Blogs

Occhiena, la primera Central de Moda Ética andaluza.

En un país cuyos titulares de prensa dan pena y vergüenza aún queda un resquicio de esperanza. ¿Qué se puede sentir cuando El Mundo publicó en portada el tema de los 700 maletines de UGT? No sólo, según el periódico, ‘piratean’ un diseño de Salvador Bachiller sino que los abanderados de la creación de empleo en España derivan su fabricación a Asia. ¿Cuál de los dos gestos es más vergonzoso?

Afortunadamente hay gente que tiene otra visión del mundo. Una visión de solidaridad que apuestan por generar oportunidades laborales en su entorno más inmediato y desfavorecido. Ese es el caso de un proyecto que se presentó hace relativamente poco: Occhiena. ¿Qué es Occhiena? Pues es la primera Central de Moda Ética andaluza, que presta formación e inserción laboral a mujeres en riesgo de exclusión ofreciendo servicios de producción textil bajo los preceptos de la ecomoda. Esto ha sido posible gracias a la visión de la diseñadora Magdalena Brasa y al impulso de la Fundación Proyecto Don Bosco. Han apostado por una de las zonas más deprimido y de más alto índice de exclusión social de Sevilla, el Polígono Sur, proponiendo un modelo de producción textil de alta calidad plegada a la filosofía inherente a los preceptos de la ecomoda.

occhiena-2013_308.jpg

Todo empieza cuando Magdalena Brasa tiene la necesidad de diferenciarse en el mercado con su propia Marca, Gloria Bendita, y comienza una investigación en moda sostenible y comercio justo en el 2010. De pronto ve que tiene un buen proyecto entre manos pero necesita que alguien le eche un vistazo, así que se dirige a la Cámara de Comercio de Sevilla y presenta su idea a SECOT. Hago un inciso para reivindicar este organismo que creo está infrautilizado por desconocido. SECOT (Voluntariado Senior de Asesoramiento Empresarial) es una asociación sin ánimo de lucro compuesta por antiguos empresarios y ejecutivos ya jubilados que ponen sus conocimientos y experiencia al servicio de quienes empiezan.

Brasa recurre a ellos con la intención de encontrar alternativas financieras para su proyecto y SECOT considera que sería interesante relacionarlo con la labor que hace la Fundación Proyecto Don Bosco en el programa textil que lleva a cabo con las mujeres de la zona del Polígono Sur. Así, de esta forma, se consiguen dos objetivos: por una parte dar cobertura de producción a los profesionales del sector de la moda nacional, y por otro, formar y dar un objetivo laboral a mujeres en riesgo de exclusión. El nombre elegido es en honor a Margarita Occhiena, madre de Don Bosco. “Las expectativas son implantar un sistema de producción que respete el medioambiente y a las personas, además de centralizar los procesos, para un mayor control de calidad que nos permita ser más competitivos en mercados nacionales e internacionales y traer trabajo a nuestras mujeres a las que podamos ir ofreciendo un objetivo laboral en condiciones dignas, ayudando al crecimiento colectivo del sector y de la región” explica Madgalena Brasa.

Magdalena Brasa, es una emprendedora, creativa  y empresaria del textil avalada por tres décadas en el sector. Comienza a estudiar Ciencias Empresariales en Valencia y ante una propuesta de trabajo de una marca internacional ubicada en Ibiza, Graffity, cambia de rumbo para trabajar activamente en la moda, pasión que lleva acompañándole durante 27 años, en los que ha trabajado en la moda Adlib ibicenca para varias marcas de la isla, pudiéndose destacar la creación y producción de Kerosín & Company, así como una activa colaboración con el Corte Inglés.

Gloria Bendita, que nace en el año 2000, responde a su necesidad de poner en marcha un proyecto propio en el que fusiona la base Adlib ibicenca con una marcada inspiración andaluza, utilizando fibras naturales y tintes artesanales. Es a partir de 2005 cuando traslada la iniciativa a Sevilla en busca de una plataforma más competitiva. La moda ética y ecológica es la filosofía que actualmente  dirige sus pasos. “Creo que no podemos permitirnos seguir con una industria que mira hacia otro lado y no tener en cuenta todo el daño que ha producido, y que sigue produciendo, la deslocalización de la industria en busca de precios bajos, sin tener en cuenta tampoco que detrás está nuestro planeta que sufre este sistema de producción, desde la materia prima con vertidos tóxicos y químicos, a las personas y niños que trabajan largas jornadas laborales por muy poco dinero, sin protección de sindicatos por estar en países subdesarrollados”.

Un proyecto, que no por so componente ético, deja de ser una excelente iniciativa empresarial. “Estamos trabajando con un gran equipo de profesionales en todas las áreas de la empresa” señala brasa. “Ya hemos presentado la iniciativa a todas las empresas y profesionales del sector textil que saben lo difícil que es encontrar apoyo industrial. Que queremos recuperar la Marca España y ahora estamos manos a la obra. Hemos tenido una gran acogida de profesionales a nivel nacional”. Muchas empresas españolas se quejan de no encontrar talleres competitivos que sean capaces de manejar grandes volúmenes en los pedidos. “Vamos dirigidos a las grandes empresas que quieran incorporar la RSE (responsabilidad social empresarial) en sus acciones, ya que ellos pueden redirigir el mercado y a los diseñadores que no pueden hacer producciones grandes. Ahora no tenemos indicadores propios reales porque estamos empezando pero la idea es poder cubrir la demanda que nos venga porque tenemos mujeres a las que enseñar, muchas profesionales que se han quedado en paro por la deslocalización de la industria y un buen hacer de la región en artesanía. Hemos hecho un estudio económico financiero y podemos llegar a producir en dos años hasta 6.000 unidades. Ante el exceso de demanda de producción podremos hacer más contrataciones e ir asesorando a nuestras mujeres para que vayan creando talleres para poder ir derivando el trabajo que vayamos captando desde la central”.

occhiena-2013_013.jpg

Para Antonio Mengual, director territorial de la Fundación Proyecto Don Bosco, el proyecto Occhiena, reunía valores tan importantes como la defensa del comercio justo y los derechos humanos (especialmente las condiciones dignas de trabajo), el nacer en una zona en riesgo de exclusión social, el mejorar la empleabilidad de mujeres del Polígono Sur, la sostenibilidad financiera sin dependencia de la administración pública, la capacidad de inserción sociolaboral en tiempos de crisis y el fomento de la artesanía local. De este proyecto se beneficiarán, por un lado “mujeres desempleadas en riesgo de exclusión social con baja o nula formación profesional y escasa experiencia laboral, especialmente aquellas que viven en el entorno del Polígono Sur” explica Mengual. Y por otro lado es del interés para “diseñadores que, teniendo una formación básica, buscan una especialización en moda ética y una correcta comercialización de sus productos, así como clientes del sector textil comprometidos con el cuidado del medioambiente y la eliminación de la explotación laboral. Preocupados por los procesos de producción de la ropa que visten”.

Quizás lo más grato para los organizadores de este proyecto es ver la ilusión de las mujeres que participan en los cursos y el taller por alcanzar la independencia económica y por participar en una iniciativa que les ayuda a crecer como profesionales pero también como personas.

Ya hay varias empresas y diseñadores que han empezado a tratar con este nuevo organismo. Nombres del sector como Marycruz, Leandro Cano, Balbina Arias, Manuela Berro, Planeta Divinorum, Emebeme Illustration, “y un montón de llamadas diarias de todas las partes del país”. Me interesa especialmente si el ayuntamiento participa de alguna manera en este proyecto tan interesante que aúna tantos valores positivos. “De momento solo ha participado reconociendo públicamente nuestra labor a través del Premio a la Sostenibilidad en la 1ª edición de Ecoflamenca y asistiendo a la presentación oficial de Occhiena. Esperamos su futura colaboración especialmente facilitándonos contactos y alianzas estratégicas que nos ayuden a impulsar nuestra tarea”.

Bueno, me parece una implicación muy pobre por el momento, pero no me sorprende teniendo en cuenta que desde el ayuntamiento están más interesados en otras ‘cosas’ en cuanto al sector de la moda, como el mandar a 10 jóvenes diseñadores (y alguno ya no tan joven) a participar en ‘Style.Uz Semana del Arte’ a Uzbekistán, un país con régimen dictatorial y protagonista de los más escabrosos titulares en la prensa internacional.

occhiena-2013_112.jpg

www.occhiena.com

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , ,

Deja tu comentario