Blogs

Archivo de Junio, 2011

Avances de la 80 edición de Pitty Uomo

Sbado, 11 Junio 2011

Estamos a puntito de empezar con la avalancha de presentaciones de las colecciones masculinas para la primavera 2012. Primero pondremos nuestra mirada en Pitty Immagine Uomo, que en su edición 80 tendrán de invitados especiales a Band of Outsiders). De Florencia daremos un salto a Milán, y posteriormente cerraremos temporada en París. Lamentablemente esta temporada estoy atado a Sevilla por motivos familiares y no podré vivir de primera mano el ambientecillo. No importa, al final lo que cuenta no es lo que ves, sino qué recursos tienes en el ordenador, y por ello ya he lanzado un llamamiento a los más de mil contactos de mi base de datos de moda masculina para que me avancen cuanto antes imágenes y los dossieres de prensa de lo que van a presentar esta temporada.

La respuesta no se ha hecho esperar. Solo en un par de horas los expositores de Pitty Uomo ya han empezado a mandarme adelantos de lo que se podrá ver en la feria florentina (incluso uno me ha llamado por teléfono para decirme que me echaran de menos, lo que es realmente un subidón de ego… y muy inteligente por su parte, porque en agradecimiento sacaré esa marca en cada reportaje que presente la ocasión). Para no ir acumulando información, voy a empezar a mostraros algunas de las propuestas más interesantes que me llegan.

Uno de los primeros en contestar ha sido Hirohito Kusumoto, asistente de A WORKROOM by Ryoji Okada, una firma japonesa que debutaba en Pitty el año pasado por estas fechas y que es todo un descubrimiento, él y su peculiar fusión de la sastrería británica con el estilo avant-garde de Tokio. Okada iba para músico pero los misteriosos giros del destino lo llevó hasta la moda, pero sigue tocando con su banda The Candyman, que da nombre a su nueva colección, que recoge el espíritu de los clásicos músicos de jazz pero mezclándolo con el carisma vanguardista de los rockeros. Una verdadera lástima no poder tocar los tejidos de sus creaciones, deben ser realmente especiales.

a-workroom-by-ryoji-okada-2012ss-20.jpg

Ya con los primeros envíos empiezo a intuir que esta temporada va a tener una estrella clara: las chaquetas. Raffaella Borea, responsable de prensa de la firma Capobianco, de Zanica (Provincia de Bérgamo) me ha presentado la estupenda selección de chaquetas de lana ligera que expondrán en la feria. Su propietario, Marco Lorenzi, está orgulloso de la insignia de la casa que reza “Hecho con amor”. España está en el punto de mira de esta empresa como mercado a colonizar y seguro que sus creaciones cuadran con nuestro estilo, especialmente las chaquetas de corte teba y sahariana.

capobianco-giacca-piquet-100-cotone-tinto-capo.jpg 

Sofia Brick ha sido tan amable de mandarme el avance de la firma sueca, pero de nombre italiano, Cavaliere. Esta firma no la conocía yo en profundidad, pero me ha encantado ese toque de elegancia moderna pero atemporal que tanto va conmigo (aunque no la practique). Diseño limpio que realza la alta calidad de los materiales. Chaquetas (de nuevo protagonistas) tanto cruzadas como simples. Su línea más ejecutiva ha recurrido a tejidos de Loro Piana y Cerruti y busca un efecto de poder sustentado en la las líneas suaves. En este tipo de colecciones hay que prestar mucha atención a los detalles, como cuellos y botones, porque suelen marcar la diferencia.

cavaliere-randig-kavaj-rod-nasduk.jpg 

Y no quiero cerrar esta primera entrega sin hablar de una firma que para mí es lo más de la innovación, y a la que ya le dediqué una de mis columnas en la Revista GQ: Cor Sine Labe Doli. Antonio, Luigi y Massimo pensaron un buen día en reinventar dos piezas ultraclásicas del vestuario masculino, la pajarita y la corbata, y decidieron que por qué no hacerlas en otros materiales como cerámica. Pues bien, ellos siguen evolucionando, introduciendo nuevos productos, y ahora también apuestan por el aluminio como material. Lo gracioso es que si lo ves desde lejos jamás averiguarías que esas pajaritas son de cualquier cosa menos de tela.

visual-istituzionale-csld.jpg

El aloe vera es mi salvación veraniega

Mircoles, 8 Junio 2011

ecoceutics.jpg

Vivo con el alma en vilo. En cuanto asoma el sol la televisión se ponen a prevenirnos contra los mil peligros que nos depara la exposición al sol. Vivo bajo la sombra aterradora del melanoma, me reviso cada centímetro de piel. El otro día casi me da un chungo cuando me veo una mancha negra en el brazo que parecía que poseía cierto volumen… el alivio llegó cuando lo toqué y la mancha se derritió, ya que era una lasca de chocolate de un Magnun Classic que me acababa de comer. Ya sé que es importante el tema de la concienciación sobre la protección solar, pero es que me tienen aterrado. Señores de la tele, ¡¡que vivo en Sevilla!!, que la única manera de evitar el sol en mi ciudad es vivir en las alcantarillas cual vulgar rata, dejen de aterrarme que voy a pillar agorafobia, ¡por Diós!

Menos mal que a veces me llegan productos que me dan cierto respiro en mi hipocondría. La semana pasada recibí un lote de productos de Aloe Vera de Farmacias Ecoceutics. No conocía yo estos productos pero voy adelantando que son todo un descubrimiento. Por lo visto en 2004 un grupo de farmacéuticos catalanes que ya llevaban varios años trabajando para incorporar a su negocio las últimas innovaciones en cuanto a gestión y servicios crearon Farmacias Ecoceutics. Hoy por hoy son ya 119 las farmacias que forman parte de Farmacias Ecoceutics, prácticamente todas ellas en Cataluña.

Pues bien el pack de tres productos de Aloe Vera que recibí es prácticamente un manual de ‘supervivencia’ de la piel en verano. Lo he probado y debo confesar que son productos muy agradables, tanto en el olor como en sus efectos en la piel. Lo primero es siempre, cuando hablamos de dermatología, hidratar, y para ello está el Gel de baño y ducha de Aloe (1000ml.: 5,25 euros.), que te proporciona una inmediata sensación de frescor y bienestar. Después no hay que olvidar la leche corporal (400ml.: 11,75 euros.) que se absorbe estupendamente y no te deja graso, que es el incordio de las leches corporales. Este ritual cotidiano es una coraza estupenda para enfrentarse al sol… incluso al sevillano.

Ahora bien, si eres de los/las de salir a pasear por una bonita avenida sin arboleda en pleno agosto a las tres de las tarde, sin prisa y regodeándote en cada pasito que das, lo mejor es que tengas un plan B para después. En este caso el plan B es el Gel de Aloe 100% (290ml.: 9,05 euros.) ultra-refrescante, ideal para descongestionar la piel, alivia el enrojecimiento y el picor… y que es igual de práctico tras la depilación, el afeitado, los peelings químicos o las picaduras de insectos.

Lo más importante, lo que más valoro yo en la cosmética, es que los productos farmacéuticos no me recuerden a olores o texturas de farmacia, y concretamente esta línea con Aloe Vera es muy agradable y tiene un aroma realmente exquisito… Si no, preguntad a mis vecinos, que los tengo muy contentos con cada ducha.

Caterina Gatta, diseñadora: “No me gusta seguir ningún determinado estilo o tendencia, quiero ser capaz de cambiar mi estilo cuando quiera”

Viernes, 3 Junio 2011

caterina-grata.jpg

Me gustaría presentaros a uno de los jóvenes talentos italianos a los que les presumo mayor proyección en un futuro inmediato: Caterina Gatta, una italiana que está cosechando buenas críticas allá por donde pisa. Su sello personal es la utilización de tejidos vintage de grandes diseñadores como Gianni Versace, Yves Saint Laurent, Pierre Cardin, Lancetti, Givenchy, Valentino, Ungaro, Scherrer… El cómo consigue los tejidos es difícil sacárselo: “¡Ese es un secreto que nunca revelaré! Solo puedo decir que es un proceso de búsqueda muy intenso”, me dice mientras se ríe porque intuyo que es una pregunta recurrente en su corta carrera.

Esta romana de 27 años sintió una vocación temprana por la moda. “Siempre desee trabajar en la moda desde que era una niña. Mis dos pasiones siempre han sido el cine y la moda. Estando en la escuela me apunté a algunos cursos de interpretación pero enseguida me di cuenta que ese no era mi camino y que la moda sí que era mi futuro”. Y de pronto la descubrimos en el ‘The Vogue Talents Corner’ del Palazzo Morando el pasado mes de Milán donde recibió la visita y la atención de dos de las grandes de la moda, Franca Sozzani y Anna Wintour. “El camino que me ha llevado a esta colección comenzó en 2008 con mi graduación en moda en La Sapienza University de Roma. Por entonces estaba trabajando como asistenta de una periodista de moda durante la Semana de la Moda de Milán. Decidí crear un par de vestidos para llevarlos yo a los desfiles usando un tejido fascinante de la Princesa Irene Galitzine. Todo el mundo estaba fascinado con el diseño del estampado y el resto vino de una forma muy natural”.

gatta-1.jpg 

Su colección me crea en ciertos momentos cierta confusión porque a veces tiene un aire italiano años 50, otras veces es años 60 a la inglesa, otras años 80 con drapeados incluidos… y tiene momentos muy contemporáneos. Así que le pregunto que cómo se definiría. “¿Que cómo definiría mi universo creativo?  Podría decirse que es un crisol enorme y divertido y una mezcla de estilos, historia y colores. No me gusta seguir ningún determinado estilo o tendencia, quiero ser capaz de cambiar mi estilo tanto como se me antoje y cuando me apetezca… Por eso es por lo que me gusta trabajar para mí misma. Me encanta ser independiente para tomar mis decisiones en cuanto al estilo de mi marca. No tengo a nadie diciéndome que es lo que tengo que hacer, excepto las sugerencias de unas pocas personas muy especiales. Simplemente sigo mi instinto”.

Es consciente de haber estado en el momento justo en el sitio justo conociendo a la persona idónea. “Lo más asombroso que me ha pasado es el hecho de que estoy hacienda lo que amo más en mi vida, me siento muy afortunada. Ante todo tengo que agradecerle a Franca Sozzani y Sara Maino de Vogue Italia todas las oportunidades que me han dado y por haber creído en mí desde el principio”. Pero sabe que ser joven diseñadora no es garantía de éxito, menos en los tiempos que corren que se han instalados otros valores en el mundo de la moda más allá de la pasión por lo novedoso. “Hay mucha competencia por todo el mundo, la gente experimentada que trabaja en nuestro sector debe sentir la responsabilidad de crear oportunidades, deben comprender que los jóvenes talentos son el futuro y su ayuda es una guía para nosotros para estar preparados y madurar. Es estupendo ver como en Italia, en los últimos años, la Camera Nazionale Della Moda Italiana y Vogue Italia han estado organizando un montón de eventos para apoyar a los nuevos talentos”.

gatta-2.jpg 

Quería saber qué clienta ideal ve ella vistiendo sus creaciones y me nombra a Elle Fanning, Franca Sozzani, Kate Moss, Sofia Coppola, Penelope Cruz… “Conocí a Penelope cuando yo tenía unos 22 años. Por entonces ella estaba rodando una película italiana y solía venir a Roma muy a menudo, es una persona maravillosa y muy carismática”. No quiere quedarse estancada y que se la conozca por ser la diseñadora de los tejidos vintages. “Quiero ser capaz de producir mis propios tejidos en un futuro cercano. Para mí los tejidos son el primer escalón del proceso, diría que el aspecto más importante”. Su juventud la hace vivir el momento y no querer pensar dónde quiere verse dentro de unos años “¡Quién sabe! No me gusta poner mi atención a tan largo plazo, hay demasiado presente en el que pensar”.

Si un hito fue atraer la atención de dos de las grandes editoras de moda de nuestro tiempo no menos importante es encontrar sus creaciones en Spiga2, la tienda multimarca de Dolce & Gabbana donde conviven los jóvenes talentos más explosivos del momento. “¡Fue toda una sorpresa para mí, completamente inesperado! Siempre estaré agradecida al equipo de Spiga2 por creer en mis ideas”.

Salvando las distancias creativas y de carácter su irrupción en la escena de la moda me recuerda un poco al fenómeno Adrover, que poder cierto cautivó a la Wintour con sus transformaciones de los clásicos trenchas de Burberry al principio de su carrera. Solo hay que aguardar a ver si Caterina no se encuentra alguna que otra piedra en el camino como se encontró el mallorquín… pero todo apunta a un final feliz. 

www.caterinagatta.it

¿Piedra, papel o… Internet? ¿La comunicación en moda pasa por los soportes on-line o estamos volviendo a valorar el papel?

Mircoles, 1 Junio 2011

revista-contra-ipad.jpg

Y siguiendo la línea de reflexión que habría en el post anterior quiero profundizar en la autocrítica que apuntaba sobre los medios tradicionales, los de papel. ¿Por qué no terminamos de encajar en los gustos de ese nuevo público usuario de internet y las redes sociales? ¿Está el papel obsoleto? Hace relativamente poco leía en el WWD un artículo en el que prestigiosas directoras de publicaciones que habían dado el paso del papel a lo digital estaban recorriendo el camino inverso un tanto desencantadas de la experiencia vivida. Profesionales de la talla de  Tina Brown, Pilar Guzman (Cookie Magazine) o Deborah Needleman (Domino Magazine) ahora volvían su mirada de nuevo a los medios en papel en cierta manera defraudadas porque el dinero de la publicidad sigue estando en el papel. Sin mencionar el movimiento involucionista que abandera Tom Ford que rechaza que sus colecciones estén informativamente quemadas antes de llegar a las boutiques. Por eso he querido saber qué opinan tres profesionales de este país que pueden arrojar un poco de luz sobre el asunto:

Creo que digital y papel son medios complementarios, con ritmos diferentes, y que el mayor privilegio es poder trabajar en ambos, aprovechando las sinergias y las posibilidades de cada uno de ellos” reflexiona Natalia Gamero, Directora General de Condé Nast Digital España. “Es la línea que ha adoptado Tina Brown, a la que mencionas, que fundó el portal The Daily Beast en 2008 para fusionarse, en 2010, con la revista Newsweek manteniéndose como editora de ambos soportes. A mi juicio, y es lo que indican los últimos estudios internos que hemos hecho, cada medio es una vía de ampliar el espectro de audiencia al que llegamos. También, y eso es innegable, los nuevos medios digitales nos ayudan a estrechar el vínculo con lectores existentes, que aumentan la frecuencia de consumo y pueden entrar en contacto con la marca a través de nuevas vías, y en distintas situaciones”. 

Esa es la teoría, vale, lo malo es que la fusión digital-papel no se da con la fluidez necesaria y en muchos casos en vez de crear sinergias crean competencias entre un mismo medio en diferentes soportes. Justo la crisis que nos azota ha despertado la conciencia de los medios sobre cómo han cambiado las reglas del juego. “La consolidación de los medios digitales ha supuesto un trasvase de parte de la audiencia y la inversión de los medios de comunicación tradicionales a los nuevos medios (Internet es ya el tercer medio en inversión, por detrás de la televisión y la prensa diaria). El escenario competitivo ha cambiado radicalmente y también lo han hecho las reglas del juego” me explica Natalia. “Ahora, cuando pensamos en competencia, lo hacemos en términos mucho más amplios, e incluimos en el espectro tanto a los medios consolidados, como a las redes sociales, o a los buscadores. También ha cambiado el papel del periodista y la forma de trabajo de las redacciones que, cada vez más, son redacciones multimedia que manejan varios ritmos al mismo tiempo”. 

Todos hemos cambiado: los medios, los profesionales de la información, el interés de los anunciantes… pero sobre todo el público objetivo. La gran avalancha de información, la puesta en valor del criterio individual y las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías han hecho que algunos usuarios descontentos con lo que reciben por parte de los medios establecidos, o con necesidades creativas concretas que necesitan compartir, se han lanzado a la aventura de crear sus propios medios de comunicación. Un buen ejemplo de esa nueva generación de usuarias de medios digitales que se plantearon crear su propia publicación para dar respuestas a las nuevas necesidades del sector es Beatriz Vera Poseck, creadora y directora de la revista Atelier. “Nunca he sido lectora de revistas de moda tradicionales. Siempre he tenido la sensación de que no de dirigían a mí, de que yo no era su público. No he llegado nunca a conectar con los contenidos que presentan y mucho menos con su lenguaje, que siempre me parecía como dirigido a una mujer que por interesarse en la moda es tonta o no tiene otras inquietudes. Desde hace muchos años uno de mis sueños era editar una revista propia, que reuniera todo eso que sentía que les faltaban a las que había en los kioscos. Editar en papel es imposible sin hacer un gran desembolso pero la llegada de internet cambió eso por completo. Cuando descubrí issuu.com supe que por fin podía hacer realidad ese sueño. El formato digital es el futuro, todas las revistas, en plena crisis del sector, lo saben y están jugando sus cartas (Yo Dona y Telva acaban de lanzar aplicaciones ipad que son claramente una apuesta a futuro muy cercano). Con Atelier la idea es llenar ese hueco de personas que buscan en una revista de moda algo más que bazares, collages e imágenes potentes. La idea era generar un contenido de calidad, sin lenguaje tópico ni machista, dirigido a mujeres amantes de la moda, sí, pero también con otros intereses culturales y artísticos que no quieren ser tratadas como objetos ni como tontas”. 

Otras fórmulas se han implantado en el mercado como alternativa a a los medios en papel y digitales que conocíamos. Ese es el caso de la comunidad y magazine Redfashion que nace en 2009 de la mano de Patricia Díaz como red social de habla hispana pionera en poner en contacto e informar a profesionales y amantes de la moda. “Creo Redfashion en su momento porque siento la necesidad de llevar mi punto de vista en la moda a un sector demasiado lleno de necesidad de ‘famoseo’, mientras que mi propósito era alcanzar a un público profesional y darles una plataforma donde dar a conocer su trabajo y expresar su punto de vista”.

La pregunta es: ¿qué aleja a los lectores de hoy de los formatos tradicionales?Creo que la crisis del sector no viene tanto de la falta de lectores sino de la falta de anunciantes” explica Beatriz Vera. “Las páginas en papel se han estado pagando a precio de oro, internet ha cambiado eso, y las revistas no pueden hacer frente a los gastos. La revista en papel carece además de la frescura de internet, los números se hacen y cierran meses antes de salir al kiosco y eso a la gente cada vez le vale menos, muchos son contenidos que ya han leído en blogs, en Facebook o Twitter, se han pasado sin más. El papel nunca va a poder competir con la inmediatez del digital, es una batalla perdida”. Con ella coincide Patricia Díaz: “En las revistas falta el sentido de inmediatez que ofrece internet (y he de decir que en internet falta el sentido de dirección de arte que tiene las revistas)”. 

Natalia Gamero no está de acuerdo con la afirmación de que ese público joven viva ajeno  las marcas y a los grandes referentes de la información. “Creo que las revistas tradicionales están adaptándose a esta nueva forma de trabajo y a las exigencias de esta audiencia más joven. Según un estudio reciente de Hewlett-Packard sobre el contenido de los ‘Trending Topics’ de Twitter, estos se generan en un 31% a través de los ‘retweets’ y el 71% de esos ‘retweets’ son de artículos de medios tradicionales. Un ejemplo claro es Vogue, que cuenta con 4 millones de fans en Facebook y Twitter a través de sus diferentes páginas de Facebook y Twitter, y que se ha convertido en un referente claro para una nueva generación de mujeres interesadas en la moda”. 

Trabajando en medios tradicionales como yo trabajo si tengo claro algo: la supeditación a la publicidad que nos da de comer a todos ha llegado a un extremo que resta frescura a los contenidos. Yo comencé especializándome en diseñadores emergentes, pero hoy por hoy, a pesar de que conservo mi interés intacto por ellos, las revistas demandan temas en que estén implicados sus anunciantes. Deberíamos dejar claro a los anunciantes que la calidad de una revista es directamente proporcional a su independencia en los contenidos, y que si quieren que se anuncien y que si no… bueno, la verdad es que eso no se puede decir, ¿no?  

En mi opinión, el gran reto de los grandes grupos editoriales pasa por preservar la independencia editorial en todos sus medios (tanto offline como digitales)” corrobora Natalia. “En Condé Nast se parte de la premisa de que nuestro lector/a es una persona inteligente, con criterio propio y que no se deja manipular fácilmente por la información sesgada. La relación con la audiencia siempre tiene que partir del respeto; sólo de esta forma se pueden crear productos que tengan sentido en el largo plazo. Nuestros anunciantes valoran eso, y se sienten cómodos con mostrar sus productos en nuestras publicaciones”. 

Si te digo la verdad hasta que no he empezado a editar Atelier y me he metido en este mundillo no he sido consciente de que las revistas tradicionales vendieran sus contenidos” me confiesa Beatriz, “ingenua de mí pensé que tenían su publicidad tradicional y sus publirreportajes pero nada más, no que supeditaban editoriales y contenidos a anunciantes. De todas formas, siendo consciente de lo que cuesta sacar una revista adelante no soy especialmente crítica con la publicidad en las revistas (como sí lo soy en los blogs, por ejemplo). Ojalá el dinero lloviera del cielo y no hiciera falta buscar anunciantes, pero mientras no sea así, no hay otra manera de sobrevivir”. Patricia de RedFashion apunta una cierta saturación publicitaria del público: “Siempre me han gustado profesionales de moda como Suzy Menkes, o como tú mismo [esto he estado por quitarlo porque que me mencione en la misma frase que Suzy Menkes me viene muy grande], que han sabido expresar su sincero punto de vista sin presión publicitaria. Hoy en día somos nuestros propios gurús de moda, estilistas, fotógrafos… Ya no nos gusta que nos vendan cosas, queremos ser nosotros quienes las descubramos”. 

Lo que está claro es que existe todavía un gran desfase entre medios tradicionales y nuevas tecnologías que hay que superar, hay que saber integrar. El nuevo profesional del periodismo debe manejarse con soltura en los distintos ámbitos de la nueva comunicación y saber hablar los distintos lenguajes de cada medio. No es lo mismo escribir un reportaje que el post de un blog, hay códigos de expresión diferentes, y eso los periodistas de la vieja guardia no lo tienen aún claro y se centran en despotricar en contra de las nuevas generaciones que saben twittear. Por el contrario, el saber hacer un post de blog que levante el interés no es garantía para saber escribir un buen artículo publicable en papel. Os lo digo yo que me manejo en esa esquizofrenia estilística todos los días. Coincido con Natalia en que “otro gran reto de los grupos editoriales es crear contexto, orientar y guiar al lector; hacer un filtro de lo más importante en un mundo saturado de información. Esto, por supuesto, integrando las nuevas tendencias del mundo de la comunicación. No hay que ver a las redes sociales como un enemigo, sino como un aliado que te permite llevar tu producto a una audiencia mayor. Nosotros tenemos comprobado que el usuario que viene de Facebook o Twitter es un gran consumidor de contenido, que pasa el doble de tiempo en nuestros portales que el que llega a través de otras fuentes”. El criterio de un editor cualificado siempre es una garantía, ¿no creéis?