Blogs

Semana del ejecutivo: los complementos

ejecutivo-perfecto.jpg

Ya hablamos del traje. Ahora vamos por algunos consejos en cuanto a los complementos.

Como ya dije yo prescribo el minimalismo en cuanto a los complementos. Hagamos un repaso los ejecutivos de pies a cabeza:

PIES

Zapatos lustrados SIEMPRE, de líneas sencillas. Los negros son una apuesta segura. Punteras moderadas. Unos zapatos sucios o dañados transmiten un mensaje de “dejadez” que nuestro interlocutor almacena en su subconsciente inmediatamente y que puede hacer que perjudique a tu credibilidad a la hora de negociar. Calcetines discretos, en negro (o gris si el traja es de ese color), pero sobre todo hay que evitar los de licra, los que se dieron en llamar “calcetines de ejecutivos” y que dejó a más de uno con la espinilla sin un pelo por el roce continuo durante su década de esplendor, la de los 80. Personalmente soy de los que gustan de calcetines llamativos con trajes formales, pero entiendo que sólo son aptos para profesionales liberales en los que la creatividad juega un papel importante en su labor profesional. Si los calcetines se te bajan continuamente tiene dos opciones: o jubilarlos y comprarte otros que no estén dados de si, o recurrir al liguero masculino, que no tiene por qué estar en desuso.

CINTURA

Para sujetar los pantalones siempre cinturón. Si eres barrigudo y los pantalones se te caen incluso con un cinturón bien ajustado, relaja el cinturón (no lo suprimas) y usa tirantes como soporte invisible (te tienes que asegurar que nadie los verá). El cinturón ha de tener un grosos medio que no resulte ridículo con tu envergadura ni demasiado ancho. Las hebillas siempre lustrosas y discretas. Nada de hebillas “demasiado” creativas… eso lo dejas para los cowboys. Y en cuanto la piel del cinturón empiece a cuartearse optar por la renovación. Revisa los cinturones, te sorprenderás cuántos de los que sueles usar no están en un estado 100% admisible.

PECHO

La corbata a juego con el traje, que no sobre salga. Las corbatas rojas déjalas para los políticos. Tú haces negocios, no debates televisivos. Con tonos grises si llevas traje gris, azules si vas con traje azul. Evita los motivos que distraigan la mirada, que están estupendas para reuniones sociales en las que quieres marcar tu personalidad, pero en la oficina es tu mente la que debe brillar, no tu corbata. Una corbata discreta dirá de ti que eres un tipo serio, y eso siempre es un activo importante. ¿Pisacorbatas? Creo que no, resulta demasiado pretencioso en estos días. Detalle importante: ¿Pañuelo de bolsillo? Al gusto, pero si optas por él que sea blanco y lo colocas recto, que sobresalga paralelo a la línea del bolsillo no más de un dedo.

MUÑECAS

Gemelos siempre. Discretos, como todo. Y el reloj cuanto menos ostentoso mejor. ¿Qué mensaje creéis que lanza un tipo que enseña un reloj de dos kilos de platino cuando va a mirar la hora? En los últimos tiempos los relojes de sabor clásicos, planos, con aire vintage están teniendo mucho éxito. Evitar pulseritas de la amistad, ¡por Dios! Todo el mundo sabe que en los negocios la amistad no es un valor demasiado bien visto, ¿a quién tratas de engañar?

Sobre LA CAMISA me abstengo porque habría muuuuucho de que hablar y ni es el momento ni el lugar.

ejecutivos-corbatas.jpg

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario