Blogs

Avant Garde. Una actitud frente al diseño

ceade.jpg

Llegó el día. Hoy tenía una cita es la escuela La Escuela de Diseño CEADE Leonardo para dar una conferencia sobre diseño de vanguardia. Lo que me habían pedido que ayudara a ampliar los horizontes de estudiantes, que les mostrara lo mejor de esta industria, en definitiva que reforzara el trabajo que viene haciendo el profesorado de la escuela. Debo admitir que el día no empezó bien: me quedé sin agua caliente a media ducha, me confundí de dirección y me planté en la sede antigua y desértica de la escuela. Bueno, al final allí me planté, a tiempo. Y como sé que algunos quisieron tomar notas y no pudieron, otros quisieron llegar a tiempo y se perdieron… pues aquí reproduzco lo más importante de la charla. (Si pulsas en los nombres de los diseñadores verás los videos que he utilizado en la presentación).

La cuestión principal de la charla era: ¿qué es ‘vanguardia’ en moda? El Avant Garde (un término que casi siempre se usa de una forma gratuita). Ser vanguardista significa ir a la cabeza, no seguir la estela de nadie. Implica experimentación, innovación, ruptura. Ir por delante de su tiempo y su generación, e incluso de la sociedad. Muchas veces tildamos de vanguardista a un diseñador porque adolecemos de referencias, porque no conocemos el pasado: lo que muchas veces nos presentan como una genialidad no se mantiene en pie si tienes un mínimo de conocimiento de historia de la moda. Pero son muchos los diseñadores que rompieron las reglas en su momento: Coco Chanel liberó a la mujer del corsé, Schiaparelli creó la moda-arte aplicando el surrealismo y el dadaísmo a la indumentaria, Balenciaga trabajó los volúmenes de forma inaudita, Dior cambió la silueta para siempre, Mary Quant redescubrió las piernas con su minifalda, Paco Rabanne nos convenció de que un vestido no tiene porqué estar hecho de tela, los belgas lo cambiaron todo con la deconstrucción y el minimalismo, y con Chalayan hemos vislumbrado el futuro de los vestidos cyborg…

Ser diseñador de vanguardista implica aportar algo nuevo, dar siempre un giro de tuerca, un paso adelante. Y sobre todo romper con el establishment, con lo que se considera “normal” y aceptado. Melanie Ward, una importante editora de moda que actualmente trabaja en Harpers Bazaar (América) y que ha estado siempre muy vinculada a Helmut Lang, dijo una vez: “estoy más interesada en el mal gusto que en el buen gusto, ya que el mal gusto es lo que hace avanzar a la moda”. Es una verdad como un templo. Si como diseñador te limitas a crear colecciones correctas y bonitas, no aportas nada, estaría vacio… Sin embargo cuando algo chirría, reta al espectador, sí que se está aportando algo: Vivienne Westwood introdujo el movimiento punk en la moda y Marc Jacobs subió el grunge a las pasarelas. No hay que tener miedo al mal gusto. Es solo una herramienta más que pocos saben usar. Muchas colecciones de Miucca Prada son una auténtica oda al feísmo en estado puro y sin embargo marcan tendencia y son un éxito comercial absoluto.

La gran capital de la vanguardia es, ha sido y será, Londres. Londres ha sido una ciudad muy libre, donde la contracultura siempre ha florecido con facilidad: los Mods, los hippies, el Swinging London, el punk… De Londres han salido los grandes vanguardistas de la moda de nuestro tiempo: Galliano, McQueen, Stella McCartney, el turco chipriota de Hussein Chalayan, Giles Deacon… Cualquier diseñador de vanguardia que sueñe con el reconocimiento sueña con Londres. Otro factor que hace de Londres la cuna de la vanguardia es la influencia de dos de las escuelas de moda más prestigiosas del momento: La Central Saint Martins y La Royal School, dos importantes viveros de nuevos talentos. Además hay otra razón esencial: la larga tradición en publicaciones independientes que tiene Londres: Las extintas The Face (donde nació el mito de Kate Moss) o Sleaze Nation, I-D, Dazed & Confused, Pop, Another Magazine, la amplia escena de los fanzines…

Como editor de moda ¿dónde tengo el puesto el ojo para descubrir los talentos de vanguardia?

1. El desfile de graduación de la escuela de Amberes.

2. Londres, y en concreto los desfiles de graduación de las escuelas de moda y los diseñadores de la NEWGEN que esponsoriza Top Shop. Y los desfiles OFF/ON.

3. Los concursos de Who’s on Next (tanto de moda masculina como femenina) organizados por Vogue Italia.

4. El Festival de Hyères. De ahí ha salido gente como Viktor & Rolf o Gaspard Yurkievich.

5. No pierdo de ojo a las revistas como i-D, Dazed & Confused, Vogue Italia (sobre todo el suplemento dedicado a los nuevos talentos) y el blog de Diane Pernet.

Les hablé de Circuit. Me sorprende que nadie de entre las nuevas generaciones recuerde Circuit y lo que significó para la moda española. Y me lamenté que también el FIB hay perdido el componente de moda, esa pasarela de la que surgieron Davidelfín, La Casita de Wendy, Anjara… Afortunadamente aun nos queda Murcia, Pasarela Abierta y su Almacén de Ideas que ganó el año pasado Leandro Cano. También les hablé de cómo Björk se convirtió en el hada madrina de La Casita de Wendy (un buen ejemplo de cómo ser atrevidos que a veces tiene su recompensa).

Los diseñadores que les puse a los chicos fueron:

Ohne Title

Flora Gill y Alexa Adams se conocieron mientras estudiaban en la Parsons School. Cuando terminaron sus estudios Alexa trabajó en Helmut Lang y Flora se formó en Vivienne Tan, pero volverían a coincidir trabajando en Karl Lagerfeld. Ahí es donde se dan cuenta que pueden hacer algo interesante juntas y crean Ohne Titel. Tienen un sello muy personal gracias a las formas arquitectónicas de sus diseños. En 2009 ganaron el Ecco Domani Fashion Fundation Award y han estado nominadas en dos ocasiones para los CFDA/Vogue Fashion Funds.

Choonmoo Park

Un ejemplo claro de diseñador asiático que ha roto la barrera internacional es Choonmoo Park. Es original de Kimje, un pequeño pueblo del sur de Corea. Corea está muy potente en moda actualmente, tenedlo en cuenta. Su familia tenía una fábrica de ropa infantil. Se trasladó a Seúl y desde 1988 está en la vanguardia del diseño coreano… y ahora del mundial.

Rad Hourani

Autodidacta, sin referencias, sin lastres del pasado. Rad es jordano e irrumpió en escena en 2007 con un concepto de moda asexual, atemporal, sin referencias de tiempo ni lugar, futurista si queréis. Lo entrevisté para Neo2 y me contó que se siente más artista que diseñador y que de hecho no está interesado en la ropa sino en crear imágenes, y en ese empeño la ropa tiene un papel esencial. En realidad él empezó en esto como estilista pero las colecciones de otros se les quedaban pequeñas para sus ideas, por eso se lanza a diseñar.

Threeasfour

Threeasfour, formado por Adi Gil, Angela Donhauser y Gabriel Asfour, al principio en 1998 eran cuatro y se llamaban Asfour, pero Kai Kuhne se independizo. Alemania, Libano, Israel y Tayikistán eran sus lugares de origen. Fueron unos de los diseñadores apadrinados por Bjork y formaron un equipo realmente impresionante. Sobre todo cuando montaban gresca en los locales de moda y terminaban en comisaría.

Haider Ackerman

Este era un niño colombiano que fue adoptado por una pareja francesa. Él, cartógrafo de Amnistía Internacional, lo que lo llevo a vivir en Etiopia, Chad, Argelia… y terminó estableciéndose en Holanda cuando Haider tenía 12 años. Allí estudia en la Royal Academy of Fine Arts de Amberes. Solo hace dos cursos, lo deja porque pasa un momento difícil y se sumerge en el oscuro mundo de la noche, clubes nocturnos, música tecno y drogas. Consigue salir de ahí y trabaja con Raf Simons. El gran éxito le llega en 2002. Su estilo está entre lo gótico y lo futurista, con una gran dosis de glamour. Estaba en las quinielas para hacerse cargo de Dior tras la defenestración de Galliano. Karl Lagerfeld dijo en una entrevista para Numéro, que no pensaba en dejar Chanel, que tenía un contrato de por vida, pero que si alguien debía sucederlo ese solo podía ser Ackerman.

Manish Arora

Ahora lo conocemos por ser el actual director creativo de Paco Rabanne. Su origen Indio se evidencia en ese cierto aire bollywoodiense que tiene su trabajo. Se abre hueco en la London Fashion Week en 2005 y sus diseños hacen las delicias de Rihanna, Katy Perry, MIA, Lady Gaga…

Felipe Oliveira Baptista

Además de diseñar bajo su propio nombre es el actual director creativo de Lacoste. Me interesa más su trabajo personal. Es de Portugal, concretamente de las Azores. Estudia en Londres y se traslada a Francia con su mujer y sus dos hijos. Allí triunfa en el Festival de Hyères y crea su firma en 2003. Dos años más tarde es invitado por la Federación de la Alta Costura a participar en los desfiles de Alta Costura. Su primer desfile de Alta Costura rompió con todo lo que creíamos que era Alta Costura.

Gareth Pugh

Futurismo en estado puro. Con 14 años era diseñador de vestuario del English National Youth Theater. Trabajo para Rick Owens, fue editor de Dazed & Confused, estudió en la Saint Martins, y participó en un reality inglés llamado The Fashion House. Su estilo es indescriptible. Recuerdo aquellas creaciones rígidas que parecían sacadas de Las Guerras de la Galaxias. Anna Wintour lo apoyo y tanto Lady Gaga como Kily Minogue lo han utilizado ampliamente en sus espectáculos. El año pasado abrió su primera boutique en Hong Kong.

Basso & Brooke

Bruno Basso y Christopher Brooke. A veces el calificativo de vanguardista no viene por la estética sino por las técnicas que se usa. Estos chicos, que ganaron el famoso concurso Fashion Fringe en 2004, son pioneros en el proceso de estampado digital.

Mary Katrantzou

Y hablando de diseño digital nos encontramos con esta griega de Atenas. Hija de un ingeniero textil y una diseñadora de interiores. Empezó a estudiar arquitectura en estados unidos pero se pasó a la central Saint Martins de Londres para estudiar diseño textil para interiores. Su trabajo tiene una contundencia gráfica indiscutible y usa todo tipo de referencias, del constructivismo ruso al Art Decó, futurismo, psicodelia, op art, surrealismo, hiperrealismo y la técnica del trampantojo.

Christopher Raeburn

Raeburn recicla. Un día se le ocurrió usar material del ejército obsoleto para crear moda. Se recorre medio mundo comprando equipo que al ejército ya no le sirve: tiendas de campañas, paracaídas, lonas de jeeps… El resultado es sorprendente.

Iris van Herpen

Su trabajo emociona y reta al espectador. Las técnicas que emplea, las formas góticas, futuristas, orgánicas, casi alienígenas, te dejan sin aliento. Holandesa, su firma nació en 2007, trabajó con McQueen. Inimitable, irreproducible, justo lo que la Alta Costura debiera ser en el siglo XXI. No confío en un joven diseñador que no aspire a ser Iris van Herpen  cuando menos.

Umit Benan

Además de su firma diseña actualmente para Trussardi. Nace en Alemania de padres turcos, con dos años se trasladan a Estambul, la adolescencia la pasa en suiza. A los 18 se traslada a Estados Unidos para estudiar en la universidad, pero llega a él la vocación del diseño y se va a Milán, después a Londres, vuelve a Nueva York… Hasta que triunfa en el Who’s On Next. El no se aleja de la de la ortodoxia, de la sastrería, pero tiene ese no se qué que lo hace especial. Un aire vintage quizás. Yo le pregunté por qué ese aire vintage, de ropa de segunda mano, y me contestó que a él le interesaba la ropa solo cuando tiene una historia detrás, cuando está vivida.

Thom Browne

En 2006 nace su firma. Este es uno de los casos en que una sola voz puede cambiar el mundo… de la moda, claro. Él estudió económicas y sus primeros trabajos eran en los departamentos de ventas de las grandes firmas. Empezó en nueva york como vendedor en el showroom de Armani. Pero encontró un buen sastre y decidió poner sus ideas en prácticas. Decidió un buen día acortar los bajos y entallar las chaquetas de los trajes. Ofrecían una imagen de trajes que se te han quedado pequeños, y sin embargo, en una sola temporada los bajos de los pantalones subieron drásticamente en todas las colecciones. En 2008 lo nombraron en GQ diseñador del año. Colabora con Moncler, Brooks Brothers y con el tiempo se ha ido radicalizando como diseñador, cosa que suele ocurrir a la inversa, empiezas como radical y te vas moderando para vender.

Walter Van Beirendonck

No quise cerrar la charla sin dedicarle un momento a un clásico de la vanguardia.. Belga, un veterano, uno de los famosos Seis de Amberes (Dirk Van Saene, Dries van Noten, Ann Demeulemeester, Marina Yee y Dirk Bikkembergs). Se graduó en el 80 en la Royal Arts Academy de Amberes. Y desde entonces en un referente para todos los que amamos el diseño.  

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , ,

2 respuestas to “Avant Garde. Una actitud frente al diseño”

  1. maria Dice:

    He estado en la conferencia y quería decir que ha sido la mejor en la que he estado… Gracias por hacernos pasar un rato tan productivo y divertido. Ha sido un verdadero placer volver a escucharte =)

  2. Martín Dice:

    Efectivamente, una vez más, una conferencia llena de contenido y amena a la vez que informativa. Además, esa forma de exponer tu punto de vista siempre original y sin la típica afectación que tanto se ve en tantos casos, es muy de apreciar.
    Gracias!

Deja tu comentario