Blogs

Archivo de Junio, 2012

Emiliano Suárez, director de marketing de Aristocrazy: “La situación actual nos ha forzado a realizar una reflexión sobre toda la línea de precios”

Mircoles, 6 Junio 2012

aristocrazy-3.jpg

Emiliano Suárez es el director de marketing de la firma Aristocrazy, nieto del fundador de la famosa casa joyera Suárez, con el que comparte nombre y pasión por el negocio familiar. Fue muy interesante poder hablar con él sobre esta firma revelación de la última MBFWM (a la que seguimos llamando Cibeles por inercia) y contrastar puntos de vista sobre cómo el mundo de la joyería ha tenido que adaptarse a la realidad que nos está tocando sufrir.

¿Cómo surge la idea de lanzar Aristocrazy? Coincidieron dos circunstancias en el tiempo que fueron el germen de este proyecto. Por un lado teníamos que decidir cómo queríamos que fuera la continuación de la expansión de la empresa, así que recurrimos a varias consultoras que nos ayudaran a tomar una decisión sobre el futuro de Suárez. Por otro lado todo ello concurrió con los primeros atisbos de la crisis, allá por 2006 y 2007, así que el dilema que se planteaba era qué hacer: adoptar una postura defensiva o arriesgarnos… Y decidimos seguir adelante. Entre las fórmulas que barajábamos estaba el seguir creciendo con otra marca, y la apuesta final pasó por separarla completamente de Suárez y construir algo desde cero destinado a un nuevo nicho de mercado.

¿La crisis ha cambiado la visión del lujo? La situación que vivimos nos ha hecho cambiar la estrategia de principio a fin. Lo más evidente es que teníamos que hacer una joyería más accesible, piezas para todos los públicos y ocasiones. En definitiva fomentar la accesibilidad. Ya no funciona tan bien la ‘joya para toda la vida’, esas piezas que se compran como inversión. La situación actual nos ha forzado a realizar una reflexión sobre toda la línea de precios y pensar la estructura de la colección para que se adapte a la nueva visión.

¿Y por qué decidís desfilar en Mercedes-Benz Fashion Week Madrid? La verdad es que fue una apuesta muy importante. Desde Iberjoya nos propusieron hacer algo especial dentro del programa de eventos de la feria, algo en plan desfile, pero no me acababa de cuadrar. Tengo amigos diseñadores y he ido a muchos desfiles en Cibeles, así que pensamos que ese era nuestro sitio. Después de todo nuestras joyas son pura muda. Al principio todo fue muy complicado pero ahora puedo decir que para la marca fue una decisión muy positiva, una forma de promoción fuera de lo habitual en este sector todo satisfacciones hasta el momento y nos ha brindado un posicionamiento muy difícil de conseguir.

Debo confesarle que cuando me llegó el rumor que se postulaban para entrar en MBFWM hubiera apostado a que no lo conseguirían, simplemente por el hecho de que esta es una pasarela muy personalista que gusta de las firmas con una cabeza creativa visible y la suya no la tiene. Bueno, de hecho desde la organización nos pidieron que saliera alguien a saludar al finalizar el desfile. Hubo un momento en que dudábamos si hacerlo o no, ¿pero quién iba a salir a saludar?, ¿un directivo? El trabajo que hay tras las colecciones de Aristocrazy es una labor de equipo. No nos podíamos de acuerdo sobre ello y al final desistimos de la idea. Pero sí que fue este uno de los temas más controvertidos con los organizadores de la MBFWM.

¿Os planeáis la internacionalización? Sí. Ahora mismos estamos creciendo en España y cerrando los primeros contratos de expansión internacional. Para finales de 2012 nuestro objetivo es tener cuatro o seis tiendas fuera de España: México DF, Abudabí, Costa Rica, Brasil… 

www.aristocrazy.com

Tengo un e-mail de Ana Ureña

Martes, 5 Junio 2012

Hoy inauguramos sección. Después de darle algunas vueltas he decidido llamarla ‘Tengo un e-mail’. En esta sección iré publicando reflexiones, inquietudes, berrinches, anécdotas… que me hacen llegar insiders del mundo de la moda. Y para inaugurarla cuento con la inestimable colaboración de una mujer que admiro, sigo y siempre me sorprende: Ana Ureña, periodista especializada en moda y tendencias, colaboradora del periódico ABC y de su web abc.es, así como de las revistas del grupo Vocento. Todos los días nos descubre alguna curiosidad del mundo de la moda en su blog Léxico Fashionista.

ana-urena-camiseta-blanca.jpg

  • De: Ana Ureña
  • Para: Agustín Velasco
  • Asunto: Tengo la camiseta blanca…

Después de haber experimentado con todo tipo de “tops” durante mi adolescencia, (imágenes de Madonna con ‘bodies’ de encaje flúor, me vienen a la mente y prefiero borrarlas) cada día estoy más convencida de que no hay nada como una buena camiseta. Y cuando digo ‘buena’, quiero decir ‘básica’. Y con ‘básica’ quiero decir ‘blanca’.

Mi amor incondicional por las camisetas blancas surge de un trauma de infancia. Mi padre no me dejaba usarlas bajo jerséis, porque decía que lo del cuello de camiseta bajo el cuello del jersey era antiestético. Le recordaba la moda americana de esa época (los 80) y no le gustaba. No entendía el look de los actores emergentes ‘greñosos’ (como los llamaba él), los de la ‘generación X’, como Johnny Depp o Christian Slater. Según él, eran perro flautas hippies que no sabían que donde había un buen polo o una buena camisa, que se quite lo demás.

No hace falta que te diga que mi armario, que por supuesto financiaban mis padres, era como un muestrario de Ralph Lauren, con polos y camisas de todos los colores y todos los estampados habidos y por haber. Quedaban terminantemente prohibidas las camisetas, a no ser que fueran para hacer deporte o para estar por casa. Así que ahora, que mi armario me lo financio yo, lo único que encontrás en él, son camisetas básicas en toda la gama de blancos, en todo tipo de algodones y derivados.

Las uso de día, bajo jerséis de cachemir finos, blazers de Chanel o chaquetas de cuero, y de noche, combinando las más ‘sport’ (léase ‘con rotos’) con faldas de vestir, porque me parece que la fuerza de un look se encuentra en el contraste.

¿Y los polos y las camisas? No te voy a mentir, también tengo alguno, ya que mi psicoanalista cree que es importante que los incluya poco a poco en mi fondo de armario.

Víctor Tur, joven diseñador: “Está muy bien moverse y ver lo que pasa por el mundo”

Lunes, 4 Junio 2012

victor-tur-3.jpg 

Ser editor de moda de vez en cuando te depara la terrible sensación de no haber estado en el momento adecuado en el lugar conveniente. Así lo sentí cuando hace un tiempo recibí el mail del diseñador Víctor Tur presentándome su trabajo. ¿De dónde salía? ¿Cómo podía haber por ahí un joven diseñador con tanto talento sin que yo lo tuviera en el radar? Afortunadamente él fue el que se decidió por ponerse en mi punto de mira y he de agradecérselo enormemente porque su trabajo es fresco, interesante, innovador y, sobre todo, apasionado. Sí, “apasionado”, eso es fácil de identificar por la fuerza de sus diseños. “Vengo de un pueblo de Mallorca” me cuenta Víctor, “estudié Moda en Bau (Barcelona) y luego estuve haciendo un curso de diseño gráfico aplicado a comunicación visual en la escuela EME (Paris)”. Después de la Bau pasó por el estudio del gran José Castro. Podría decir que Víctor tuvo mucha suerte de poder beber de una fuente tan importante, pero creo que la suerte fue recíproca porque para cualquier diseñador consagrado poder contaminarse un poco de la frescura de talentos como Tur es también todo un lujo. “Nunca sabré cuando ni por qué empezó mi interés por la moda, ya que antes de decidirme a estudiar diseño estuve haciendo la especialidad de ciencias para entrar en la universidad. Supongo que este interés fue despertando poco a poco, e hizo que me apeteciera hacer algo más manual/artístico, y en la rama del diseño encontré una buena salida”. Desafortunadamente no corren buenos tiempos para ser joven diseñador en España y por eso el apoyo que debemos prestarle los que poseemos una plataforma de difusión debe ser doble, he ahí la responsabilidad que tenemos. Me interesaban sus fuentes de inspiración: “La verdad es que en el cine siempre he encontrado mucho referentes, para mí siempre ha sido una buena plataforma para la inspiración. Aunque realmente no creo que se trate de una cosa concreta, sino que la inspiración llega y punto”.

victor-tur-1.jpg

Víctor encaminó sus pasos desde el principio a la moda masculina. “Desde que empecé en este mundo tenía muy claro que me quería dedicar a la moda masculina. Supongo que para mí es más fácil entender algo propio que algo ajeno”. Sus creaciones tienen una gran carga de profundidad conceptual, lo que los enriquece doblemente. “En los conceptos que se basa mi colección son: desalmar, conservar y restringir. Conceptos que van relacionados con el cuerpo como principal deseo, un cuerpo que pasa a ser objeto sin contar con el alma. Siempre lo más difícil es hacer algo y que la gente lo interprete por el camino que tú le has querido dar”.

La sensatez ha de imperar en tiempos turbulentos y Víctor tiene claro que no tenemos el escenario propicio para crear una firma de moda, por lo que su trabajo se centra actualmente en trabajar bajo demanda y no cierra las puertas a trabajar para otros. “De momento la verdad es que ni me planteo montar mi propia firma, creo firmemente que primero hay que crecer personalmente y más adelante tirarse a la piscina. Está muy bien moverse y ver lo que pasa por el mundo. Hace un mes me he instalado de nuevo en París, ahora con la idea de encontrar algo en el mundo de la moda, ya que la última vez que estuve aquí fue por el tema de diseño gráfico”. España debe esperar pues no es precisamente el caldo de cultivo donde pueda germinar una nueva generación de creadores tal y como sucedió a finales de los 90. “El fondo es muy bueno, pero falla la plataforma” dice Víctor respecto a lo que ofrece España.

victor-tur-2.jpg

victortur.carbonmade.com