Blogs

El insólito caso de la mascota de Reyes malinterpretada

iguana.jpg

Rinnnggg, rinnngggg. ¿El teléfono? ¿Quién será? Hola, Beatriz… ¿Cómo dices?… ¿Para el blog?… ¿Una qué?… ¿Pero ha habido sangre?… ¡Qué alivio!… Respira hondo…

Creo que el post de los regalos insólitos de Reyes se va a convertir en un clásico de este blog. El caso: me llama mi buena amiga Beatriz y me dice que tiene una historia para el blog. Se trata de su regalo de Reyes. Os pongo en antecedes: Beatriz está casada con Luís, son una pareja muy afín, de los que dan asco de compenetrados que están, de los que te da igual hablar con uno o con otro porque sabes que la comunicación es superfluida y es como hablar con los dos a la vez… Esto era así hoy, Día de Reyes de enero 2011. Hoy ha sido un punto de inflexión en esa relación idílica.

Beatriz y Luís decidieron un buen día no tener hijos y eso les ha procurado más años de felicidad que al común de las parejas que apuestan por procrear (procrear problemas). Pero ella ha llegado a ese punto en que su instinto maternal puja por exteriorizarse y necesita un tercero en quien volcarlo. Por más de tres meses, de manera muy poco sutil, ha estado arrastrando a Luís a los escaparates de una tienda de animales que hay en los bajos de un popular centro comercial de Sevilla. Le enseñaba los cachorritos (de perro, se entiende… y luego comprobarán por qué señalo esta obviedad) se acurrucaba en su hombro y le decía “¿no son tiernos?”. Así, repito, durante tres meses, todos los sábados cuando iban a hacer la compra semanal.

Cuando llega el momento de pensar los regalos de Reyes él le sugiera nada disimuladamente que quiere una tablet. Ella por su parte le dice textualmente “quiero una mascota” y enseguida se lanza a comprarle la mejor tablet del mercado porque lo quiere mucho y porque sabe que por maravillosa que sea la tablet no puede compensar la ilusión que a ella le hará recibir a su cachorrito.

Día de reyes. Ella lo despierta y él encuentra a su lado una caja primorosamente envuelta. ¡¡¡La tablet!!! ¿Cómo sabías que quería una? Espera, voy por el tuyo. Ella sonríe pletórica. Él se viste y baja a casa de un vecino donde ha dejado su regalo. Él vuelve en un minuto y lleva una caja de cartón, sin envolver… No lo iba a envolver para que se asfixiara. Ella asoma la cabeza y ve una especie de caja de plástico con una tapadera verde. ¿¿¿??? La saca y ¡¡¡¡encuentra su mascota!!! Acto seguido ella le quita su tablet, busca el ticket y lo guarda en la bolsa para ir mañana a descambiarlo.

Consejo: cuando una mujer que te ha estado llevando durante tres meses a ver cachorritos (de perro, me repito) y te pide una mascota, ¡¡¡no le compres una iguana!!! ¿Qué extraña razón indujo a Luís a pensar que a Beatriz le haría ilusión una iguana? ¿Porque son tranquilas como él y comparten la afición por los insectos? ¿Porque son verdes como el vestido favorito de ella? ¿Por qué le recuerda a la madre de ella? (Bea, corazón, no he hablado con Luís, esto me lo he sacado de la manga, nada más lejos de mi intención que echar leña al fuego. Y no tengo nada contra tu madre.)

A ver chicos, el año que viene no quiero escribir otro post en esta línea, así que vamos a dejar claro algunas premisas para los próximos Reyes:

NO Vaporetas

NO Centros de planchado

NO Pases de temporada al fútbol para que te acompañe a los partidos

NO Iguanas

NO Reptiles en general

NO Cualquier cosa que a ti te haga especial ilusión y que sabes que terminarás quitándole

NO Jabón (lo puede tomar como una indirecta)

NO Colonias que vengan en frasco de litro

NO Ropa… eso déjaselo a ella, no intentes manipular su forma de vestir

NO Dinero (“y vete a comprarte lo que quieras”) 

Y un largo etcétera que deberíais ser lo suficientemente inteligentes como para intuir.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

4 respuestas to “El insólito caso de la mascota de Reyes malinterpretada”

  1. elniñodelbolso Dice:

    Dificil elección!!! Y mucho más, después de esta lista, jaja

  2. Isabel Dice:

    Me encanta……!!!!!Me he reido mucho, aunque lo siento por ella. Hay que tener siempre bien claro que a los hombres hay que decirles las cosas “claras” y poco a poco. Saludos.

  3. Hong Kong Blues Dice:

    Jajaja. ¡Tremendo!
    A mí me pasó algo parecido con una iguana (ya te contaré), aunque el regalo más sorprendente que me hicieron por Reyes fue… ¡un taladro!
    Primero lo odié pero luego aprendí a apreciarlo, jaja.
    Quizá le pase lo mismo a tu amiga.
    Un abrazo.

  4. Paco Rosso Dice:

    “No colonias que vengan en frasco de litro”. Me lo apunto. Ja ja jaj a.

Deja tu comentario