Blogs

Chapoteando, chapoteando, vivo la vida chapoteando

botas-de-agua-otono-09-10.jpg

Venecia está inundada. Eso lo vi ayer en los informativos, y de pronto recordé algo sobre lo que quería escribir aquí: botas de agua. Todas las temporadas nos empeñamos en afirmar que las botas de agua son chic, que están de moda, pero la verdad es que lo chic para las revistas es conservar a jugosos anunciantes que de manera poco disimulada piden que sus productos sean ‘tendencia’. A mí me parecen horrorosas las clásicas katiuskas, todo sea dicho de paso, porque no hay manera de que peguen con nada. Y eso que los fabricantes se afanan por darle mil colores, mil estampados y mil actitudes… pero al final siguen siendo botas de agua.

Pero parece que aquello de que “las botas de agua están de moda” amenaza con ir en serio en esta ocasión, porque si Prada se toma la molestia de sacarla en sus desfiles… ¡échate a temblar! Todo empieza así: Miucca tiene una visión, Miucca manda que la hagan realidad, Miucca se empeña en sacarla a pasarela, en una o dos temporadas todos los diseñadores están haciendo revisiones de la idea de Miucca. ¡Y mira que me parecen horribles las ideas de Miucca en multitud de ocasiones! Pero ya he aprendido de no ir a contracorriente y si Miucca dice que es cool ir con los pantalones por las rodillas, pues prepararos para verme los calzoncillos.

Pero si encima se mete en liza la mismísima Kate Moss… porque ahora todo el mundo empieza a sacar imágenes de aquella vez se calzó unas Hunter para andar por un fangal. Todo un acto de sensatez que no tiene porque ser un acto de estilo, pero como somos tan borregos, pues todos a comprarnos Hunters.

Mi aversión a las botas de aguas debe venir de pequeñito. Jamás tuve unas botas de agua. Mi madre nunca me compró unas botas de agua. Y en cuanto empezaba a llover todos los niños se ponían a chapotear despreocupadamente mientras yo me moría por poder meterme en los charcos, pero no podía, porque yo llevaba bonitos zapatos de vestir. ¡Dios, cómo odio la infancia!

Me reconcilié con las botas de agua cuando surgió mi amor por la moda. No precisamente por el producto en sí, sino por un anuncio de una revista. Corría el aciago mes de abril de 1992. Yo empezaba a empaparme de revistas internacionales. Aún no sabía por qué, ni que sería mi destino profesional. Acababa de descubrir la New York Magazine que conseguía a través de un pequeño kiosco que me la encargaba ex profeso. En ese número había un anuncio de los grandes almacenes neoyorquinos Barneys donde unos ejecutivos llevaban cañas y botas de pescar. ¡Me pareció una imagen tan chic que todos mis prejuicios contra todo lo hecho de goma, como las botas!

Volviendo a Prada. Ha tenido la inteligencia de garle una vuelta de tuerca a las botas de agua (de media caña, de caña completa y hasta el muslo) y las ha dotado de estructura de zapato de vestir, le ha puesto tacón y plataforma. ¿Es ese el misterio para conseguir un complemento de tendencia?

Encuesta: ¿Tienes botas de agua? ¿Te gustan las botas de agua? ¿Llevarás este invierno botas de agua? Y lo que es más importante, ¿le comprarás a tus hijos botas de agua para que puedan chapotear con los otros niños?

barneysbotasdeagua.jpg

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , , , , ,

6 respuestas to “Chapoteando, chapoteando, vivo la vida chapoteando”

  1. grelinno Dice:

    Nunca he tenido unas botas de agua… conste que las quería, las deseaba y envidiaba a quien tenía botas de agua o katiuskas (que es cómo se llamaban) pero jamás me las compraron so pretexto de la mala transpiración, de que si los pies se mojaban, se quedaban fríos y que mi maltrecha garganta (aún operada) no resistiría su efecto.

    Así que supongo que siempre ha sido una espinita ahí clavada, un deseo o antojo no cumplido y lo mismo que siempre quise un Flik-Flak y al final me lo compré el año pasado pues decidí que este año me iba a comprar unas botas de agua, unas katiuskas… unas HUNTER.

    El modelo que has puesto, es sencillamente encantador como lo es también el modelo de mujer Regente… en mi caso me he decantado por las Balmoral Neoprene. ¿Para mi niña?… ¡las Georgie de Crocs!.

    http://www.hunter-boot.com/2/17/Shop-Online/Balmoral-Neoprene/DARK-OLIVE/W23580_DOV.aspx?col=17

    (Lo que son los blogs, las mentes y las casualidades… ¡llevo unas 3 semanas en conversaciones con Hunter para escribir sobre ellos!)

  2. Sergio Calvillo Dice:

    q pasa en la encuentas si tienes 3 “No” o más????
    no has puesto nada de soluciones…

    :)

  3. Agustin Velasco Dice:

    Con tres noes rotundos puedes optar a ser mi amigo, porque estaremos en sintonía.

  4. Hong Kong Blues Dice:

    Pues mira, precisamente esta tarde intenté localizar unas botas de agua y no ha habido manera. Sólo encontraba modelos de mujer decentes…
    Si es que no es fácil ser moderno (y práctico a la par)…

  5. pili oshire Dice:

    Pues yo tengo dos, y son ¡casi iguales! Las primeras me las compré hace un apr de años en Milán. Estaba de fin de semana, hacía un frío horroroso y llovía a cántaros, y yo quería seguir de compras, así que me compré unas rojas con lunares blancos. Parecía una mariquita, porque iba con jersey y medias negras y minifalda vaquera, pero encantada de dejar de calarme los pies y poder seguir de paseo. Las segundas, me las regalaron un par de semanas más tarde, por mi cumpleaños. “son muy “tú”, Pili, las vi y dije son muy de ella”, y si, debían ser muy “yo” porque era el mismo modelo pero en negro y con los lunares igual de blancos y en el mismo sitio. Como ves, cuando me pongo botas de agua no soy nada discreta. Eso si, siempre voy con el mismo look: vaquero y negro + botas de agua.
    No tengo niños, pero yo me meto en los charcos y ¡claro que si tengo hijos tendrán botas de agua!

  6. ERTLandCOHN Dice:

    No tengo, Sí tuve, No voy a tener… Ahora prefiero esquivar los charcos y proteger un buen par de botas pero de piel

    http://www.flickr.com/photos/ertlandcohn/4052621541/in/set-72157622263831241/

Deja tu comentario