Blogs

¿Cárdigan? Sí, pero con manual de instrucciones.

101735.jpg

Cárdigan azul de lana gruesa de Patch. 64,90 euros. 

Cuando llega este tiempo he de confesar que me tira mucho el cárdigan. Pero claro, yo es que siempre he sido muy ‘viejecito’ vistiendo. La magia de estos radica en su inevitable sabor retro, sobre todo cuando hablamos de los de lana más gruesa. Seguro que es la prenda favorita de tu padre o de tu abuelo cuando refresca, y eso hace que en ti se cree cierto rechazo a la hora de usarlo. Pero como en todo, es sólo una cuestión de encontrar la actitud adecuada. Os ofrezco 10 consejos para vestir cárdigan y que no os terminen cediéndo el asiento en el transporte público:

 

  1. No lo uses para vestir formal. NUNCA. NUNCA. NUNCA. Al llevar el cárdigan debe dar la sensación de que has tirado de lo que tenías más a mano para protegerte del frío.
  2. Llévalo abierto. Si lo abotonas corres el riesgo de crear el ‘Efecto Abuelo’ que tanto te preocupa.
  3. Es perfecto o para llevar con chinos o vaqueros, le da un toque más de ‘improvisación’.
  4. La camisa mejor por fuera del pantalón, así acentuamos ese toque de despreocupación.
  5. No te repeines. ¿Hay algo más repelente que un tío repeinado con cárdigan?
  6.  Si lo combinas con jersey, que este sea de cuello alto y contraste decisivamente con el cárdigan en color o motivos.
  7. Si el cárdigan es de lana fina siempre se puede usar debajo del blazer, como sustitutivo del chaleco, acentuando el espíritu retro de tu estilismo.
  8. Si lo llevas con chaqueta encima, abotónalo y compleméntalo con corbata (de lana) o pajarita (pequeña).
  9. Si no hace tanto frio puedes remangarte los puños la camisa por encima del cárdigan, pero nunca por encima del codo.
  10. Si no te sientes seguro… no lo lleves.
Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Deja tu comentario