Blogs

Lydia Delgado: “En algún momento habrá que dar el salto fuera de España”

lydia-delgado-eduardo-noriega-miranda-y-gala.jpg

Lydia Delgado es una de las creadoras española con mayor sensibilidad y con un estilo muy marcado que la hace inconfundible. Ella es una de las grandes damas del diseño nacional y en cada uno de sus diseños se evidencia el gran talento creativo (más allá del diseño) que pose. En su juventud fue bailarina del Gran Teatro de Opera del Liceu, hasta que conoce de manera casual al diseñador Antonio Miró, o lo que es lo mismo, la moda se cruzó en su camino. En 1989 abre su propio atelier en la céntrica calle Minerva de Barcelona y dos años después hace su presentación formal en la Pasarela Gaudí. Con la caída de la plataforma barcelonesa su camino estaba predestinado: Cibeles. 

¿Qué época de la historia y lugar del mundo son referencia ineludible en la inspiración de Lydia Delgado? La inspiración es algo poco domesticable. En mi caso se parece más a una ráfaga de lucidez que te sorprende en el momento más inesperado y piensas “¡eso es lo que estaba buscando!” No forzosamente tiene que ver con un lugar o una historia concreta; de hecho, al menos en mi caso, crear es más un búsqueda interior que exterior.

¿Qué queda de la bailarina de antaño en la diseñadora de hoy? ¿Cómo se produce esa transferencia de un mundo a otro? El mundo del baile y de la moda tienen muchos elementos en común. La armonía, el movimiento, la gestualidad… Creo que si me he dedicado al mundo de la moda es porque de alguna manera he querido trasladar a mi ropa lo que sentía como bailarina, un mundo de ilusión y fantasía.

¿Cuál es tu opinión respecto a cómo Barcelona ha dejado escapar su gran plataforma de la moda como fue Gaudi y después Pasarel.la Barcelona? Mi opinión es que hubo demasiada precipitación y no se quiso encontrar una solución consensuada. La moda no puede regirse únicamente por criterios políticos.

¿Y cree que ahora con 080 la ciudad de Barcelona tiene una voz propia en la moda nacional? La iniciativa de Barcelona está todavía en una fase experimental. Hay que darle tiempo.

En tu trabajo siempre hay un equilibrio entre ‘inocencia’ y ‘perversión’, ¿en qué terreno te siente más tú misma? La inocencia por si misma se agota rápidamente si no le das un giro perverso.  Como siempre, hay que intentar el equilibrio de lo contradictorio.

¿Es difícil mantenerse firme en un estilo propio, como el que tú tienes y que te identifica, en un mundo de la moda de colecciones cada vez más efímeras y tendencias más cambiantes? Para mí la moda es una carrera de largo plazo. Me gusta que lo que haga se asiente sobre unos valores que, como tal, se mantengan a lo largo del tiempo. Puedes cambiar y variar -y debes hacerlo - pero es bueno aferrarte a lo que crees y sientes, que es lo importante. Es un faro que en un mundo tan cambiante como la moda te permite mantenerte fiel a ti misma. No sabría hacerlo de otra manera.

Esta es una de mis preguntas recurrentes que siempre suelto a bocajarro: ¿qué hace falta para que España sea considerada realmente una potencia a considerar dentro del mapa de la moda internacional? A diferencia de otros países con más tradición, en España falta cultura de moda. Esto implica entre otras cosas que el sector financiero y el industrial entiendan el potencial de los creadores de moda como generadores de riqueza. Italia y Francia lo saben bien y por eso se ha apostado desde siempre por el desarrollo de los “createurs“.

¿Has tenido tentaciones alguna vez de emigrar a otras pasarelas de fuera de España para presentar tus colecciones? Es algo que estamos valorando desde hace un tiempo. Es una decisión importante pero en algún momento habrá que dar el salto.

¿Te gustaría vestir al hombre?, ¿no te interesa el mundo masculino? Entiendo mucho más el universo femenino. Me resulta más natural.

¿Te gustaría que tu hija siguiera tus pasos? ¿Es muy crítica con tu trabajo? Mi hija es mi musa y a la vez una buena consejera. Tiene mucho sentido de la moda pero siempre le he aconsejado que siga su propio camino para desarrollar su talento artístico. Jamás he dudado de que conseguirá lo que se proponga pero he intentando inculcarle la idea del esfuerzo porque nada, seas quien seas, te viene regalado.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Deja tu comentario