Blogs

Cristo Bánez y la esencia sevillana

03122009005.jpg

Diciembre es un mes de contradicciones. Por un lado, al llegar el frio, saco del armario toda la ropa que me gusta, y eso hace que entren ganas de salir a la calle a lucirlas. Pero por otro, la falta de luz y el mal tiempo me anula ese interés por salir, decantándome por la mesa camilla. (Y no, no tengo una ropa de camilla de Viktor & Rolf ni una mesa camilla de Patricia Urquiola, ni un bata de guatiné de Karl Lagerfeld… todo es de lo más normal y hogareño). Por eso cuando me pidieron que fuera a la inauguración de la nueva tienda del diseñador Cristo Bañez, cosa a lo que no soy muy proclive, me animé porque tampoco voy a estar enclaustrado en la Bat-Cueva de mi oficina-hogar. A priori Cristo Bañez no es mi target de diseñador porque se dedica principalmente a los trajes de flamenca, con mucho talento y prestigio, sí, pero yo soy un completo ignorante de la moda flamenca. También hace novias, pero lo que me decantó a ir fue que me comentaron que lanzaba una línea de prèt-â-porter masculina, y ¡eureka! ahí estaba la excusa.

La tienda me gustó mucho, estaba puesta con muy buen gusto y el ambiente era chic pero cálido. No puedo decir quienes eran los invitados de la inauguración porque, como todo el mundo sabe, soy un outsider social y sólo reconocí a el cantaor flamenco Arcángel (con el que hice una sesión fotográfica para la revista Woman) y a la hermana de Vicky Martín Berrocal, que es una especie de socialité a lo sevillano. Ahí me planto, no puedo dar más nombres, pero la fiesta estaba muy animada y todos parecían conocerse, por lo que supongo que debía ser un who is who en toda regla.

La planta baja era la dedicada al hombre y todo era muy clásico y elegante: pura camisería para gentlemanes (sí, se que el plural es ‘gentleman’, no me apedreen por inventarme palabras), y especialmente muy al gusto sevillano. Por que Sevilla tiene una especial idiosincrasia al vestir que se ve muy claramente en el caso masculino, y que cristo con muy buen criterio empresarial ha pillado al 100%, y eso que él es onubenses, pero onubenses y sevillanos no distan mucho. En una reciente entrevista realizada a José Luís de Victorio&Lucchino comentábamos ese punto. Yo le contaba que suelo tener dos ‘armarios’ diferenciados, el de Sevilla y el que uso cuando salgo fuera. Él reconocía que era muy cierto y que si trasgredes las reglas te miran mal, es decir, si vistes de ‘sevillano’ fuera de Sevilla llamas la atención, y si vistes de hombre contemporáneo en Sevilla te arriesgas a ser una burla en toda regla. Lo más inteligente es no ser una Rosa Park de la moda masculina y llevar a la práctica esa máxima que dice que “allá donde fueres viste como vieres”. Aunque a veces, y como me contaba Jose Luís, es todo un acierto mantenerte fiel a tus raices. Me contaba que hace muuuchos años, cuando Studio 54 era lo más en Nueva York, fueron con unos amigos a ver si había suerte y el puerta los dejaba pasar. Todos se prapararon a conciencia, de lo más moderno, pero uno de los amigos, un señor clásico entre los clásicos, se presentó con su inseparable capa española. Ellos le dijeron “allá tú“, pensando que no lo dejaría pasar, pero la sorpresa fue que fue al primero que le rogaron que tuviera el honor de pisar la disco.

El ‘homus sevillanus’ (también conocido como ‘señorito sevillano’, ‘chulito sevillano’ y en su variedad más integrista como ‘el capillita’) es un espécimen muy común en la ciudad, a la que sin datos estadísticos serios que lo confirmen no me atrevo a tildar de ‘capital con mayor consumo de gomina del mundo’. Pero no crean que critico este modelo de masculinidad, no, que va, me parece sublime, porque ha sabido sobrevivir a los embates del progreso y conservar ‘la esencia’. Tenemos ejemplos que dan grima como Isaac, el ex de Falete, pero también tenemos ejemplos muy cool como el cantante Manuel Lombo (y que me perdone Lombo por unirlo a Isaac en una misma frase). Pero quienes mejor han sabido captar esa esencia han sido los talentosos chicos de Mundoficción Producciones, ya famosos por doquier y que yo vuelvo a reproducir en un video abajo.

Volviendo a Cristo Bánez: me gustó en especial su selección de camisería, porque la camisa es la piedra angular del look del sevillano. Aquí somos muy señores en ese aspecto. No nos vale cualquier camisa fabricada en Shangai, sino que somos de los que valoramos un cuello y unos puños bien puestos, con la presteza justa, y que quede igualmente bien con un blazer y sin corbata que con un traje formal encorbatado. Si eres un dandi, Sevilla es tu ciudad, y si te gusta vestir bien, pues no vendría mal que te dieras una vuelta por la calle Cerrajería 31 y vieras lo que te puede proponer Cristo Báñez.

Por cierto, ¿tú cuál dirías que es el mejor ejemplo de señorito sevillano que conoces?

03122009006.jpg

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

5 respuestas to “Cristo Bánez y la esencia sevillana”

  1. ylm Dice:

    ¡¡Qué gracia me ha hecho el video!!

  2. Rocío Melo Dice:

    Qué razón tienes en lo de los dos armarios! Yo amo Londres es una ciudad a la que le tengo mucho cariño y que te abre la mente y el paladar en el vestir. Sin embargo, cuando estoy en Sevilla no me atrevo ni a ponerme un gorro, tiene que hacer mucho frío. Es curioso como aquí además sigue existiendo ese pijo añejo de castellanos y jersey por los hombros, cinturón bandera de España, etc…,. Seguramente el representante es el novio de Falete y los de Mundo Ficción lo clavan.
    Un beso.

  3. Esmoquin room Dice:

    Mmmm… por las imágenes tiene buena pinta la colección. Creo que le voy a echar un vistacillo a ver qué tal. Jejejeje.

    Un saludo!!
    Jose

  4. carlos Dice:

    Hooola!!

    Honubense, ¿no se escribe “onubense? Saquenme de la duda.

  5. Agustin Velasco Dice:

    Sí, tienes razón, Carlos, gracias por el aviso. Eso es el efecto puente y que pienso en “huelva” con H, e inconscientemente se la pongo al gentilicio, y como siempre voy con prisas y no repaso los textos… pues eso, que me pongo ahora mismo a escribir “onubense es sin h como burro es con b”.

Deja tu comentario