Blogs

Este blog está en crisis existencia

Estimados amigos, colegas, lectores, seguidores y talibanes de la moda que disfrutáis, sufrís o fagocitáis este blog,

Quiero haceros partícipes de una serie de reflexiones que son fruto de un periodo de meditación y cuestionamiento en el que me he replanteado la filosofía de mi línea de contenidos. He estado reflexionando sobre el sistema de la moda y el papel de los blog, sobre  lo que aportan y en qué perjudican, sobre qué busca el lector y qué lector busco yo. Partamos de la base de que todas mis reflexiones son exclusivamente aplicables a mi persona y a este blog, con mis características y mis circunstancias, que son, a saber:

1. El autor de este blog es un periodista profesional con más de una década de experiencia a sus espaldas.

2. Este es un blog profesional y no resultado de una pasión amateur.

3. Por mi perfil mis seguidores suelen ser profesionales del sector de la moda y de la comunicación, así como apasionados de la moda que busca una visión cualificada y no superficial.

4. Este blog está alojado en (y fue creado ex profeso para) la web generalista de un medio económico.

Así que nadie se dé por aludido por mis reflexiones, porque lo que haga cualquier otro en su blog comprendo que responde a sus características y circunstancias personales. Y me parece igual de válido aquel que se dedique a fotografiarse con un modelito distinto cada día, quien guste de hacer bazares de producto, quien reseñe las colecciones que más le gusten, quien comente noticias de actualidad, etc… TODO me parece válido, TODO tiene su público, yo personalmente disfruto con otros blog (aunque no tengo mucho tiempo para consultarlos) que tienen filosofías radicalmente distintas a la mía. En la variedad está el gusto.

Ahora bien, qué creo que un blog como Fondo de armario debiera ser a la luz de mis reflexiones:

1. El autor de este blog cree que el lenguaje que ha de utilizar en este medio ha de distar (en cuanto a un matiz más informal o el empleo del humor) respecto a sus textos profesionales publicados en diferentes revistas, periódico, webs o semanarios.

2. Pero que a su vez los contenidos tengan un cariz ‘profesional’ en cuanto a contenidos. Es decir, que precisen de investigación, elaboración, entrevistas, etc…

3. Esto responde a que el autor de este blog cree que es la misión de cualquier bloguero el crear valor añadido en sus contenidos y no limitarse a dar difusión a contenidos diseñados por agencias de comunicación o departamentos de prensa (y menos aún vampirizar los contenidos de medios de comunicación u otros blogs).

4. Este blog tratará en lo sucesivo de ser un medio que dé voz a los protagonistas de la moda, aunque la opinión de su autor seguirá teniendo un papel destacado. Pero ante todo será un espacio donde los insiders de la moda desvelen proyectos, comenten iniciativas, valoren colecciones…

Pero lo más importante no es qué quiere ser este blog sino de qué voy a prescindir:

1. Prescindiré de reseñas de colecciones y críticas de pasarela, sobre todo si estas son un adelanto de lo que llegará al mercado medio año después (esto lo reservo para mi faceta más profesional). Estoy de acuerdo con Tom Ford en que esa inmediatez que todos perseguimos en los medios quema la moda, la ilusión por encontrar las colecciones y las tendencias en su momento justo. Sé que me costará no hablar de la colección que en ese momento esté sobre la pasarela, pero esto entra dentro de una nueva filosofía con la que encaro mi trabajo. No se trata de ser el primero, sino el mejor.

2. Prescindiré de las reseñas de productos per se si no van acompañadas de ese “valor añadido” que digo hay que generar.

3. Prescindiré de noticias a las que no pueda aportar nada. Repetir lo que cualquiera puede leer en el WWD no me parece que sea lo que mi público busca de mí.

Es que en el fondo, todo lo que desata esta crisis, mi crisis, es la vulgarización que constato en los contenido dada su virulencia. Sí, ya sabemos que tal firma ha fichado a tal diseñador, la pregunta es: ¿Qué puede encontrar de diferente el lector aquí? No lo sé, lo estoy descubriendo. ¿Por qué este intento de re-pensar la línea de con tenidos de este blog en este momento? Pues es fácil, a finales de marzo cumple cinco añitos, con sus errores y sus aciertos, con sus penas y sus glorias. Cinco años es mucho tiempo en algo tan efímero como es la moda.

Estad atentos.   

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario