Blogs

Archivo de Febrero, 2012

MBFWM también me emociona… ¿qué pensabais?

Martes, 7 Febrero 2012

El otro día, hablando con Miguel Palacios, me decía que los periodistas de aquí somos hipercríticos con la moda española y complacientes con la que viene de fuera. Y no pude menos que darle la razón. Repasando mi último texto sobre Cibeles (perdón, MBFWM) me dio la impresión que ODIO la moda española, y no es cierto para nada. A mí me apasiona la moda española y por eso quizás soy tan duro con ella a veces, porque creo que dejamos escapar oportunidades importantes que podrían dirigir al sector a una meta brillante. Como no quiero que quede de mí esa impresión de crítico de moda al que todo le apesta y que está instalado en el convencimiento de que él con solo coger unas tijeras y unas viejas cortinas seguro que hacía una colección mucho mejor de las que se presentan en la MBFWM… como no quiero, que se piense de mí eso, repito, aquí os dejo una mirada amable (y sincera) de lo visto en Cibeles.

Me emociono cuando Carlos Diez Diez sale saltando a saludar a la concurrencia derrochando una energía propia de un pícaro ser del bosque encantado tipo fauno o leprechaun, siempre happy happy y contangiando su buen rollo. De Carlos me gusta cómo siempre esa manera de fusionar lo que es la moda y el diseño más puro y sofisticado con el street wear más funcional. Ya se vaya al Tirol por unos minipantalones con tirantes o viaje a la India y convierta unos cuellos desestructurados en el velo de un sari que envuelve la cabeza, el caso es que el resultado es genuino e intransferible. Por eso me llevé un susto de muerte, porque cuando empezó el desfile (compartido con María Escoté) pensé que lo primero que se presentaba era suyo y me quedé ojoplático preguntándome “¿qué le ha pasado a Carlos?”. Con el corazón encogido estuve hasta que el desfile terminó y salió María a saludar. Eso ya me cuadraba.

carlos-diez.jpg

Me emociono con el virtuosismo de Ion Fiz al confeccionar un mono con mano de couturier. Fiz es un superviviente, alguien que se ha visto obligado a reinventarse en más de una ocasión, sólo para mejorar y crecer. Pocos como él comprende la evolución que la costura ha sufrido en estos últimos diez años, los que lleva en el oficio, más o menos como yo. Quizás por afinidad generacional, o quizás porque simplemente siempre me ha caído muy bien, Juanjo (Ion) es mi apuesta segura por la alta moda española. Ninguna de sus piezas es fruto de una idea fácil, sus fuentes nunca son obvias… Sí, podemos decir que esta colección es muy años 40, quizás, pero está construida desde la perspectiva del siglo XXI sir recurrir a clichés estéticos.

ion-fiz.jpg 

Me emociono cuando mis expectativas se cumplen al ver desfilar a un Leandro Cano cuya colección palpé hace unos meses en Sevilla y en este blog lo conté. Se merecía estar en Ego y ver sus creaciones en ese marco con los recursos de producción que conlleva. Leandro realiza en esta su colección de graduación un ejercicio de virtuosismo creativo incuestionable. Escuchad lo que os digo: conseguirá llegar a donde se proponga. Este tipo de riesgo conceptual es el que espero yo de un joven diseñador, quiero que me rete y mi abstraiga, cosas ambas que Leandro ha conseguido. Él es una pequeña muestra del buen hacer de la escuela de moda CEADE de Sevilla, no perdais de vistas a los chicos que de allí salen.

leandro-cano.jpg 

Y por seguir podría decir que me emociona como Ágatha demuetra su inmersión en una etapa de una nueva madurez estética sin traicionarse; o me emociona como Miguel Palacio demuestra que la vieja guardia puede aún dar lecciones a los que llegan; o me emociona como Etxebarría nos lleva al límite de la elegancia avant-garde masculina… pero eso lo dejaré para otro momento, más en profundidad.

Así que al próximo que ose especular con que odio la moda española que se tenga a las consecuencias.

El primer día de Cibeles me causa déjà vu

Jueves, 2 Febrero 2012

Hoy he despertado con mi capacidad de tención mermada y en vez de repasar qué nos depara la ex-Pasarela Cibeles he empezado a preparar mi calendario personal de la siempre mutante e inabarcable New York Fashion Week. A los tres minutos de empezar el desfile de Roberto Torreta he perdido todo interés y me he puesto a escribir este texto, esta inquietud que quiero compartir con vosotros. ¿He perdido la ilusión por la moda? No, definitivamente no. Lo que pasa es que La Pasarela Anteriormente Llamada  Cibeles es tan previsible que el mayor atractivo que encuentro en ella es pillar las referencias explícitas que los diseñadores hacen a otros diseñadores internacionales y a las colecciones de éxito de temporadas pasadas.

En ese sentido la de Victorio & Lucchino ha sido una de las más excitantes. En pleno umbral de una amenazadora ola de frio siberiano Victorio & Lucchino nos llevan a la Rusia más profunda y oriental, al comunismo folclorista de aquella distante cara del Telón de Acero de finales de los 60 y principios de los 70. Si Yves Saint Laurent dejó en la historia su famosa Russian Collection, Victorio & Lucchino ya tienen su Colección Mongola (no seáis malvados, me refiero al imperio Mongol y sus vestigios en el siglo XX). Y a pesar que a cada salida me gustaba más esta abigarrada propuesta no podía desdeñar un sentimiento tipo déjà vu que me hacía preguntarme dónde había visto yo eso antes. ¿En Oscar de la Renta? ¿En Carolina Herrera? Fue la gran Eugenia de la Torriente la que me iluminó con un comentario en Twitter que decía “nunca pensé que vería a Victorio&Lucchino queriendo ser Miu Miu”.

vl.jpg 

¡Pues claro, cómo puedo ser tan lerdo! Si lo he estado viendo en las páginas de publicidad de las revistas durante seis meses. En fin, las ideas están ahí para hacer uso de ellas y no creo que Miucca haya patentado el estilo ruso-bavaro-mongol.

A mí me estimula que Victorio&Lucchino se reinvente aunque sea en clave de otros diseñadores y otras temporadas. Con lo que no puedo es con el inmovilismo. Por ejemplo Elisa Palomino, instalada en la Belle Epoque por siempre jamás. Un estilo que funcionaba años (décadas) atrás cuando Anna Wintour descolgó el teléfono para decirle a los principales diseñadores que estaba hasta el moño del minimalismo y que Vogue iba a apostar decididamente por el ‘nuevo romanticismo’. Hoy creo que ya hemos pasado esa página y estamos en otra historia. Además, ¿a qué viene ese decisivo esfuerzo por colocarle un tocado a cada uno de los modelitos? No entendí la excitación que Palomino levantó en el sector cuando aterrizó en Cibeles y sigo sin encontrarle el punto. Pero mi opinión y mis gustos solo son eso, algo personal e intransferible, pero no encuentro mérito en colecciones cuyo principal atractivo reside en las maravillosas telas que utiliza.

pf12_elisa_palomino_006.jpg

Lo de Montesinos solo tiene un nombre: montesinada. Con eso está dicho todo. Pero lo que sí me gustó fue el trabajo de Modesto Lomba, que todos sabéis que forma parte de esa vieja guardia que no es santa de mi devoción. La colección de febrero de 2011 la tildé de magistral, y en esta ocasión me ha mantenido con el corazón en la boca y el alma en vilo. Os explico por qué: Modesto ha cogido los estándares más rancios del repertorio de la moda, entre los que se incluyen los vestidos Jackie O o las capelinas con ribetes de piel, y les ha dado un giro interesante.  La dificultad era mantenerse en ese límite que hace a lo rancio reformado en algo moderno e novedoso sin dar un resbalón… y no lo dio. Para que os hagáis una idea, ver su colección fue como ver a un jugador de futbol en posesión de la pelota que recorre todo el campo regateando a los adversarios y que mete el gol al final a pesar de que pensabas que no lo conseguiría. Bueno, en las propuestas masculinas estuvo farragoso, pero como el hombre no es su objetico primordial me da igual. En peletería igual, ha cogido las pieles con cortes de pelo menos agradecidos y las ha trabajado de una manera moderna y atractiva. 

pf12_devotalomba_003.jpg

Jorge Acuña, couturier: “El objetivo de la Costura es hacer algo realmente exquisito”

Mircoles, 1 Febrero 2012

jorge-acuna.jpg

No puedo decir que la colección del diseñador Jorge Acuña presentada en el Museo del Traje fuera una sorpresa, no en todos los sentidos al menos. Si bien ha resultado una propuesta que me ha movido por dentro, es algo que ya esperaba de este joven couturier gallego al que sigo desde hace un par de temporadas con devoción. Con esta su nueva colección me ha dado la excusa justa y necesaria para que departiéramos un rato sobre ella y la Costura en España:

Esta ha sido una colección brillante, ¿tiene título? No, no tiene título, queríamos que la protagonista fuera la colección, el trabajo que tras ella, y no el concepto, por eso simplemente la hemos llamado Colección de Costura Otoño/Invierno 2012.

Percibo un concepto más arquitectónico en las prendas que en colecciones pasadas, con más protagonismo de las estructuras, ¿es así? Sí, es una colección de ejecución muy compleja porque se basa en estructuras muy rígidas pero a la vez de aspecto muy orgánico. La idea tras esta colección son los insectos y surge porque queríamos plasmar un equilibrio entre el pasado y el futuro, así que pensamos que los insectos representaban justo eso, ya que su origen se extiende en el tiempo hasta la prehistoria y su imagen es muy futurista sin embargo.

jorge-acuna-1.jpg

Es grato ver cómo pones en valor la complejidad frente a lo simplemente suntuoso. Últimamente en París, que es punto de referencia de la Costura internacional, se ha venido dando un giro hacia un concepto menos espectacular, más pegadas a tierra, que están más cercanas al prêt-à-porter de lujo que a la Costura propiamente dicha. Sí, quizás existe un propósito en acercar la Costura a la calle. Nosotros procuramos también que exista una conexión entre la colección y las necesidades reales de las clientas. De hecho la primera parte de esta colección integra mucha sastrería porque dadas las herramientas que utiliza, la dificultad que supone y los tejidos que se emplean se pueden extrapolar a la Costura. Pero sin duda yo creo que el objetivo de la Costura es hacer algo realmente exquisito.

Lo que es una lástima es que en España hayamos perdido la cultura del vestir de gala. Los americanos han sabido por el contrario conservar el gusto por los eventos de gala. Eso limita mucho el mercado de la Costura en España, ¿verdad? Hoy día no son tan habituales las fiestas de sociedad y por tanto hay menos ocasiones para vestir de Costura. Somos conscientes de que la mayoría de nuestras clientas recurren a ello para las bodas, que se ha convertido en el evento social por excelencia.

¿Cuál es el sello personal que tratas de imprimir a tus creaciones? Yo siempre procuro conjugar elegancia, creatividad y calidad. También es importante aplicar conceptos de vanguardia pero sin perder en ningún caso la elegancia, que es irrenunciable.

¿Tienes una clientela ‘dócil’? ¿Se deja dirigir por el ojo experto o tienen las ideas muy claras cuando llegan a tu taller? Procuro no imponerles nada, para mí lo más importante es que la clienta se sienta cómoda. Es imprescindible propiciar esa sinergia que se crea entre clienta y diseñador cuando existe una buena comunicación. Yo trato de entenderlas y profundizar en lo que quieren. Es absurdo tratar de utilizarlas para proyectar mi ego, cuando lo que  cuenta es el ego de ellas y como lucen en mis vestidos. Yo sugiero, pero ellas deciden, aunque he de confesar que tengo una clientela muy receptiva.

¿Cómo has vivido esta tu primera presentación en el OFF de la Madrid Fashion Week? La he vivido con mucho trabajo, mucha ilusión. Me sentía con ganas y era una demanda que percibía.

Eso es algo que yo he intuido, qué curioso. Tengo la impresión que esta presentación responde más a un deseo de tu clientela que a una necesidad personal tuya. Bueno, un poco de todo. Yo tenía la necesidad de realizar una presentación de este tipo tras cuatro años con el taller y dos colecciones presentadas de una forma más privada. Creo que tanto mis clientas como la prensa querían algo así en este momento. En mi carrera siempre me he movido impelido por las necesidades de la clientela, como cuando abrí el taller, la demanda se había incrementado y las circunstancias me empujaron a dar el paso. Pero para un diseñador es muy estimulante ver sus diseños de esta manera: con música, maquillaje, movimiento…

jorge-acuna-2.jpg

www.jorgeacuna.com