Blogs

Ya huele a Feria…

angeles-verano.jpg

Hoy quizás debiera hablar sobre la muerte de Malcon McClaren, su papel en la eclosión del punk y su íntima relación con Vivienne Westwood. Pero no tengo ánimos para hablar sobre muerte porque luce el sol y escucho los pajarillos desde mi ventana cual bucólica estampa campestre. Y COMO EL DÍA INVITA A VIVIR, pues mejor me decanto por una de las expresiones de la moda más vivificantes: la moda flamenca. Y así suelto un aviso a navegantes: la última semana de este mes se celebra la Feria de Abril de Sevilla y se da el pistoletazo de salida a las distintas ferias del sur que llegarán hasta el verano.

Ayer me invitaron del Grupo Joly (grupo editorial con diarios en todas las provincias andaluzas, como Diario de Sevilla, Diario de Cádiz, El Día de Córdoba, etc…) a un desayuno en el que entregarían un premio a Pilar Vera, ya que su colección había sido votada por los ciber-lectores de Diario de Sevilla como la mejor de este año. Y por una vez, “desayuno” quiere decir que puedes salir desayunado de la reunión, que hay mucha convocatoria por ahí que te sacan de tu casa con la promesa de “un desayuno de prensa” y te dan un café y a volar. Allí había café, zumos, bollería varia… “Moda flamenca, pufff” pensará algún integrista. Vale, lo reconozco, yo nunca voy a SIMOF (Salón Internacional de la Moda Flamenca) y soy un profundo desconocedor de la materia. Pero todos los años le hago un huequecito al tema durante estas fiestas porque creo que es un sector con la suficiente enjundia económica como para no soslayarlo. Mientras que los diseñadores de prèt-â-porter nacional ven cada día más mermada su cuenta de resultados (si es que alguna vez tuvieron saldos positivos en ellas) las diseñadoras de moda flamenca se quejan de la crisis mientras sus talleres van a marchas forzadas en estos días. De lo que se pueden quejar, eso sí, tienen motivos justificados de quejarse de la alta estacionalidad de la demanda de trajes flamencas, que suele empezar en enero por lo general, pero para ello ya muchas han puesto en prácticas políticas de diversificación de producto que amplían su oferta de costura a la moda nupcial y fiesta.

Allí se reunieron las diseñadoras Luchi Cabrera, Pilar Vera (ganadora), Loli Castallo (de Nuevo Montecarlo) y Ángeles Verano (finalista en las votaciones) todas miembros de la asociación Mof&Art y se suscitó una serie de conversaciones, fascinante para alguien de oídos inquietos como yo. Por ejemplo se quejaban de las clientas-trampa, esas que entran en la tienda haciendo que van a comprar y que solo buscan analizar las tendencias de las diseñadoras para ir a la modista de su bloque con un corte de tela para que reproduzca lo que ha visto. “Cuentan hasta los hilos de los flecos” decía una, “te descuidas y cogen los flecos y empiezan a contar los hilos que lo componen uno a uno, y se les escucha decir cosas como ‘esto es nudo bomba’ o ‘no, es nudo jazmín’, y mira que ponemos carteles que dicen que no toquen, que la dependienta le mostrará lo que quieran, pero no hay forma”. Afortunadamente las diseñadoras de Mof&Art ya tiene un sello propio y van por delante en un sector, el de la moda flamenca, que tiene un público muy integrista que acepta las innovaciones poco a poco.

A mí me sorprende el carácter de las diseñadoras de moda flamenca y modistas por ende, porque a veces se las tacha como un subgénero de serie B de la moda, cuando si las tratas mínimamente te demuestran que pueden dar mil lecciones a diseñadores de gran boato y renombre en cuanto a sensatez, visión empresarial, atención al público, etc… Y es que son la antítesis de esa raza de ‘diseñadores españoles’ que a base de repetición y falta de imaginación han conseguido que la moda, algo tan dinámico y vivo, muera; mientras que las diseñadoras de moda flamenca han hecho que un traje regional avocado al inmovilismo haya mantenido un hálito vital evolutivo y muy vivo. Tampoco hay que desdeñar el carácter del traje de flamenca, ya que en contraposición de otros trajes regionales que son meramente de exhibición, el traje gitana es un vestido de fiesta que se vive intensamente, con él no te disfrazas sino que lo disfrutas, y que sobre todo sirve para hacer que las mujeres luzcan guapas y favorecidas.

moda-flamenca.jpg

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Una respuesta to “Ya huele a Feria…”

  1. raquel gratis total Dice:

    a mi hay algo que me repugna del traje de gitana: que sea tan tendencia. No soporto los trajes de gitana de tela vaquera!!!

Deja tu comentario