Blogs

Gillette Fusion Proshield. Una nueva dimensión para el afeitado.

Hoy comenzamos una serie de reseñas sobre productos de afeitado. Es lunes y nos apetece empezar la semana con nuestra mejor cara. Así, semana a semana, lunes a lunes, iremos repasando las novedades que las principales marcas dedicadas al rasurado masculino nos ofrecen. Empezamos con un clásico indiscutible: Gillette.

Uno que tiene ya su edad, y lleva más de media vida afeitándose, ha adquirido vicios poco recomendables en el ritual del afeitado, derivados de la pereza, del escepticismo o la tacañería. Desde hace años llevo comprando las maquinillas más baratas (marca blanca) que encontraba en el super, instalado en el convencimiento de que al final, más o menos cuchillas, más o menos tecnología aplicada, poca diferencia marca, porque en una piel sensible con el vello repleto de remolinos (que exige varias pasadas en diferentes direcciones para un adecuado rasurado) el resultado, sea cual sea la maquinilla que se emplee, es un rostro enrojecido, tirante, ensangrentado y con posterior descamación. Pues la nueva Gillette Fusion Proshield me ha hecho lamentarme de los años de sufrimiento vividos sin necesidad, porque una buena maquinilla sí que marca la diferencia.

gillette.jpg

Maquinilla Fusion Proshield de Gillette de 5 hojas. 9,95 euros (precio recomendado).

Dos pasadas. Tan sólo dos pasadas, una en cada sentido, me han bastado para tener la mejilla suave como hacía tiempo no me la veía. Así que puedo afirmar que la diferencia entre un cabezal de dos hojas y esta de cinco es sustancial, ya que el Centro de Innovación Gillette de Reading, Inglaterra, hizo una investigación que duró cuatro años y que entre sus conclusiones resalta que durante el afeitado, los hombres efectúan una media de 170 pasadas con su maquinilla, de las que el 70% son re-pasadas en zonas ya desprotegidas puesto que el gel o espuma de afeitar ha quedado prácticamente eliminado en la pasada inicial. Lo corroboro, porque soy de los que, si me descuido, pongo al descubierto el músculo de tanto repasar. Precisamente de esa investigación, y de buscar soluciones a los problemas del afeitado puestas de manifiesto en ellas, nació la Fusión Proshield.

Cabría pensar que una pasada de un cabezal de cinco hojas equivale a 2’5 pasadas de una maquinilla de dos hojas, pero no es así, porque por la misma dinámica de la piel, de elevación y depresión al pasar la cuchilla, hace posible un afeitado más intenso, pero con muchísimos menos efectos adversos. Mi experiencia es: Cero irritación. Algo a lo que contribuye que esta nueva máquina incorpora una doble banda lubricante, con diferentes velocidades de liberación para una distribución óptima, antes y después de las hojas, que redunda en un afeitado más cómodo que reduce la irritación y la sensación de quemazón. También tiene mucho que ver la adaptación máxima que proporciona el mango Flexball, gracias al cabezal pivotante que hace accesible todos los recovecos de la cara en una misma pasada.

Además quiero destacar una característica muy útil. ¿No os pasa que cuando la patilla va creciendo tratáis de recomponerla recortándola con la maquinilla y al final os sale muy desigual, amén de que el pelo más largo os embota las cuchillas? Pues la Fusion Proshield incorpora un recortador en la parte superior del cabezal para definir los contornos y las patillas. Consejo: el recortador se usa antes del afeitado para delimitar hasta donde debes llegar.

gillette-2.jpg

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , ,

Deja tu comentario