Blogs

Hoy cumplimos 7 años en Fondo de Armario

Sí, llegó el aniversario de Fondo de Armario. Y sí, este año me he acordado de celebrarlo. Son siete años en la brecha repleto de ilusión, evolucionando, aprendiendo y disfrutando. Para realizar este post de aniversario me he dedicado a recorrer el blog a lo largo de su historia para ver de qué iba en su génesis y hacia dónde se ha dirigido. La primera evolución obvia es que nació con vocación general, tratando la moda y el lifestyle tanto masculino como femenino, y ahora está dirigido al hombre en exclusiva. Pero las premisas que han dirigido mi mirada en todo este tiempo permanece asombrosamente inalterables y puedo suscribir palabra por palabra el manifiesto constitutivo con que se abrió Fondo de Armario en 2008.

Ciertos valores han sido constantes a lo largo del tiempo, como la puesta en valor de la artesanía, del producto premium hecho a mano, del saber y la técnica que pasan de generación en generación de padres a hijos, de maestros a discípulos. Le hemos dedicado espacio a artesanos de gran prestigio como Dimitri Gomez, el artífice de los zapatos hechos a medida de Crockett & Jones. O los camiseros de Hollywood, Anto, fundada en 1952 y que ostenta la dignidad haber tomado medidas a mitos como la famosa Rat Pack de Frank Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis Jr. “Muchas firmas han cambiado de hecho a mano a la producción en serie. Nosotros continuamos con la tradición clásica porque es lo da la individualidad” me contaban desde Los Angeles en diciembre de 2010.

La vocación por los productos ecológicos y socialmente responsables también ha sido una pequeña obsesión de este blog. “Conseguir una producción de moda 100% ecológica es un logro 100% para el medioambiente” me decía en abril de 2009 Wolf Lüdge, Managing Director de hessnatur, “nosotros hace 32 años que producimos moda ecológica y somos pioneros de introducir textiles orgánicos”.Así mismo, John Patrick creador de la firma Organic, buen amigo de este blog, me decía en 2011 que “los eco-negocios se están convirtiendo rápidamente en la corriente dominante. Las ideas de los que primero emprendimos el camino están siendo apropiadas y absorbidas por los grandes negocios”. Mientras que Lucio Castro, diseñador bonaerense afincado en Nueva York, me daba en septiembre 2013, durante la celebración de la New York Fashion Week, una definición personal y que comparto: “Moda ética es la que no esconde a las personas que tocan cada prenda

Y un día llegó, como ya he dicho, el momento de volcar todo el esfuerzo en la moda masculina. No sólo porque me parece que es el ámbito donde se están haciendo cosas más interesantes en estos momentos, sino porque ha sido históricamente el más desatendido, como bien me corroboraba en 2013 Alejandra Brizio, directora general de SOLOiO, marca de referencia en cuanto a complementos. “El hombre es el gran olvidado de la moda en España” compartía con Fondo de Armario. “El hombre empieza a conocer, a discernir calidades. Antes se limitaban a asocial caro con bueno y barato con malo. Ahora entiende más de tejidos, de terminaciones, y son capaces de asumir que existen propuesta de calidad más alta y precio barato”. Se hacía necesario un cambio de visión, una labor didáctica tanto por parte de los medios como de las firmas de moda. Baste rescatar las palabras del diseñador Antonio Azzuolo en este blog en octubre pasado, en que decía que “todavía vivimos en unos tiempos bastante conservadores. Quizás sería de agradecer una revolución definitiva en la moda masculina”. Y yo asumí el reto.

Hemos analizado las claves de este vasto sector que es la moda. Hemos visto antiguas firmas redefinirse con jóvenes directores creativos, como el caso de Carven de la mano de un flamante diseñador que apasionaba a una nueva generación de consumidores, Guillaume Henry, y que me daba como titular al respecto en 2011 que “una firma antigua puede ser increíblemente moderna”. Y aquí hemos visto nacer y crecer diseñadores y firmas que hoy por hoy son todo un referente del menswear patrio como García Madrid. “Por el momento lo llevo lento pero seguro, teniendo claro donde estoy y donde quiero llegar” me contaba Manuel García en julio de 2010. “La colección se va afianzando y el número de clientes va creciendo cada vez más, pero aún queda mucho que hacer y trabajar, esto es un sin vivir”. Y fijaos, hoy por hoy cuenta con dos tiendas y un outlet en Madrid y otro establecimiento en Chile. Para mí García Madrid ha sido una de mis apuestas ganadoras en este tiempo.

Pero también me precio de haber sido un grano en el culo de la moda española (y la moda en general como farándula), negándome a ser complaciente, mostrando sus debilidades y sus potencialidades (y aplaudiendo sus aciertos, por supuesto). Le doy las gracias a los diseñadores que han compartido sus inquietudes y preocupación conmigo sobre el devenir del sector, como el gran Josep Abril, que en mayo pasado me decía que aquello que los críticos de moda cacareábamos como ‘estilo mediterráneo’ “nunca ha existido, ni en el menswear catalán ni en el español, (no me refiero al low cost) ni en periodos florecientes ni en periodos de crisis. Siempre que ha parecido lo contrario ha sido un espejismo. Este creo que es el gran punto a resolver. ¿Por qué no nos creemos a nosotros mismos? El hecho de que los referentes mundiales sobre nuestra ‘moda’ sean marcas de producto low cost y copiado… habla por si solo”. O el no menos grande Boris Bidjan Saberi que en 2013 decía que “la moda es comunicación. Pero a mí no me interesa el significado de ‘moda’ en si mismo. Estoy más interesado en la actitud y el estilo de las personas. Es algo que nace de dentro”. Adolfo Dominguez también se abrió a este blog y compartió su visión de esta industria. Cuando le pregunté si creía que la prensa castigaba a los diseñadores que les salían las cuentas, me dio un rotundo “sí, nos tildan de moda ‘comercial’. Pero eso no es un demérito, es que no hay otra. Si eres un artista te puedes dedicar a no vender. Van Gogh sólo vendió un cuadro en su vida. Pero un diseñador tiene que vender. Está claro que esta es una actividad con un alto componente artístico pero sobre todo es una actividad económica”. El titular de aquella entrevista es una premisa a nunca perder de vista: “Si solo sales en prensa y no vendes tu trabajo se convierte en una cosa fatua” decía el gallego. Por su parte Dirk Schönberger, director creativo de la adidas Sport Style Division, entró al trapo en 2011 y preconizando otro modelo de moda donde la personalidad del diseñador no eclipsaría el valor del producto: “Los diseñadores estrella serán siempre importante para una marca. Pero hoy por hoy los consumidores son más conscientes y sensibles respecto a la imagen y la comunicación que la marca o el diseñador implica. Creo que Galliano es un gran diseñador, pero hay una nueva generación arribando que es mucho menos teatral y mucho más realista. Creo que la provocación y la extravagancia por si solas no te hacen un buen diseñador”.

A todos ellos, a los que han hecho posible los contenidos de este blog en estos siete años: ¡GRACIAS! Mil gracias por dejarme acercarme a vuestro universo, por permitirme compartir vuestro camino, y por haber sido una fuente de aprendizaje sin límite. Y, por supuesto, otras mil gracias a mis lectores, por estar ahí.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , ,

Deja tu comentario