Blogs

Hannibal Laguna, diseñador: “Corremos el riesgo de olvidar el mercado hispano y no nos podemos permitir perderlo”

laguna-1.jpg

De acuerdo con esa nueva filosofía expuesta en la entrada anterior, por la que me bajo del carro de la inmediatez hiriente cuyo efecto colateral es el quemar las colecciones mucho antes de que estén accesibles en el mercado, hoy comparto con vosotros una conversación que mantuve con el couturier Hannibal Laguna justo antes de la presentación de ‘Satin Doll’, su propuesta para la primavera/verano 2013 presentada a finales de agosto pasado. Bien es cierto que a estas alturas, a puntito como estamos de empezar a cambiar de temporada, ya conoceréis este trabajo Laguna de sobra pues ha sido reproducido en miles de medios digitales y blog, pero creo que hay reflexiones que el diseñador me hizo que son sumamente interesantes para recordarlas justo en este momento.

Lo primero que sorprende de esta colección es la elección de colores que hace el creador, que nos tiene acostumbrado a una elegancia suntuosa que busca su refugio seguro en los absolutismos del negro, el blanco, o en tonos tan personalísimos como el ‘morado Laguna’, como yo lo llamo. “Creo que a muchos les sorprenderá la paleta de tonos frapé (piña, lima, cereza) que he elegido para esta colección” me comentaba Laguna antes de desvelar públicamente su apuesta. “Quería darle un toque más alegre y vital dado el momento que vivimos. También es un modo de contrarrestar esa cierta sobriedad que se percibirá en el patronaje”.

Y es que ‘Satin Doll’, la nueva colección, “recrea el juego de vestir muñecas. Esta es una tradición perdida. Tengo dos sobrinas y les encantaba envolver a las muñecas en retales de tejidos. Pues en esta colección juego a eso, a envolver a la mujer, y lo realizo mediante un profundo estudio de los patrones, muy complicados, donde no hay costuras aparentemente ya que las oculto en drapeados y pliegues para conseguir precisamente ese efecto. Es una colección complicada montada sobre maniquí”.

El trabajo de Laguna es pura artesanía “imposible de entrar en una cadena industrial” a pesar de ofrecer en esta ocasión un trabajo más austero, sin menos florituras, con los pies más en la tierra a pesar de seguir centrándose en el vestido de noche. “Al no llevar bordados es más ‘social’, esa simplificación hace que resulte una colección con un precio final más asequible. Es una imagen más accesible al lujo, una tendencia que está arraigando por ejemplo en la Alta Costura de París”.

Es una forma, como otra cualquiera, de adaptarse a los coletazos de esta recesión que no ha dejado títere con cabeza. Hablando de la posibilidad de trabajar para otros me comenta que es una opción a la que no diría que no si el proyecto estuviera a la altura. “Para mí sería un honor, por poner un ejemplo, continuar la carrera de Berhayer. En España ese factor personalista que tienen las firmas de moda complica mucho que una casa sobreviva a la desaparición o el retiro de su creador. Se me ocurren nombres de empresas que podrían reflotarse para que no se perdiera su legado, caso de Manuel piña o Arregui. Pero lamentablemente en España no existe un soporte industrial. Estamos por un lado los creadores de moda y por otro esas grandes empresas de moda que todos conocemos, y que no son diseñadores sino son empresarios. Es muy necesaria esa fusión entre la creatividad y la dimensión empresarial, y crear canales de distribución”.

El futuro se ha de encarar, según Laguna, “luchando e intentando mirar a otros mercados”. Ahí es donde esta entrevista se engarza con la rabiosa actualidad. Hace unos días Angela Merkel respondía desde Chile al presidente Rajoy, que conminaba a la canciller a aplicar políticas expansivas para que se estimulara la economía de los países periféricos con problemas, como España. Merkel le vino a decir al presidente que Alemania ya estaba haciendo lo que estimaba necesario y que debía poner el acento en exportar a Latinoamérica, un mercado de gran potencial con el que compartimos el idioma, una gran ventaja. A leer los titulares recordé la conversación con Hannibal Laguna, que no podemos olvidar que es Venezolano de nacimiento. Hablando de la posición de la pasarela madrileña dentro del mundo de la moda me decía que “a diferencia de otras pasarelas la de Madrid es una fashion week ecléctica, con un amplio espectro de estilos y creadores, mientras que otras pasarelas tienen un carácter más marcado, por eso precisamente es maravillosa”. Yo, como siempre, ponía en duda la afirmación que a Cuca Solana le gusta repetir hasta la saciedad en toda entrevista a principios de cada edición de la Madrid Fashion Week, y que mantiene que Madrid es la cuarta pasarela del mundo. “Bueno, incluso si fuera así, si fueramos la cuarta pasarela en importancia me decía Hannibal, lo que olvidamos desgraciadamente con frecuencia es que somos la primera pasarela de habla hispana, y que toda Latinoamérica nos observa como su faro. No tenemos que competir con Londres ni con Milán, esa es una batalla perdida de antemano por muchas razones ajenas a la calidad de los diseños o la creatividad de los diseñadores. En ese empeño corremos el riesgo de olvidar el mercado hispano y es algo que hay que tener cuidado no vayamos a perderlo”.

Y para demostrarme la pasión que en aquellas tierras sienten por el diseño español me cuenta una experiencia que vivió en primera persona: “Hace dos años estuve en Santo Domingo con Pepe y otros periodistas” me dijo haciendo mención a Pepe Reblet, de CentroModaOnLine, donde trabajé más de cinco años como Director de Contenidos. “Cuando llegamos al aeropuerto había una multitud congregada esperando. Al principio pensé que en nuestro avión vendría algún artista o deportista al que habían ido a recibir. Cuál fue mi sorpresa al constatar que a quienes esperaban era a nosotros. No me lo podía creer. Al menos seiscientas personas peleándose por un autógrafo. Ni te lo puedes imaginar”.

Sí me lo imagino. Ágatha ya me contó en su momento una experiencia similar. Y me consta la pasión por el diseño que sienten allá. Hubo un tiempo que los diseñadores españoles trataban la inserción en el mercado norteamericano ‘por acercamiento’, desembarcando primero en México. Pero de un tiempo a esta parte parece que ese interés por Latinoamérica se ha diluido cuando lo cierto es que es el gran mercado natural del diseño español. Quizás por una vez deberíamos de dejar de demonizar a Angela Merkel y prestar atención a sus palabras.

laguna-2.jpg

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , ,

Deja tu comentario