmada por ahora.

En la propuesta del diseñador para la primavera/verano 2010 hay una mezcla entre tendencia neo-ochentista (por los volúmenes, los brillos, los hombros oversize…) y un toque lab-futurista (llamo lab-futurista a ese futurismo aséptico que nos lleva a laboratorios de un distante futuro). Fernando acierta de pleno en las estructuras rígidas, arquitectónicas… que nos dejan prendas muy fotografiables, de gran belleza estética. Sin embargo me entusiasma menos sus minivestidos de vuelo fruncido, ya que es una concesión a la clientela más del día a día y muestra una clara rémora de su labor de subsistencia en la trastienda modisteril, pero es la excepción que confirma la regla del buen hacer en el resto de la colección.

Esta propuesta es un ejemplo de glamour bien entendido, contemporáneo pero con sabor clásico. Y también es un buen ejemplo del continuo reciclaje que implica la labor de diseñador, porque Fernando tiene los ojos bien abiertos a todo lo que se mueve en la moda, no tiene las estrechas miras de la realidad que le impone la clientela, y eso se nota en el resultado final.

fernandoclaro102.jpg

Fotos: Chema Soler

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Una respuesta to “Andalucía de Moda: Fernando Claro”

  1. Virginia Dice:

    Me encantó la colección. Al observar el desfile me cuesta creer que estamos en una pasarela regional, la verdad. Incluso, viendo lo que hay hoy por hoy en Cibeles (salvo contadas excepciones), me parece demasiado para Madrid. Vanguardista, con inspiración…

    Es cierto que se trata de una colección absolutamente arquitectónica, donde los volúmenes mandan y quizá con ciertas reminiscencias a lo Ghesquière… pero en general, un 10 para Fernando Claro!

Deja tu comentario