Blogs

Andalucía de Moda: un repaso crítico

antoniogarcia2010.jpg

Cuando escribo esto ya estoy en los estertores finales de esta edición de Andalucía de Moda. Algún desfile me queda esta tarde, del que daré cuenta este fin de semana si merece la pena.

Hablar de todas y cada una de las colecciones que se han presentado sería un asunto doloroso que pondría en jaque mi capacidad para mantener la cordura. Porque en un evento como este hay de todo, como en botica. Había pensado ignorar todo lo que no me gustaba pero creo que de mí se espera una labor didáctica, y eso implica realizar un análisis de lo que se puede mejorar.

En primer lugar eliminaría las colecciones infantiles, que rompen el sentido del evento. Ya sé que el infantil es un sector económico importante, pero si lo que se quiere es fomentar su vertiente comercial, ¿no sería mejor que ayudaran a esas firmas a tener un stand en el FIMI valenciano? Yo si quiero comprar pescado voy a una pescadería, y si quiero carne a la carnicería… si quiero moda infantil iré inexorablemente al FIMI, no a Andalucía de Moda.

Eliminaría las colecciones de Costura, porque la mayoría de lo que vemos no es ni siquiera eso, es confección a medida para fiesta (¿eso es Costura?, puede que si buscamos la definición en un diccionario lo sea, pero para un editor de moda la Costura implica creatividad y este no es el caso). Las intentonas costureras vistas en Andalucía de Moda nos puede deparar realmente momentos en que deseas lavarte los ojos con lejía para borrar la imagen del modelito de turno, aunque bien es cierto que la norma es que sean trajes de fiesta que implican dignas variaciones de variaciones de clásicos de la BBC, con sus volantes, drapeado y gasas al viento.

Es más digno que te tilden de ser un diseñador que toma ‘inspiraciones’ demasiados literales de otros diseñadores, que de BBCero (dícese del diseñador que se especializa en Bodas, Bautizos y Comuniones). Pero no crean que a un crítico de moda se le escapan ‘inspiraciones’ tan literales como la de Dlarosa (Pedro de la Rosa) que quiere asemejarse al estilo de Josep Font, sólo que la falta de recursos del primero abre un abismo entre ambos. Aún así es más agradable ver que hay que tiene referencias ambiciosas.

Para colmo, ese eterno estilo emperifollado de bodorrio, que siempre, temporada tras temporada es el mismo, se agrava porque el casting de modelos siempre es el mismo. No tengo nada en contra las modelos, hay chicas muy muy interesantes como Macarena Echevarría y otras de las que no conozco el nombre. Lo que digo es que en colecciones como Fernando Claro no reparo en ello, pero en colecciones que son siempre las mismas termino con un déjà vu terrible. Pero no es culpa de las modelos, es de los costureros.

Mientras no se corrija esto, la atención mediática que merezca este evento será más bien baja. Hace falta una criba importante. La pregunta que debieran hacerse los artífices del evento es: ¿Es ese el diseño andaluz que deseamos mostrar al resto de España? No se puede dar el visto bueno a los diseñadores para que formen parte de este carrusel sin ver previamente las colecciones, porque el sistema se convierte en un coladero de anchas tragaderas. La solución sería que las colecciones tuvieran que ser presentadas antes de diseñar el programa a un comité que diera el visto bueno. Y no es descabellado, ya que las colecciones normales se presentan comercialmente en ferias un mes antes (mínimo) que la celebración de Andalucía de Moda, así que no pueden aducir falta de tiempo. Si se quedan con un evento de cuatro diseñadores, bienvenido sea. Hay que exigirle a los diseñadores que trabajes para estar a la altura, y si no quieren (o no saben) hacer el esfuerzo que busquen otra plataforma.

Alguien que sí ha hecho los deberes es el diseñador Antonio García, que ha dado un viraje de la Costura al prêt-à-porte, y es de agradecer. Y eso que la Costura de Antonio sí que ha merecido siempre la C mayúscula. Pero para su evolución como diseñador se hacía imprescindible que se integrara en la dinámica del prêt-à-porte y en esa aventura ha estado apoyado por Surgenia, entidad que trata de darle un impulso decisivo al diseño andaluz. Antonio García basó el leitmotiv de su colección en el motivo gráfico de la pajarita, dos triángulos encontrados en sus vértices. Fue una colección de ejecución impoluta, de corte muy mínimal, donde se revisaban todos los hits del diseñador: de vestidos camiseros a camisas con pecherín, vestidos trapecio, todo con un tono sastre muy depurado. Y dio una lección a muchos otros enseñándoles que una cosa es diseñar y otra emperifollar. No por gastar más metros de telas se es mejor diseñador.

Y después de haber hecho amigos una vez más, voy a ver qué me pongo para el desfile al que voy esta tarde a las 20:30 h.

andalucia-de-moda-2010.jpg

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

2 respuestas to “Andalucía de Moda: un repaso crítico”

  1. alfonso Dice:

    jejejej me encanta esa sinceridad,
    que tiemblen l@s costurer@s del burda, patrones y labores del hogar y se queden en sus casas paseando modelitos

  2. Nike TN Dice:

    Sehr schön… :)

Deja tu comentario