Blogs

Un abrigo para no jugársela.

Un abrigo es una cosa seria. Antes se tenía uno en el armario porque comprarlo significaba un desembolso importante, era una inversión a largo plazo. Pero hoy encontramos abrigos fantásticos a precios muy muy muy asequibles. Aun así, hay que tener en cuenta ciertas características de esta prenda para que no termine siendo una pieza olvidada en el armario una vez pase el furor de la tendencia bajo cuya influencia te lo compraste.

Lo más aconsejable es decantarse por piezas atemporales y de estilo básico, para asegurarte de que lo podrás llevar siempre y con todo. Fíjate en el tejido, que sea de calidad, que abrigue (que es la razón de ser de un abrigo) y que se prometa duradero. Muy importante el tema de forros. Muchas veces abrigos aún impecables por fuera terminan en la basura porque sus forros terminan destrozados de la brega diaria.

El corte también es importantísimo. Si te dejas seducir por las tendencias oversize o ultra ajustada terminarás viendo como tu abrigo deja de parecerte adecuado en pocos meses. Mejor optar por un patronaje clásico, ajustado al cuerpo pero lo suficientemente ancho para que resulte cómodo y puedas llevar otras prendas de abrigo bajo ello. En cuanto al largo pasa lo mismo: tanto los ultralargos (demasiado formales) como los ultracortos (que no terminan de ser propiamente un abrigo) terminarán pasando de moda, mientras que un largo justo por encima de la rodilla será cómodo y versátil. ¿Y qué decir del color? El azul marino siempre es la apuesta más segura y fiable, porque servirá para toda ocasión que se te presente.

edmmond.jpg

Abrigo de corte clásico azul marino de Edmmond. 298 euros.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Deja tu comentario