Blogs

Archivo de Mayo, 2012

CEADE Leonardo: La nueva factoría de talentos de moda

Mircoles, 9 Mayo 2012

ganadora-triumph.jpg 

Estoy últimamente entusiasmado con una escuela de moda: CEADE Leonardo. Sí, ya os debe sonar porque no es la primera vez que hablo de ella. Este curso tendría que haber colaborado con ellos como parte de su staff docente pero las vicisitudes de la vida me impidieron incorporarme al primer semestre de la asignatura de Estilismo a pesar de haber preparado un programa muy estimulante para los alumnos. Pero nunca es tarde si la dicha es buena y la vida te lo permite.

Pues el caso es que CEADE Leonardo se está consolidando como una verdadera factoría de talento. Personalmente llevo un tiempo tomando el pulso creativo del alumnado de esta escuela y la evolución que he percibido en las distintas promociones ha sido exponencial. La primera vez que me enfrenté a los estudiantes de diseño de la escuela sus horizontes eran modestos, no conocían publicaciones de vanguardia de moda que muchos pensamos imprescindibles y sus lecturas no iban más allá de ¡Hola! Colecciones o Telva. No los podía culpar, Sevilla es una ciudad sin cultura de publicaciones internacionales, lo que aquí llega es muy poco. Pero gracias al tesón de un profesorado entregado e inconformista han conseguido con el nivel vaya creciendo más y más hasta que ahora sus alumnos están batiendo a otras escuelas con más años y más recursos.

Esta semana pasada he tenido dos alegrías por parte de estudiantes de esta escuela. La primera es que el diseño español va a estar representado en el concurso que la firma Triumph convoca sobre diseño de lencería y que este año la final internacional se celebrará el próximo octubre en Shanghai. La ganadora de la edición española ha sido Claudia González Contreras (arriba a la derecha) con su diseño ‘Gazania’ (abajo a la izquierda), ganador tanto en opinión del jurado profesional como en la votación popular realizada  a través de Facebook. ¡Pero es que el segundo premio también se ha quedado en CEADE! Rafa González Valverde (arriba a la izquierda), con su diseño ‘Danaia’ (abajo a la derecha), se hizo con él.

triunf.jpg

Pero esto no queda aquí. La semana pasada hablé con Leandro Cano (no lo voy a volver a presentar, pero me reitero en que es el talento más emocionante con el que me he topado en los últimos tiempos - es el más alto de los de la foto de abajo) y me contó que se iba a Alemana. ¡Vaya con la Merkel y su manía de llevarse a los talentos españoles! Pensé, pero no, él iba a conocer a Marc Jacobs porque Leandro es… ¡¡¡Uno de los cinco finalistas de la  edición 2012 de Designers for Tomorrow!!! Me voy a poner egocéntrico por una vez (más) y me voy a permitir el lujo de deciros: ¡os lo dije!

leandro-designers-for-tomorrow.jpg

Así que hacedme caso y atentos al MOVE, el evento multidisciplinar de moda que organiza CEADE los próximos días 27 y 28 de junio, donde se presentan las colecciones de la nueva promoción. El año pasado descubrí allí a Leandro… ¿Este año que nos depará?

Manish Arora ya está fuera de Paco Rabanne

Viernes, 4 Mayo 2012

Pues sí, es oficial, Manish Arora se va de Paco Rabanne. Qué cierto que algunas firmas tienen gafe cuando las abandonan sus creadores originales, y la de Rabanne es un excelente ejemplo. Separación amistosa, te deseo buena suerte, ha sido bonito mientras duró… Quizás sea como el comunicado lo describe, todo lleno de buenas intenciones, pero el que solo hayan pasado dos temporadas desde que Arora se incorporara a la casa, que se la separación se anuncie ahora y no justo después de la presentación de la última colección, y que a WWD le haya cogido por sorpresa el comunicado y no haya ni una referencia en su web… ¿Qué quiere que os diga? A mí me huele a berrinche y ahí está la puerta, o al menos a separación “no programada”.

¿Qué mejor excusa para recordar la magnífica colección de Arora para la casa presentada para este otoño que viene?

rabanne.jpg

Pantene Pro-V al microescopio atómico

Jueves, 3 Mayo 2012

bodegon-rplaca-sl-spanish.jpg

Vas al supermercado, te diriges a la calle de la cosmética y la higiene. Dudas un segundo mientras localizas el champú que mejor se adapta a tu tipo de pelo, lo echas en el carro y a casita. ¿Pero nos paramos a pensar la cantidad de horas de investigación invertidas y la tecnología empleada en el desarrollo de ese producto? Sinceramente yo no soy consciente.

Por ejemplo, Pantene Pro-V ha lanzado nuevas fórmulas pioneras desarrolladas gracias al empleo de tecnología espacial que ha permitido estudiar la superficie de las fibras de cabello a nivel nanométrico mediante la utilización del mismo Microscopio de Fuerza Atómica (AFM) utilizado para analizar la superficie de Marte. “La principal ventaja específica que nos aporta este tipo de metodología es comprobar cómo cada ingrediente interactúa con cada estrato del cabello, cómo este sufre y qué beneficios aporta, así como los mecanismos de distribución a la hora de actuar” me explica Elio Estévez, Director de Comunicación Científica de Pantene Pro-V en España. Las tendencias de la investigación científica aplicada a la cosmética capilar nos lleva a “identificar soluciones cada vez más personalizadas a necesidades específicas de los distintos tipos de cabello”.

portrait1.jpg

La cosmética capilar tiene que evolucionar con los tiempos que nos ha tocado vivir, porque está claro que el cabello de hoy no tiene las mismas necesidades que el de hace treinta años. “Por ejemplo nos encontramos que la población en crecimiento, cada vez tenemos más esperanza de vida” me explica Estévez, “y eso nos plantea el reto de responder y dar solución al envejecimiento capilar que va paralelo al envejecimiento de la sociedad”. Nuestro estilo de vida también influye en las necesidades de nuestro pelo. “Aunque no es tanto el estilo de vida sino que se trata más de las tendencias de cada momento. Por ejemplo en los años ochenta se llevaban mucho los cardados y la gomina, que no puedes imaginar el destrozo que puede llegara a producir en el cabello. Hoy se ha generalizado el uso de la plancha de calor que puede producir un gran daño a nivel de superficie y cutícula. Nuestra misión es desarrollar productos que ayuden a proteger del calor y facilite la salud del pelo a pesar de la tendencia. El proceso de teñido o la utilización de productos de style podrían resecarlo, y por ello es importante la reformulación de los productos para hacerlos más de acuerdo con las necesidades de cada momento”. Por otra parte me saca de un error bastante extendido y es que tendemos a pensar que el estrés tiene un efecto directo y evidente en la calidad del pelo. “Eso no es tan así, el estrés afecta a la cantidad pero no al cuidado”.

Otro error del que me saca a lo largo de nuestra conversación es la certeza de que hombre y mujeres tienen tipos de cabello distinto. “A nivel de estructura es la misma, lo que ocurre es que les afecta problemas específicos del cabello de cada sexo. Por ejemplo el hombre tiene un problema más caída mucho más decisivo, un 30% de los hombres sufren de alopecia, y también tiene más problemas de sebo, mientras que por el tipo de corte que usa no sufre de puntas abiertas”. Está claro que el hombre a la hora de cuidar su cabello es mucho más expeditivo y práctico. “Una rutina de tres productos es impensable para el hombre

Por eso, porque me siento identificado y termino usando el champú solo antes de echar a volar, olvidándome de hidratantes y mascarillas varias, me preguntaba si con los avances en la investigación genética que estamos viviendo llegará el día en que veremos productos que cambien las características de nuestro cabello de forma permanente, es decir, que el pelo rizado se convierta en liso después de un tiempo usando un producto concreto, que la caspa desaparezca de forma radical o que un tinte se aplique y cambie el color del pelo de forma que no tenga que ser retocado cuando crezca. “A día de hoy y con la regulación legal vigente no es posible” me aclara. “La cosmética por definición no es permanente, no va más allá de la apariencia y la modificación temporal. Ahí entraríamos en el terreno de los cosmeceúticos”.

Hábitos de consumo del hombre moderno…

Martes, 1 Mayo 2012

consumo.jpg

El pasado día 16 intervenía en el programa El pianista del burdel de Radio Círculo de Bellas Artes a petición de Cristina Domenech. Se trataba de analizar una encuesta online que había realizado la revista Men’s Health sobre hábitos de consumo del hombre moderno. Repasando el programa (debut radiofónico personal) me ha parecido interesante transcribir algunas de las reflexiones que expuse y que creo que pueden ser interesantes para este blog.

Como licenciado en Económicas que soy, soy perro viejo en esto del análisis de encuestas. Recordad aquel dicho (no se sabe si de Mark Twain o de Benjamin Disraeli) que dice: «Hay tres tipos de mentiras: mentiras pequeñas, mentiras grandes y estadísticas». Así que lo primero que llamó la atención es que partiamos de una encuesta realzada a los lectores de Men’s Health, por lo que ya estábamos analizando una muestra que por definición está sesgada ya que tiene una fuerte preocupación por la imagen personal. Aunque bien es cierto que los hombres en general han cambiado de una forma radical sus hábitos en cuanto a cómo se relacionan con su imagen en la última década.

En la encuesta un 72% dice tener un estilo propio, lo que en realidad no es decir mucho. Esto del estilo es como el sentido del humor, todo el mundo está convencido de tenerlo aunque a los demás le parezca que adolece por completo de él. Una gran diferencia existente entre el hombre y la mujer. Mientras nosotros nos marcamos un estilo con el que nos sentimos cómodos y tendemos a ser fieles a él, las mujeres son mucho más permeables a tendencias nuevas y cambios de estilo. Las mujeres son más infieles… en lo que a mantener un estilo se refiere, claro. Tengo amigas que se han pasado media vida intentando cambiar la forma de vestir de su pareja con sutiles estrategias, como regalarles prendas que a ellas les gustan o no dejarlos ir solos de tiendas… y al final han tenido que aceptar que con lo que han cargado se tienen que conformar.

En los hombres impera el sentido práctico en el vestir. Nos compramos algo cuando realmente nos hace falta, por el motivo que sea, ya sea para sustituir otra prenda, porque tenemos un compromiso, o por lo que sea. Pero salir de compras por el simple hecho de echar una tarde de shopping no es una actitud muy común, siempre llevamos algo ya en mente, una idea madura de lo que queremos o necesitamos. Otra cosa es que cuando nos chocamos con la infinita oferta que hay en el mercado nos mareemos y perdamos un poco el rumbo y cometamos estupideces de manual.

La encuesta también prospectaba la opinión de los lectores sobre si creían que ser elegantes era una cuestión de invertir dinero en ello. Mi opinión personal sobre el tema es que la gente que viste barato suele tener un look barato. Cocó Chanel dijo aquello de «Viste vulgar y sólo verán el vestido, viste elegante y verán a la mujer». Eso se acentúa en el hombre. Solo hay que fijarse a nivel ejecutivo: un traje barato solo hace resaltar esos pequeños detalles imperfectos de la confección en serie, o evidencia el que no está hecho 100% para el cuerpo de quien lo lleva. Sin embargo un traje de buena sastrería potencia la imagen del hombre que lo lleva. Detectar eso es un proceso subconsciente. Solo tienes que coger un AVE de primera hora de la mañana, en el que se desplazan todos los ejecutivos, y enseguida eres capaz de discernir quién es un profesional de primera y quién es un donnadie.

Por qué motivo se preocupa el hombre en vestir bien es otra pregunta a la que trata de dar respuesta esta encuesta. No creo que el hombre de hoy se preocupe en demasía de vestir bien pensando en su pareja en una especie de cortejo estético biológico a lo National Geographic. Creo que como bien indica la encuesta tenemos otros motivos diferentes que predominan. Eso sí, para la pareja sí que cuidamos el cuerpo. Pero vestir vestimos para mandar un mensaje al resto de nuestra manada, tenemos motivos de integración, de transmitir profesionalidad, prestigio, confianza… marcar territorio. Creo que la moda (como concepto e industria) no es la principal preocupación del hombre. El interminable carrusel de pasarelas y presentaciones de tendencias, le trae sin cuidado. Demasiado abstracto. El hombre busca directrices y sugerencias más concretas, más solidas, más establecidas. Las referencias del hombre son más directas y reales: la imagen de la gente que le rodea, compañeros de trabajo, su ámbito social, incluso los escaparates de las tiendas suelen ser más determinantes que las propuestas de diseñadores y estilistas de revistas. Las tendencias que ellos siguen no suelen ser tan abstractas y abiertas como las que imperan en el mundo femenino. Un ejemplo. Para la mujer se puede decir que vuelve el look años 20 y ahora ingéniatelas tú, sácale punta a tu armario y a tus compras de temporada. Sin embargo el hombre necesita más concreción: un tipo de gafas concreto, un reloj determinado…

Pero sí que ha habido un cambio sustancial en la forma en que el hombre se relaciona con su cuerpo y su imagen. Igual que en la edad media lavarte con frecuencia era un síntoma judaizante que te estigmatizaba socialmente, cuidar tu cuerpo en generaciones anteriores había estado muy pero que muy mal visto. Enseguida se le tildaba de afeminado al que se pasaba de refinado. Pero es que hemos pasado de aquello de ‘el hombre y el oso cuanto más vello más hermoso’ a ser todos gatos egipcios depilados al láser. ¡Ni tanto ni tan calvo!, nunca mejor dicho. Ahora creo que estamos entrando en un nuevo paradigma donde el vello se trata con más naturalidad y si no fijaos en cuantas barbas se están viendo en las pasarelas y campañas publicitarias últimamente.

En definitiva estoy convencido que la mujer es un ser mucho más evolucionado en cuanto a hábitos de consumo.  Algo así como lo que eran Los Egipcios frente al hombre del Paleolítico. Por eso no puedo reprocharle nada a ese 27.7% de encuestados que afirman ir con su pareja de compras. Dudosa cifra. Me la creo cuando se trata de ir a hacer la compra de la semana y ella necesita que alguien lleve las bolsas, ¿pero para renovar el armario…? Lo más normal es que ella compre y él se lo encuentre cuando llegue a casa. Lo que sí me preocupa sumamente es que exista un 8,5% de hombres ¿adultos? que confiesan ir de compras con su madre. No lo entiendo. Conseguir que tu madre deje de comprarte la ropa es un rito iniciático que marca el paso de la niñez a la madurez de todo hombre, ¿qué hombre en su sano juicio se iría con su madre de compras? ¡Eso es la involución en estado puro! ¿Qué es lo siguiente, dejarla que te elija la ropa?… Ah, bueno, es cierto, Telecinco ya ha hecho un reality basado en eso. ¡Así va este país!