Blogs

Archivo de la categoría ‘Entrevistas’

José María Mosquera, CEO de Elephant & Castle: “El reto está en resultar cercano a tus clientes y transmitir la valía de tener un buen reloj para toda la vida”

Mircoles, 22 Junio 2016

En muy poco tiempo, desde que se creara en el verano de 2013, la firma de complementos española Elephant & Castle se ha hecho muy popular. Su producto estrella son los relojes, que irrumpieron en escena como algo novedoso gracias a cuatro componentes diferenciados: esferas con diseños sencillos, un sistema de intercambio de correas muy fácil y cómodo llamado Click & Switch, correas fabricadas con pieles de primera calidad en Ubrique (Cádiz) y movimiento de diseño suizo (Swiss Ronda 762). Hoy hablamos con José María Mosquera (en la foto), CEO de Elephant & Castle, para conocer mejor a esta firma emergente.

dsc_0282.jpg

¿En qué momento, bajo qué circunstancias y qué resortes, te planteas ser un emprendedor? Elephant & Castle surgió de una idea originaria cuya premisa era (y sigue siendo) la de ofrecer un reloj clásico de alta calidad, customizable y a un precio asequible; conscientes de que en el año 2013, cuando nació la marca, nos encontrábamos inmersos en un contexto de crisis económica en el que la gente no quería hacer grandes desembolsos a la hora de comprar accesorios de moda. Son en los momentos más difíciles cuando afloran las nuevas ideas y quizás eso sea lo que ocurrió en nuestro caso. Conscientes de ello, nos pusimos manos a la obra, contactamos con proveedores, modelizamos nuestro plan de negocio y unos meses más tarde ya teníamos el producto que queríamos y pudimos ofrecer a nuestros clientes la posibilidad de tener cientos de modelos de reloj diferentes tan solo adquiriendo una esfera y cambiándole la correa con el sencillo sistema al que hemos llamado Click & Switch y que no requiere el uso de herramientas adicionales.

¿Exactamente cuál fue el nicho de mercado que intentasteis cubrir con el lanzamiento de Elephant & Castle? En un comienzo lanzamos los relojes pensando en las personas jóvenes y dinámicas que no se conforman con todo y buscan calidad, además de buen precio, de edades comprendidas entre los 20 y los 30 años. No obstante, pronto nos dimos cuenta que el espectro de nuestros clientes es mucho más amplio y que llevan un Elephant & Castle desde un estudiante hasta una mujer que va a trabajar todos los días. Por este motivo, hemos ido desarrollado nuestro producto hasta tener casi diez colecciones de correas totalmente diferentes conscientes de que no hay dos personas iguales y cada una tiene hábitos distintos. Los más clásicos pueden ponerse una de nuestras correas de piel, hechas de un modo artesano en nuestros talleres de Ubrique (Cádiz), una colección más sport que es la de Nylon y que muchas personas utilizan tanto para hacer deporte como para ir a la oficina o las colecciones de Neon, que brillan en la oscuridad, para los que prefieren comodidad en ambientes más relajados e informales.

Cuando se pasa del plan de negocios a la práctica, siempre hay un choque (para bien o para mal) con la realidad. ¿Cómo fue ese paso en vuestro caso? ¿De qué forma afecto la realidad del mercado al desarrollo previsto de vuestro proyecto? En el caso de Elephant & Castle el paso del papel a la práctica fue impactante pero de un modo positivo. En nuestro primer business plan previmos vender unos 500 relojes en dos meses. Este fue el primer pedido que hicimos con el objetivo de ver cómo funcionaban en el mercado y el feedback con nuestros clientes. Sin embargo, al lanzar la marca en Navidad los relojes tuvieron una gran acogida y superamos nuestras expectativas llegando a vender más de 1.000 relojes en el primer mes.

¿Cuál crees que el principal reto del sector relojero-moda hoy por hoy? Transmitir el valor que tiene un buen reloj. Actualmente, la tendencia en el mundo de la moda y los complementos nos lleva a estar renovando el armario continuamente. Las grandes marcas de relojería tienen como reto, por un lado, resultar accesibles y cercanas a sus clientes y, por el otro, lograr transmitir la valía de tener un buen reloj para toda la vida. Un buen reloj no es un gasto, es una inversión que queda para toda la vida.

¿En el modelo de negocio de Elephant & Castle qué aspecto te parece más decisivo (distribución, diseño, marketing, búsqueda de proveedores…)? A los cuatro anteriores yo les añadiría el producto y la apuesta por la calidad y la cercana relación con nuestros clientes. Desde un momento inicial hemos cuidado mucho estas 6 premisas y construido la marca alrededor de ellas debido a su importancia. En lo referente a la relación cercana con nuestros clientes hemos querido dar la importancia que se merece a la comunicación de la marca y los valores que tenemos. Al haberla creado gente joven y sin ataduras hemos querido ser también cercanos y accesibles, y las redes sociales nos han ayudado a ello. La venta directa en los distintos pop ups que hemos ido, la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid, Barcelona en las Alturas o en el Hípico de Soto Grande. La apertura de nuestra primera tienda oficial en Madrid, de diseño vanguardista y sencillo, que evoca a la simplicidad de nuestros diseños, entendida como menos es más, nos ayuda también a poder mantener viva la relación directa y cercana con nuestros clientes, atendiéndolos y asesorándolos personalmente por la gente que trabaja en Elephant & Castle.

¿Es hoy posible desarrollar una marca sin tener en cuenta las nuevas tecnologías y las redes sociales? La impresionante evolución que ha tenido la tecnología en los últimos años, permitiendo que nos comuniquemos e interactuemos desde dispositivos móviles y sobre todo en lo referente al e-commerce ha supuesto un cambio de 180 grados en las formas en que los clientes, ahora usuarios, y las empresas interactúan. Este cambio, apoyado del auge de las redes sociales, genera oportunidades para todas las marcas nuevas: darse a conocer ahora es más fácil que nunca y el coste al que lo haces puede llegar a ser cero. En nuestro caso, las redes sociales son un pilar muy importante tanto en la relación directa con nuestros clientes como de promoción de la marca.

¿Hacia dónde queréis desarrollar vuestra firma? Desde sus orígenes Elephant & Castle creció de ofrecer tan solo 12 propuestas de relojes a más de 600 actualmente. El hecho de poder personalizar el reloj nos ha servido para posicionar Elephant & Castle también como una firma de moda y por eso hemos ampliado la gama a nuevos productos como son los tarjeteros hechos con piel de napa, los bañadores y los cordones de gafas, tenemos más de 35 modelos diferentes. Estamos haciendo una inversión muy fuerte en mantener siempre actualizada nuestra página web y en ofrecer productos nuevos que lanzamos por temporadas. En otoño queremos lanzar una marca nueva que seguro dará mucho que hablar durante el invierno y poco a poco ir consolidándonos como una marca de moda española, cercana y de calidad.

Le pedimos a José María que nos proponga una de las combinaciones de esfera y correa que más le guste:

silver-arctic-cork.jpg

Reloj Elephant & Castle, maquinaria Swiss Roda 762, caja y esfera en acero inoxidable, resistencia al agua a 5ATM, correa de corcho. 99 euros.

DASTON, una nueva generación Made in Spain

Lunes, 6 Junio 2016

Me apasiona el despertar de la moda masculina que estamos viviendo en España de la mano de los jóvenes emprendedores que lanzan pequeñas firmas que enriquecen enormemente el panorama. Ojalá diéramos con la fórmula para vertebrar toda esa energía y buenas ideas. En Fondo de Armario queremos presentaros una nueva firma de calzado madrileña, DASTON, que busca ofrecer una producto de calidad y exclusivo, a la vez que moderno, elegante y de masculinidad sin ambages. Hablamos con sus creadores: Christian Huergo San José y Alberto de Prado.

daston-1.jpg

¿Quiénes estáis detrás de DASTON? Somos una pareja de dos chicos asturianos que nos conocimos hace ya 8 años, en nuestra época universitaria a través de Tuenti, guardamos muy buen recuerdo de aquellos años, son únicos para cualquier estudiante.

¿Cuándo y cómo os lanzáis a esta aventura empresarial? A ambos nos encanta viajar, pero viajar viviendo de verdad los países y ciudades que visitamos. Para nosotros es una de nuestras grandes pasiones. En uno de nuestros viajes a París, cuando callejeábamos por Le Marais nos dimos cuenta de la gran cantidad de firmas emergentes que había en Francia, ¡nos sorprendimos! En España el sector moda se lo reparten unos pocos y es muy poco dinámico. El gusto de los franceses por el diseño y la presentación exquisita es algo que palpable en casi cualquier firma, es algo que cuesta ver en España. Pero la mayor sorpresa fue ver como gran parte de los productos tenían el sello made in Spain. Sinceramente, nos dio mucha lástima, en España hay mucho talento tirado a la basura.

A partir de aquí empezamos a buscar información de lo que podía ser un proyecto apasionante, DASTON que empieza hace un año.

¿Qué es lo más complicado de poner en pie un proyecto como este? Realmente hay muchas cosas complicadas en un proyecto de este tipo. Ganarse la confianza y reconocimiento como marca es claramente uno de los principales desafíos que nos hemos encontrado, sobre todo contando con unos recursos financieros tan limitados.

¿Cómo se explica que España no tenga apenas firmas de calzado masculino de prestigio internacional cuando tantas otras firmas de lujo internacionales producen aquí? Eso es lo que nosotros nos preguntábamos en Le Marais… La verdad que nos hemos dado cuenta de las debilidades de la industria española, hay muchas ineficiencias en la manera en la que trabajamos, somos poco prácticos. Recuerdo mis compañeros suizos de master cuando se quejaban de nuestra forma de trabajar, somos muy caóticos y perdemos el tiempo con tareas que no tienen retorno, que no generan realmente valor alguno. Aunque de boquilla valoramos muy positivamente el diseño y producción española, seguimos pensando que lo bueno viene siempre de fuera. “¡Qué inventen ellos!”, que decía Unamuno.

daston-2.jpg

El modelo SO GROPIUS BURGUNDY, es una actualización de los tradicionales mocasines. Suela en goma blanca y piel de la más alta calidad en granate. 149 euros. 

Así que DASTON se diseña en España. ¿Cómo lo hacéis? ¿Quién diseña? Los diseños los hemos hecho los fundadores de la firma en España, queríamos que fuesen productos muy nuestros, muy DASTON, tenemos gustos bastante diferentes pero unidos por un rasgo claro, la calidad y la exclusividad, nos gustan los productos únicos y diferentes.

Y la producción también nacional, ¿no? Nos parece también muy importante el saber que aquellos que producen nuestros diseños tienen una vida digna y que pueden permitirse tener su fin de semana y sus vacaciones. Las condiciones de trabajadores en países del tercer mundo son una vergüenza para esta industria o al menos deberían serlo….

Habladme de calidades. ¿Qué materiales estáis empleando? Los diseños siempre se fabrican en piel de la mayor calidad española e italiana, es algo que hace el producto mucho más flexible y adaptable, siendo mucho más cómodo para llevarlo todo el día.

¿Qué aporta Daston al panorama del calzado? Somos una firma con una clara vocación internacional que ofrece diseños exclusivos para gente que disfruta no solo del calzado sino de todo lo que representa la firma. DASTON aúna diseños únicos con un rasgo común, lo que llamamos el luxurious DASTON cover, todos nuestros diseños son forrados en su interior en piel color púrpura, un color tradicionalmente vinculado con el poder del hombre, en la Antigua Roma, sólo algunos privilegiados podían llevar vestimentas de este color. También los diseños llevan el nombre de nuestros arquitectos favoritos, la arquitectura es otra de nuestras pasiones, los arquitectos siempre han sido los constructores del mundo.

daston-3.jpg

El modelo SO GEHRY WARRIOR, es una edición limitada diseñada en piel y serraje, con piel en un exclusivo estampado camuflaje. 189 euros. 

¿Cuáles son vuestro target y mercados objetivo? Nos dirigimos a un público adulto con un nivel cultural que le haga sentirse cómodo en este universo. Creemos que la cuestión cultural puede más que la económica en el apego hacia DASTON.

¿Dónde está funcionando mejor la firma? Es curioso pero nuestro público es de fuera de España, tenemos público en países emergentes hispanoamericanos, Francia, Italia y también en países árabes.

¿Qué esperáis en el medio/largo plazo de DASTON? Será una firma reconocida en el sector de la moda exclusiva. Es una firma con mucha vida, tenemos unas ideas impresionantes que esperamos poder llevar a cabo, sin duda van a sorprender…

¿Sólo apostáis por el canal de venta on-line o estáis pensando en apostar por colocar la colección en retailers físicos? Actualmente solo vendemos en online y estamos buscando retailers físicos, pero queremos que la filosofía del local vaya en consonancia con DASTON. No queremos eliminar el aura que acompaña a la marca.

¿Con qué periodicidad lanzaréis nuevos modelos? El objetivo es no tener colecciones estacionales. Queremos diseñar modelos y lanzarlos progresivamente o incluso colecciones cápsula en momentos puntuales del año.

Nº8, o la puesta en valor del dandy del siglo XIX

Jueves, 18 Febrero 2016

8-4.jpg

Conocí a Demetrio de la Torre hace ya bastantes años. Yo colaboraba puntualmente con Diario de Sevilla y él, si la memoria no me falla, trabajaba en Diario de Cádiz, ambas cabeceras de Grupo Joly. Ya no llego a recordar cómo nos pusimos en contacto, pero desde entonces, de una forma u otra, no le he perdido la pista. Su última aventura junto a Alberto de Santiago me ha sorprendido gratamente: Nº8, una revisión de la sastrería clásica más romántica que tiene por leitmotiv “Olvídate de otro aburrido traje azul. Hecho en España para un gentleman contemporáneo”. Una nueva y fresca apuesta producida íntegramente en España, concretamente en un pequeño taller de la sierra de Madrid, que centra su estrategia de comercialización en el canal online, pero que cuenta con el apoyo de un showroom donde exponen sus piezas y tratan de lanzar las ventas para multimarcas que ya mostrado interés por sus próximas colecciones.

¿Cómo nace Nº8? Nace del paso de los años y de la madurez en el desarrollo de un estilo propio. Cuando nos conocimos nos dimos cuenta que teníamos un lenguaje común en nuestra forma de vestir; más adelante pasamos a compartir ropa, comprando una única pieza de cada prenda, la mayoría de ellas de señora. Y el siguiente paso natural en nuestra evolución estilística, tanto individual como de pareja, unida a la pasión que ambos tenemos por la esencia y el ADN del dresscode del gentleman clásico nos llevó a la necesidad de crear nuestras propias prendas, dándoles el twist de tendencia que no encontrábamos en la ropa masculina. Así nace Nº8. De la necesidad, por ejemplo, de buscar un blazer-batín o una camisa pijama de seda maravillosa y no encontrarla.

¿Qué hueco o demanda viene a saciar Nº8? Somos conscientes de las dificultades que entraña desarrollar un proyecto como el nuestro en la sociedad de la hipercomunicación e hiperconsumo en la que vivimos hoy, donde los hábitos de compra son cada vez más efímeros, y conscientes también del gran reto que tenemos por delante para que nuestro proyecto llegue a puerto, porque los recursos que podemos destinar a dar luz a la firma son limitados. A pesar de ello, la gran motivación que nos llevó a desarrollar Nº8 era cubrir un nicho de mercado aún no del todo explotado en el mundo de la moda masculina, que pasa por la idea de desarrollar prendas del gentleman clásico (muchas de ellas habituales en tiempos pasados pero hoy casi impensables) con acabado de sastrería, por tanto hechas a mano y en España, pero con un diseño que la más venerada de las sastrerías nunca se atrevería a desarrollar. Y además por menos dinero. En definitiva queremos aportar el toque de tendencia de firmas más comerciales pero con el saber hacer de un auténtico atelier-bespoke y con un precio-medio que se sitúa de camino entre ambas conceptos de producto.

8-1.jpg

¿Cómo organizáis el tema de producción? Los flujos comerciales actuales, donde el made in China aparece en las manufacturas de las firmas internacionales más reputadas, han forzado el surgimiento de un nuevo cliente que valora la calidad y el saber hacer de la producción de antaño y que además apuesta por retroalimentar a productores locales, independientemente de su área de influencia o mercado, como vía de revelarse contra un sistema de consumo que ha llevado a la pérdida de cientos de pequeños negocios a favor de las grandes cadenas de producción de moda. Por tanto el primer punto de partida cuando concebimos el proyecto fue precisamente la idea de que hiciéramos lo que hiciéramos, tenía que ser fabricado en España. A partir de ahí iniciamos una búsqueda de proveedores y fabricantes que nunca terminó de completar nuestras expectativas desde el punto de vista de la producción, y entonces tuvimos claro que, al igual que la esencia creativa del proyecto liderada por Alberto era una vuelta a la etiqueta de los caballeros de ayer, y nuestras referencias constantes estaban en la sastrería, la confección de las piezas tenía que ser íntegramente a mano. Con esto claro, dimos con el taller perfecto y las manos perfectas para materializar un producto, el de Nº8, en el que cada pieza, cada detalle, cada ribete se cose íntegramente a mano en nuestro atelier de la sierra de Madrid. Con una producción íntegramente por encargo, con un tiempo de entrega de entre 7 y 10 días, en función de la complejidad de la pieza o el número de piezas encargadas. De momento estamos llegando a todos los pedidos, más adelante si las ventas crecen tendremos que plantearnos aumentar la familia del atelier y contar con más personal. En contraste con esto, el producto no se hace a la medida del cliente si no que se vende por tallas y vía online. Todo este sistema de producción y canal de venta vuelve a reivindicar esa sinergia entre el ayer y el hoy que expresa Nº8. Es decir, hecho a mano pero con tallas, producido por encargo pero no a medida. Es una miscelánea de las formas de producir de ayer y hoy que hacen que el proyecto pueda ser más sostenible y económicamente más competente, de ahí la línea de precios. Además admiramos y respetamos profundamente el trabajo de las sastrerías de toda la vida, y creemos que para hacer trajes increíbles a medida, ya están ellos.

¿Qué esperáis en el futuro para esta nueva firma, hacia dónde queréis ir? El futuro más inmediato pasa por consolidar la firma en España, consiguiendo una cartera de clientes con estilo único que aprecien los productos únicos y que se atrevan a darle un toque de poesía a sus looks, ya sea usando nuestra camisa con lazada (la ‘Camisa Beau’) o ciñendo al talle de su chaleco un cinturón. Más adelante queremos dar el salto internacional, porque estamos convencidos de que se trata de un producto que mercados como el Europeo, el americano, y por supuesto el asiático, van a valorar mucho, especialmente por su diseño y calidad. Y el mayor sueño es que las piezas, especialmente las camisas, lleguen a ser unisex, es decir que no estén concebidas para el hombre ni para la mujer, si no que la identidad se la dé el sexo del portador que las lleve.

8-2.jpg

¿Cuáles son los aspectos más complicados de buscar el encaje de una firma como Nº8 en el panorama comercial actual? Como comentábamos en líneas anteriores, este proyecto para nosotros es mágico y ambicioso, pero no pretencioso, es decir, sabemos que es muy complicado lanzar una firma con poco presupuesto en un mercado saturado de firmas de moda con cinco veces más capacidad de logística e inserción en el mercado que nosotros, a pesar de ello nuestra convicción para con el producto es total y nuestro compromiso también lo es. Creemos mucho el proyecto y estamos convencidos que en no tanto tiempo encontraremos personas que, al igual que nosotros, empiecen a valorar nuestro saber hacer, nuestros diseños y nuestras calidades.

¿A qué tipo de hombre se dirige esta firma? A todos y a ninguno. De hecho aunque defendemos el vestir del gentleman clásico y del hombre de ayer, nos dirigimos a hombres y mujeres de igual forma. Hasta llegar aquí, nos comprábamos pantalones de doble pinza de señora altísimos de talle que no encontrábamos en líneas de caballero y nunca nadie pensó que podían ser de señora. Y a la inversa con respecto a las mujeres el universo del vestir masculino. Por eso nos dirigimos a personas a las que les conmueva el producto y el diseño independientemente del sexo que tengan, como comentábamos, queremos que la identidad venga dada por el portador no por la concepción a priori de la prenda. A pesar de ello, de cara a la primera colección, y conscientes de que tenemos que posicionarnos en el mercado para no despistar al cliente que nos está empezando a conocer, este primera colección-cápsula de presentación la hemos realizado con un modelo masculino y va dirigida a hombres que, como nosotros, viven su vida a través de la moda y que buscan piezas especiales que reflejen su identidad.

8-3.jpg

¿Creéis necesario que el hombre recupere cierto sentido poético al vestir? La poesía, la teatralidad, el drama son elementos ligados al vestir de hombres y mujeres a lo largo del tiempo que hoy tienen menos fuerza que nunca. En plena era de la funcionalidad y las zapatillas de deporte 24/7, creemos que nada es más divertido que llevar un denim, un jersey de cashmere y de repente una camisa pijama en popelín de algodón. Esa es nuestra esencia, y en esas piezas que rompen los convencionalismos o lo previsible es donde encontramos poesía en la moda hoy.

¿En qué detalles tratáis de marcar la diferencia o poner vuestro sello personal? El proyecto es tan personal y tiene tanto de nuestro ADN propio, individual y de pareja, que cada detalle de cada pieza, desde un botón a un ribete es especial. En esta colección-cápsula de presentación, queríamos hacer algo muy suave, muy sutil, a modo de declaración de intenciones por lo que nos decidimos por emplear únicamente dos colores: el azul marino y el verde. Bien, pues cada detalle de cada pieza contrasta con el exterior de la misma. Las piezas verdes llevan detalles azules y a la inversa. Por no mencionar el forro, un elemento que a simple vista no aprecias pero que dota de un preciosismo a cada prenda que te conquista. En esta primera colección los forros son de flores Liberty y resultan tan apetecibles que no hemos dudado en ponernos, por ejemplo, el ‘Chaleco Hubert’ del revés. Es en las pequeñas cosas, en los pequeños detalles, como añadir un cinturón al talle de un blazer de esmoquin, donde Nº 8 es muy rica.

Les Chausseurs, la nueva meca del calzado con estilo

Jueves, 14 Enero 2016

chaussures-3.jpg

Conozco y sigo el trabajo de Lambert Perera desde hace tiempo. Creo que ya os hablé de su antigua firma de accesorios BaronBaronne, un proyecto que se mantuvo vivo hasta 2011. Firmemente creo que Lambert es uno de los expertos en accesorios (y concretamente de zapatos) más preclaros del momento, y una vez más lo corrobora su nuevo proyecto: Les Chausseurs, una empresa que diseña, fabrica y distribuye marcas de calzado para él y para ella, con factura 100% española, y que cuenta ya con distribución en 12 países. La marca dedicada al hombre es Maison Honoré, pensada para el dandi contemporáneo con necesidades reales pero que no renuncia al estilo. Un calzado que se diseña en Barcelona y se produce en Almansa. “Maison Honore es una marca de zapatos para hombre activo, urbanita, moderno, con un estilo tanto sport como elegante” me explica Lambert. “Hacemos de la talla 38 a la 51, que es precisamente el aspecto que nos diferencia, ya que es difícil encontrar diseños atractivos tanto para tallas pequeñas como grandes, y esta es una clientela que está cada vez más en auge”.

Si bien es un calzado que aunque parte del clasicismo y los cánones más ortodoxos, cada modelo tiene un giro moderno y vanguardista. “El calzado masculino no permite experimentar tanto en los colores y volúmenes como para la mujer, pero sí que lo permite a nivel de técnicas y materiales. El hombre arriesga menos pero busca detalles. Está aburrido de todo lo que hay en el mercado por lo que busca modelos que los zapatos tengan detalles sutiles pero que se adapten a su estilo y su idea de vestir”. La calidad es el compromiso irrenunciable, por eso la apuesta por el ‘Made in Spain’ en cuanto a producción. “Nuestro calzado está fabricado en Almansa. Nuestra fábrica ya trabaja desde hace más de 50 años el zapato masculino de calidad. Nuestro calzado está fabricado con piel de vacuno para exterior e interior. Nuestra piel proviene de España o Italia”.

chaussures-1.jpg

Recientemente han inaugurado tienda en Barcelona, prepara una expansión a Seúl, Corea del Sur. “La idea de abrir tienda física surgió hace unos meses, ya que teníamos el proyecto de abrir tienda en Corea con un socio ahí. De ahí viene la idea de crear una zapatería multimarca y con la idea de ‘pronto moda’ en zapatería”. La tienda de la calle Martínez de la Rosa, 67, en pleno corazón del Barrio de Gracia, es el resultado de un trabajo conjunto de la marca dirigida por Lambert Perera y María Noel Reyes, que se ha encargado de la decoración y las compras de la tienda. “El diseño de la tienda lo ha llevado sobretodo María, que es quien lleva también el proyecto de las franquicias en Corea para el año que viene. La dificultad ha sido encajar toda la idea en un espacio como el nuestro, que es pequeño. Ha tenido que trabajar la idea de tener varias colecciones muy diferentes en tan poco espacio y que esto quedara claro y visible. Otra de las tareas más complicadas ha sido mostrar los diferentes universos de Les Chausseurs (hombre, mujer clásico, mujer trendy) en un espacio tan pequeño y sobretodo la iluminación para que la tienda tuviera una bienvenida cálida”. Allí se encuentran la línea de zapatos de Les Chausseurs para mujer, la marca Mus&Roew, que liquida sus últimos productos, y Maison Honoré para hombre, como también otras marcas: Shevitza (foulards), Sammy Icon (calcetines para él y para ella), Banoa (marca de decoración de San Sebastián) y la francesa Perrin (cordones), amén de otros productos como revistas y algún que otro complemento. 

chaussures-2.jpg

Etnia Barcelona apuesta por las monturas de sabor vintage

Lunes, 14 Diciembre 2015

Es sorprendente como una marca de gafas de Barcelona se ha hecho un nombre a nivel internacional. Etnia Barcelona es una firma con una clara vocación exportadora, suponiendo en su balance alrededor del 90% de la facturación la realizada fuera del mercado local, destacando países como Francia, Alemania e Italia como sus principales mercados de Europa por volumen de ventas. En Norteamérica (USA Y Canadá) operan desde filiales de capital 100% propio, y desde el pasado febrero de 2014 tiene todas las acciones de nuestra filial en Hong Kong, siendo la próxima etapa de implementación su presencia en Latinoamérica. Esto se traduce en términos de empleo en un total de 300 trabajadores repartidos entre su sede central de Barcelona y sus filiales de Hong Kong y América.

etniabarcelona_vintage_kreuzberg_02.jpg

En muchos aspectos la realidad de la evolución de Etnia Barcelona ha superado con creces las expectativas de su creador, David Pellicer. Cuando lanzó esta firma en 2003 con tan solo con 23 años, poco podía imaginar que en 2014 estaría vendiendo 650.000 monturas al año. “Cuando empezamos sabíamos que queríamos estar relacionados con el mundo del arte, pero no creíamos llegar a alcanzar para nuestras colaboraciones a artistas de talla mundial o casi mitos como Araki, Klein o Basquiat. También sabíamos que queríamos aprender del retail pero nunca nos imaginamos estar metidos en un proyecto flagship con un edificio en el corazón de Barcelona. Y también queríamos crear gafas de calidad pero poco nos imaginábamos que acabaríamos trabajando con los mejores materiales del mundo”.

Algo deben tener que estar haciendo bien para que el grupo francés Kering les levantara a Amandine Perrier, la que era su directora comercial de la región Europa, Oriente Medio y África, y la pusiera al frente de su negocio óptico en España. Etnia es un ‘David’ que no solo le ha pegado una buena pedrada a ‘Goliat’, haciéndose un lugar propio y posicionándose frente a las megaestructuras publicitarias y de marketing de los gigantes del sector. “La creatividad siempre la hemos entendido como el medio para alcanzar notoriedad de marca sin tener los recursos de los monstruos. La originalidad nos ha abierto muchas puertas. El hecho de que contemos historias potentes y auténticas también, pero sin duda no es fácil competir con marcas que te pueden forrar de publicidad una ciudad entera. Y ya no solo con ellas, sino que el sector esta hiperfragmentado y cada día nacen tres competidores nuevos… Aun así internamente siempre decimos que la publicidad es el precio de ser aburrido”.

etniabarcelona_vintage_malasa_01.jpg

Todos los modelos de Etnia Barcelona son diseñados en sus oficinas de Esplugues de Llobregat por su equipo de diseño con la obsesión de “hacer la mejor gafa del mundo”. Siempre atento a las tendencias estéticas sino que mantienen un continuo feedback con sus clientes que les proporciona una visión general de las necesidades imperantes en los diferentes mercados. Siempre con la calidad como guía de trabajo básica, empleando componentes y materiales Premium como acetatos Mazzucchelli 100% eco-friendly, desarrollando junto a Comotec sus propios componentes y usando la mejor lente mineral de sol del mundo “Barberini” con su aporte de color Nano-Flex Aluminio. “Aspiramos a ser una de las marcas de referencia en todo el mundo y eso solo se consigue siendo un DIEZ en todo: colecciones, servicio, comunicación, agilidad, calidad… Pero el carácter que queremos para esta empresa es que sea una entidad VIVA y COMUNICADA. Necesitamos que la empresa respire y sea ágil para captar la demanda y atacar con colecciones únicas e historias auténticas. Probablemente nuestro próximo gran reto sea que nuestra marca sea un ejemplo en cuanto sostenibilidad y Responsabilidad Social. Queremos relacionarnos con nuestro entorno de la manera más humana y responsable posible. De momento solo te puedo avanzar el nombre de este proyecto tan ambicioso: Etnia For A World”.

La nueva Vintage Collection , presentada en la feria Silmo que se celebra en París (y que ilustra este artículo), está compuesta por 6 modelos de sol y 8 de óptica que combinan acetatos originales de los 70 ́s recuperados de las fábricas de Mazzucheli con el ADN propio de Etnia Barcelona: el color. Un auténtico tributo a la cultura independiente. “Para nosotros no hay un reto principal, sino muchos: Presentar una gama cromática en tendencia, una aplicación del color única, formas que combinen diseño y confort, tecnológicamente potentes, con una historia más potente todavía que vertebre la colección y además que puedan ser demandadas por el público final… ¡Casi nada!” explica Edu Pitarch, director creativo de la firma. Para él ahí reside el verdadero factor diferencial de las monturas de Etnia Barcelona, en “la gama, la técnica, el confort, el diseño y sobretodo que contengan el ADN Etnia Barcelona, que es la aplicación del ‘color’ pero siempre un paso por delante. Hoy por hoy somos de las pocas empresas que podemos decir que trabajamos con los mejores materiales de Europa, tanto en acetato, lentes y hardware”. En cuanto a tendencias que despuntan en el sector de la moda óptica tiene claro que “el mercado está empezando a demandar colecciones ‘vintage’ con monturas más finas, más redondas y con más protagonismo del metal. Luego también están las gafas de doble puente, pero son una consecuencia de la entrada masiva del vintage”.

etniabarcelona_vintage_williamsburg_01.jpg

Nueva tienda Fulham

Viernes, 11 Diciembre 2015

fulham-1.jpg

Los madrileños están de suerte. La maravillosa insignia del estilo Fulham ya tiene una segunda tienda en Velázquez 72. Un espacio multimarca que en casi 300 m2 se pueden encontrar marcas como Crockett & Jones, Woolrich, Deus Ex Machina o la propia de la casa, Fulham. Aprovecho para conocer más sobre este referente de la elegancia masculina de la mano de su dueño, Pelayo Olazábal, un emprendedor que tras una visita a Pitti Uomo, la feria de moda florentina, decidió abrir su propia tienda en 2007. “He trabajado en varias empresas, siempre en el departamento comercial y la última como responsable de exportación lo que me hizo viajar mucho de lo que creo que aprendí mucho” me cuenta Olazábal. “Mi interés por la moda viene de rebote porque lo que tenía claro es que quería emprender, el sector me daba igual”.

Su apuesta resultó muy afortunada porque ha conseguido imbuir de Fulham de un espíritu propio y diferenciado. “En Fulham intentamos seguir las tendencias, pero tenemos muy en cuenta que nuestro cliente es un hombre que viste clásico. Nuestro mayor reto es encontrar ropa de buen gusto, prendas bonitas, y de una calidad de primer nivel a precio razonable. El español es un consumidor cada vez más activo, aunque sigue bastante por detrás del resto de países europeos. Todavía nos queda dar algún que otro paso para estar al mismo nivel. Eso sí, la gente joven parece que está más enterada de las tendencias y valoran otros factores que antes no se tenían tanto en cuenta. Poco a poco parece que la cosa va cambiando”. Y hablando de tendencias le pido que me cuente por qué ideas o tendencias novedosas han apostado esta temporada: “Le hemos dado mucha importancia a las camisas estampadas, muy de tendencia en hombre. También hemos incluido, como material novedoso, el neopreno en algunas prendas de abrigo. Este es uno de los cambios de los que hablábamos antes; hace unos años era impensable que un hombre vistiese una camisa de flores o lunares y ahora muchos se atreven a hacerlo”. Estima que el secreto de Fulham reside en su total adaptabilidad y su vocación por estar al día en marcas y estilos. “Al no casarnos con ninguna marca y ser fieles únicamente a nuestro propio estilo, le damos una seguridad y una confianza a nuestros clientes que no tiene precio. Esa es la clave. En definitiva, buena relación calidad/precio y buen gusto”.

fulham-2.jpg

Olazábal apuesta por un estilo sosegado y lejos de las estridencias. “Riesgos, los justos. Si te pasas puede parecer que vas disfrazado”, pero sin embargo a la hora de ir a la moda este invierno se decanta por introducir algún toque de originalidad en los accesorios del tipo de “unos calcetines atrevidos, por ejemplo de rayas o lunares”. Ahora en enero volverá a visitar Pitti Uomo en busca de esas firmas que ofrezcan lo que el hombre Fulham demanda. “Solemos hacer un trabajo previo según las marcas que van a exponer y lo que intentamos es buscar cosas novedosas y marcas que aún no hayan llegado a España”. La última firma que lo ha hecho ‘emocionarse’ ha sido Eleventy: “En estos años de crisis han sido de los pocos que han sacado tejidos y productos nuevos”.

Antonaga o el mito del Fénix

Martes, 1 Diciembre 2015

antonaga-1.jpg

Línea Ceremonia 2016 de Antonaga. 

Briviesca es un municipio burgalés de entorno a los 7.300 habitantes. El cierre de la empresa textil Cardenal en 2011 fue un duro golpe para el municipio pues cerca de 200 trabajadores se quedaban en la calle. Trabajadores con una amplia experiencia que no veían un futuro laboral después de haber pasado toda una vida en la empresa. Desesperación y ansiedad, la historia que desgraciadamente tanto se repite en nuestros días. Pero de entre la desesperanza surgió el coraje de aquellos que plantaron cara a su destino. En abril de 2012, cinco sastres de la ya extinta Cardenal decidieron afrontar el difícil reto de crear una marca de referencia en la sastrería masculina a medida bajo una nueva insignia: Antonaga. “Fue muy duro verse en la calle, junto con otros 200 compañeros de toda la vida” me cuentan desde Antonaga. “Tardamos un año en gestionar los permisos, pedir préstamos a amigos y familia, hipotecar casas, etc… hasta que pudimos comprar la maquinaria embargada al FOGASA“. Sin duda no fue un camino de rosas y supuso el pago de un alto peaje. “Perdimos a muchos clientes/distribuidores/tiendas por el tiempo tan amplio de espera, pero sabíamos que había mercado, que había posibilidades“.

antonaga-4.jpg

Fundadores de Antonaga. 

Los cinco fundadores de Antonaga son: Alberto Martínez, responsable de compras, encargado de la selección de los tejidos más adecuados para cada traje; Jorge Ruíz, responsable de ventas, heredero de la pasión por la moda de su padre, Ángel; José Antonio Brunet, patronista con 32 años de experiencia y un estilo personal; José Antonio Aparicio, maestro sastre, que revisa los distintos procesos de producción y el control de calidad; y Ángel Ruíz, asesor estratégico, el más veterano de los cinco, con 50 años de profesión a sus espaldas. “Fue muy duro, había muchos nervios, incertidumbres, trabajábamos muchas horas y muchos días para poder tener un hueco en el mercado y ahora no nos arrepentimos. Es un sueño ser la empresa española líder en el mercado y Antonaga lo ha conseguido en tres años“. Tres años en los que ha pasado de ser ellos  cinco, los fundadores, a proporcionar 32 puestos de trabajo, siempre con la esperanza de aumentar la plantilla posibilitando la recolocación de sus compañeros de toda la vida. Antonaga fue ddesde el principio una apuesta de futuro, por el empleo y por Briviesca. “Mientras nuestra competencia ha abandonado España, nosotros hemos apostado por mantenernos en nuestra tierra y si, es posible, generar puestos de trabajo en nuestro pueblo“.

El 4 de abril de 2012, tan solo un día después de su fundación, salió destino a Toledo el primer traje confeccionado por Antonaga para un novio que había confiado en la nueva marca para desposarse. “Nuestro sitio está en el cliente que busca calidad y comodidad. Un traje Antonaga es Artesanía y por eso tenemos un mercado creciente entre el hombre que le gusta vestir bien con un producto de calidad, sin ser uno más de las trajes hechos en serie por ordenadores y maquinas“. Pero apostar por la Artesanía no significa que se deje de lado la innovación. Para esta firma el principal reto que se marcan a medio plazo ya no es “ser la empresa líder con todos los procesos productivos implantados en España, que ya es un reto cumplido. Ahora nos queda convertirnos en un referente. La tasa de repetición de nuestros clientes con Antonaga es del 95%, lo cual hace vislumbrar un futuro muy prometedor“.

antonaga-2.jpg

Línea de calle 2016 de la firma. 

Tarea ardua la del posicionamiento, ya que sabemos que no siempre el mejor producto es el más valorado por el público, que ve su percepción sesgada por factores como la publicidad o la fortaleza dentro de las redes de distribución. “Las grandes marcas mundiales tienen una gran fuerza de penetración en el mercado y por lo tanto de exclusión a las nuevas marcas. Hicimos una apuesta por el boca a boca, por la calidad, por el diseño y las materias primas. Vamos creciendo poco a poco, pero con una tendencia muy favorable y sobre todo tenemos el apoyo y el aliento de los periodistas de la moda y de los medios de comunicación. Haber sido galardonados con el Premio Mejor PYME de España 2015 es un claro reconocimiento al trabajo bien hecho y a la atención constante al detalle que tiene un traje Antonaga“.

Pero hablemos del ‘estilo Antonaga’, de lo que aporta esta empresa a la escena de la sastrería industrial y a medida. “Básicamente resaltaría que somos los únicos sastres que tienen su taller de confección a medida en España. Esto nos permite tener un conocimiento exacto de lo que solicita el cliente y por lo tanto dar un servicio rápido, de calidad y exactamente lo que quiere el cliente. Nuestro cliente es el las tiendas tradicionales, que busca calidad, materia prima de primer nivel. Este es un cliente exigente, que entiende las calidades de los trajes Antonaga y por eso estamos trabajando muy bien con este tipo de clientela. Es muy reconfortante saber que cuando un cliente se hace un traje Antonaga, ya no quiere probar otras marcas más comerciales o conocidas. El Estilo Antonaga es tener un traje como una segunda piel“. Cada traje de Antonaga implica un total de 9.725 puntadas de hilo, 4’5 metros cuadrados de los mejores paños, y 127 procesos realizados a mano y con equipos especializados, que transforman en tan sólo dos semanas la materia prima en un traje de la más altas calidades. “Conocemos los tejidos, cómo se trabajan, cómo van a asentar en el cuerpo de una persona, cómo hay que cortarlos, cómo se unen las diferentes 98 piezas que lleva una americana. Sabemos coser las piezas de un traje en lugar de pegarlas, cuidamos, mimamos las telas en todos los procesos de confección. Hace falta mucho amor a este oficio, uno de los más antiguos del mundo, para coser a mano todas y cada una de las mangas de los 5.000 trajes que producimos al año“.

Tres son las líneas que trabaja Antonada: El traje de ceremonia, dentro del cual encontramos el chaqué, el frac y el esmoquin; el traje de calle para el día a día; y la confección “A medida” a través de las más de 200 tiendas especializadas, ubicadas en zonas comerciales de referencia de las principales ciudades, como Portal de l’Angel, Paseo de Gracia, Preciados, Serrano y Ortega y Gasset. “La mayor innovación de Antonaga consiste en respetar y recuperar la producción artesanal de la sastrería a medida tradicional. Las grandes marcas y la producción en serie en otros países han hecho que comodidad, elegancia y tradición se hayan perdido. Sin embargo, el cliente exigente ha sabido distinguir inmediatamente las prendas Antonaga, por que respetan los valores tradicionales de la sastrería clásica y elegante“.

antonaga-3.jpg

La sastrería tradicional es la base del universo Antonaga. 

La firma trabaja con un amplio catálogo de cerca de 50 tipos de telas seleccionados con los criterios de maestros sastres con más de 30 años de experiencia, apostando decididamente por los tejidos italianos de máxima calidad, que suponen un 65% de los tejidos empleados frente al 30% de procedencia española y un 5% de factura inglesa, muy de tendencia. “Las telas italianas azules siguen siendo las preferidas y, como novedad, reaparece el gris” explican desde Antonaga respecto a las apuesta para este invierno. “Los cuadros surgen con fuerza para los más atrevidos. En sastrería a medida apostamos por las americanas de dos botones y dos aberturas; el diseño ajustado pero respetando la comodidad; y la raya diplomática, que ha resurgido con fuerza en Italia, empieza a dar sus primeros pasos en España. El traje con corte italiano, entallado, y con pantalón pitillo y de color negro sigue siendo el Rey de la Ceremonia, mientras que el esmoquin con pajarita gana en los eventos y en las bodas, aunque el chaqué clásico corto aparece como novedad. Desaparecen prácticamente los trajes con brillos, lo que rompe bruscamente la tendencia de años anteriores“.

El futuro de Antonaga pasa por su internacionalización. El primer paso de su Plan Estratégico ha sido asentarse en Portugal, estando presentes actualmente en 5 de las principales ciudades del país vecino. El próximo paso que están contemplando es su entrada en Estados Unidos, Reino Unido y Suiza.

“¡UAU!” no… se dice ¡WAU!

Martes, 10 Noviembre 2015

El streetwear es una de las expresiones de la moda con más fuerza en nuestros días y de donde surgen las iniciativas más novedosas. Es cierto que este sector tiene poca fuerza en el panorama nacional, pero hay algunas firmas que ponen su pica en Flandes. Una de las que me parecen más interesantes es WAU We Are United, nacida de la mano de dos consultores del sector retail que han desarrollado una propuesta de streetwear pragmática pero con una importante inyección de ‘diseño’ con identidad propia, y que a pesar de su nombre anglosajón y onomatopéyico es una firma española, de Valencia. “Somos una firma joven” me cuenta Sara Navarro, directora artística de WAU. “Fundamos WAU en el 2013, por tanto la colección actual es la tercera. Creamos la marca Ramón Vela, Brand Manager, y yo como directora artística. Sólo somos dos apasionados por el mundo sneaker y de streetwear que quisimos aportar al mercado nuestra propia visión de este universo”.

wau-campaign-aw15-16-look-2.jpg

¿Cómo definirías el estilo de WAU? Volcamos en el diseño lo que querríamos para nuestro propio día a día: ropa y accesorios casual, cómodos, y con un punto de diseño urbano. Nos inspiramos en el arte y en el lifestyle de los que sacan provecho a la ciudad: la música, el graffiti, con desplazamientos en skate o en bici… Diseñamos para un estilo de vida streetwear que huye de las categorías de etapas del día, como ‘ropa de trabajo’, ‘ropa para la universidad’, ‘ropa de fin de semana’, ‘ropa de salir’… Somos los mismos y tenemos un estilo homogéneo a lo largo del día, sin formalismos.

En el diseño se nota que buscáis darle un punto muy personal. Se nota que hacemos un esfuerzo por los diseños propios. Por ejemplo, nuestras camisetas y sudaderas son básicas con gráficas propias. Otro ejemplo, aplicado a zapatillas: hemos apostado por unas suelas de Phylon ultraligeras, y eso se nota en la comodidad de las zapatillas; o hemos incluido puntera de goma en algunos modelos, para evitar que se encharquen las zapas al andar en la lluvia.

wau-campaign-aw15-16-147-de-172.jpg

¿Qué rasgos de identidad distinguen vuestros productos? Como marca unisex de streetwear, hemos hecho un esfuerzo especial por que la gente reconozca en seguida el estilo WAU en cuanto a diseño, calidad, confort y precio. Son las 4 patas de la silla; si falta alguno, no sería WAU.

¿Por qué os decidís por el streetwear? Nos identificamos con esa forma de vida. No es sólo un estilo de vestir, es una forma de ser y de existir. Lleva implícito una inquietud e interés por deportes urbanos, así como un sentido de la pertenencia a un grupo (de amigos).

wau-campaign-aw15-16-look.jpg

El consumidor es cada vez más exigente cuando compra streetwear, ¿qué creéis que es lo que mueve hoy al consumidor a decantarse por una firma u otra? Diría sin lugar a dudas que es la personalidad de la marca, más allá de “sólo” el diseño. El estilo de vida con el que se identifica, y que debe proyectar en la estética de las propuestas, pero también en las campañas que haga entorno a la colección. Está claro que eso acaba “polarizando” al consumidor: le encaja y lo hace suyo, y se convierte en “abanderado” a la hora de proyectar sus valores. O lo descarta de raíz porque no se identifica con el ambiente en el que se mueve la marca. En nuestro caso, WAU no es sólo una marca de moda sino que nuestros valores son el sentido de la pertenencia como grupo (“Si quieres llegar rápido, ve sólo; si quieres llegar lejos, ve acompañado”) y que apoyamos proyectos entorno a hobbies, diversión y tiempo libre. Se trata de iniciativas paralelas apoyando por ejemplo Surfcamps, proyectos de ilustración, de fotografía, etc.

¿Qué es lo más complicado de posicionar una nueva marca de streetwear en el mercado? Diría que la credibilidad de imagen. Dar una imagen homogénea, solvente y creíble del “rollo” que llevas. Sin más artificios, sin postureo. El consumidor no es tonto, detectan si estás forzando una sonrisa o unas ganas de agradar.  

Montag73. Singularidad creativa y estética

Viernes, 6 Noviembre 2015

montag-1.jpg

Andreas Bogner, creador de Montag73. Foto Javier Carrion.

El vienés Andreas Bogner es un hombre inquieto y emprendedor al que conocíamos por ser el creador de la firma de cosmética basada en la aromaterapia natural Matane. Ahora se reinventa, o mejor dicho, vuelve a sus orígenes, y apuesta por la moda como lenguaje para su inquietud creativa. Montag73 es su nueva aventura, una firma de exclusivas zapatillas inspiradas en la reflexología podal que juega con explosivos contrastes.

Llego a España en el 2000 acompañando a mi pareja que empezaba un nuevo proyecto profesional” me cuenta Bogner. “Fue un detonante para que por mi parte también empezara a lanzar mi propio negocio en el sector de la moda. Primero abrí mi propia tienda ofreciendo a mis clientes mis propias creaciones y creaciones de nuevos diseñadores. Y al inicio de 2014, tomo la decisión de lanzar mi propia marca de zapatos y complementos para hombres, aprovechando mi experiencia pasada y creando un proyecto común con mi pareja. Para mí, era evidente que mi nueva firma se iniciaría en España porque me gusta Madrid y el modo de vida en España, y además el sector del calzado español es reconocido internacionalmente por su calidad y su saber hacer. Además, tener la fabricación en España forma parte de mi filosofía de defender la producción local, estar cerca de la gente que fabrica para Montag73 y estar comprometido con mi entorno para que mi trabajo beneficie a la gente que comparte mis ideas”.

montag1.jpg

Modelo Oporto en piel de vacuno negra y algodón 100% en tono gris y charol, con forro antihumedad en cuero natural transpirable, plantilla interior de carbono activo anti-bactericida y suela cosida al corte para aportar mayor durabilidad y confort. 143 euros.

El producto sobre el que orbita este proyecto es un calzado que se lanza en ediciones limitadas, minicolecciones de 50 unidades por modelo, que da respuesta a las necesidades de un hombre (y mujer, son creaciones unisex) urbanita y activo, pero a la vez profundamente preocupado por desarrollar un estilo personal y carismático. “Soy muy aficionado a los zapatos y no encontraba entre las propuestas actuales unas zapatillas que mezclaran tejidos y cuero de forma divertida y elegante a la vez. Las propuestas de moda para los hombres siguen siendo excesivamente clásicas, y yo quería ‘dar una patada’ a este modelo antiguo. Creo firmemente que los zapatos se pueden convertir en un elemento primordial y a resaltar en el look de cualquier hombre y no solo ser un elemento necesario y práctico”. El lema de esta marca es “Enjoy it, feel unique, walk different” introduciendo en la segunda colección zapatos, ya que Bogner me explica que el eje de su proyecto no es tanto las zapatillas como el hecho de que el calzado para hombres llegue a ser mucho más atrevido de lo que es ahora, como es el caso de las mujeres.

Materiales de primerísima calidad para definir cuatro estilos dentro de la colección: urban, design, casual y relax. El integrar confort y diseño ha sido una premisa que exigía, sobre todo, hallar artesanos con la maestría que un producto como este exigía. “Costó, pero al final encontré un fabricante de pequeña dimensión que compartía mi planteamiento y mi visión de lo que tenía que representar mi marca, aplicando estándares de calidad exigentes pero totalmente en consonancia con la forma de trabajar de mi fabricante”. Para el caso de los complementos, en especial los bolsos, la firma cuenta con dos magníficos artesanos que supieron desde el principio sincronizar con las ideas de Bogner. “Lo más importante en cada uno de los casos fue que cada uno compartía mi filosofía y demostraron un gran entusiasmo a mis ideas”.

montag2.jpg

Modelo New York en piel de vacuno negro o en serraje afelpado en tono musgo, con detalles en rojo y combinado con tejido de camuflaje, forro antihumedad en cuero natural transpirable y plantilla interior de carbono activo anti-bactericida. 149 euros.

Su aportación a la escena actual de la moda pasa por la frescura y originalidad de sus ideas. “Aporto mi visión personal de la moda marcada por la espontaneidad creativa individual frente a las propuestas masivas y estandarizadas de las grandes firmas, y también mi admiración hacia el talento de los artesanos locales para defender su saber hacer y que mis clientes/fans sean partícipes de un consumo responsable y comprometido”. Justamente eso, el definirse en contraposición a las ofertas masivas de las grandes firmas, es lo que hace a la vez fácil y difícil posicionar una marca como Montag73. Fácil por la singularidad de su producto, una factor cada vez más demandado por el consumidor. Difícil porque no se deja de ser un David que lucha contra el Goliat de la industria con grandes presupuestos para distribución y publicidad. El boca a boca y la creación entre sus clientes de un sentimiento de identidad, de formar parte de un selecto club, es lo que hace fuerte a Montag73. “Lo más apasionante es empezar un proyecto personal completamente desde cero y poder compartir mi visión personal de la moda y que guste a muchísima gente; es un orgullo y un placer inmenso para mí y describirlo me resulta difícil de explicar como persona apasionada que soy. Es una sensación de plenitud interior y de gratitud extrema. No tengo palabras para describir lo que significa Montag73 para mí y el hecho de que guste a tantos hombres y mujeres en todo el mundo, gracias a Internet. Y que me permita encontrar a muchísima gente y artistas con talento y con tantas ganas para desarrollar sus proyectos, es maravilloso. Y lo más complicado de ello es todo, pero en particular hacerse un hueco en este mundo tan competitivo y que desborda con tantas ofertas de consumismo sin que importe el cómo y el por qué”.

Latitude Contemporary Fashion Makers o la apuesta por la relocalización productiva

Mircoles, 4 Noviembre 2015

Asia pierde fuerza como ‘productora’ de moda y complementos, sobre todo para las firmas de lujo, que se han dado cuenta ‘por fin’ que las fábricas de siempre, donde trabajan experimentados artesanos, son las únicas que pueden aportar el nivel de excelencia que el consumidor debería recibir a cambio de lo que paga. Mucha de la producción que España perdió hace años parece que está volviendo. Ese es un proceso que se está viviendo en toda Europa. Son muchos los agentes que están poniendo sus esfuerzos en este empeño. Uno de ellos es Latitude Contemporary Fashion Makers, un proyecto que ha nacido con el claro objetivo de catalizar de forma efectiva el regreso de las producciones textiles de calidad con un enfoque donde se prime la relación entre ecología y moda, de consumo consciente, de alta calidad y diseño con mayúsculas. Latitude viene a ayudar a las marcas a desarrollar sus productos sostenibles y acompañarlas en todas las fases del proceso, desde el trabajo del concepto y diseño, pasando por la elección de los materiales más adecuados entre los proveedores más punteros y la confección en la red de talleres en proximidad de Latitude, hasta llegar a la prenda acabada, su comunicación y su postconsumo. Hablamos con María Almazán, que junto a Fernando Gago codirige este proyecto.

latitude-2.jpg

¿Cómo nace Latitude? Latitude nace de una reflexión profesional y se desarrolla gracias al empuje de una grupo humano. Trabajé durante cinco años en Compras Internacionales. Muchos viajes a Asia para controlar producciones me hicieron pensar que no estaba haciendo lo que quería en moda. No podía entender que un campo basado en el equilibrio y la belleza generase miseria. Esa experiencia me hizo parar y tomar un cambio radical en mi vida profesional. Estuve varios años viajando y conociendo marcas y proveedores que ya estaban apostando por otra forma de hacer las cosas y que abrieron mi mente. Cuando volví a España trabajé como directora de la Fundación Fabrics For Freedom, y poco a poco fue naciendo la idea de Latitude. Preocupada por los efectos de la deslocalización me uní a Fernando y a un grupo de profesionales convencidos de que era el momento de hacerlo, de apostar por la industria, y de diferenciarnos a través del valor añadido de la sostenibilidad. Sabíamos que si seguíamos esperando, viendo como las producciones se marchaban, ya no habría solución.

¿Y cuál es el principal objetivo? En este contexto que te he comentado, Latitude nace con un claro objetivo: que la relocalización de producciones textiles de calidad sea un hecho en Europa, para hablar de un nuevo concepto de taller, de ecología y moda, de consumo consciente, de alta calidad y de diseño top. De producción hecha en Europa entendiendo que la sostenibilidad es el camino. Queremos ser el centro de referencia para producciones de moda sostenible, que se sepa que en España tenemos la herramienta que necesitan, la solución, la nueva manera de hacer moda.

¿Cuáles son las fortalezas del sector de la producción textil en Europa? Calidad, saber hacer, experiencia… valores que creemos necesario recuperar, pero pensando no ya en volver a hacer las cosas como antes, si no en ir un paso más allá. Creemos que la forma de recuperar la industria es añadiendo nuevos valores, como la innovación y la sostenibilidad.

latitude-3.jpg 

 ¿Y cuáles sus puntos mejorables concretamente en España? En cuanto a los puntos mejorables, sobre todo lo que nos encontramos ahora en España es que, precisamente fruto de la deslocalización, la infraestructura se encuentra muy debilitada. Nos encontramos con talleres que no están acostumbrados a trabajar en red y con los que hay que trabajar de manera muy intensa pero a la vez pausada, se enfrentan a una nueva realidad, a una nueva manera de entender el sector textil si quieren unirse a esta otra manera de hacer.

¿Creéis que el consumidor final está interesado en la procedencia de la ropa, o que puede educársele en ello como ya hizo la industria alimentaria respecto algunos productos perecederos como la fruta y la verdura? Los consumidores son cada vez más conscientes de dónde y cómo se fabrica su ropa. Como bien comentas, la industria alimentaria es un buen síntoma de esta tendencia. Hace años nadie imaginaba que las grandes superficies tendrían lineales con productos de alimentación ecológicos. Creo que con la moda pasará lo mismo. Además, la moda sostenible es ya un sector más relevante en el mercado en otros países de nuestro entorno en los que estos conceptos suelen asentarse antes.

Recientemente me comentaba un experto del sector que es cierto que la producción está volviendo de Asia a España pero que países vecinos se están quedando con gran parte de esa recuperación: Marruecos por una cuestión de costes y Portugal, porque a diferencia que en España, allí no se ha destruido el tejido industrial de la confección. ¿Cómo veis esa apreciación? Sí, en efecto, el 15% del textil deslocalizado ha vuelto a la zona euromediterránea desde 2011. La relocalización está ocurriendo, pero nos pasa de largo hacia países como Portugal, Grecia o Turquía. Conectando con las pregunta 2, las marcas se encuentran en España con un tejido roto de pequeños talleres, que no trabajan en red, y que no pueden dar a las marcas una solución llave en mano como en Asia. Desde Latitude, lo que pretendemos es precisamente convertirnos en una herramienta de facilitación para las marcas que quieren producir aquí, y hacerlo con unos estándares de calidad y sosteniblidad adecuados y que generen confianza en el consumidor final.

A nivel práctico, ¿cómo actuáis si una empresa muestra interés en volver a producir en Europa? En línea con esta idea de facilitación a las marcas, y también teniendo en cuenta que en términos de sostenibilidad es importante evaluar y considerar todas las fases del proceso, desde Latitude ofrecemos soluciones en todo el ciclo productivo. Esto significa que además de producción, con todo tipo de servicios hasta prenda terminada, también damos acceso a las marcas a un showroom de tejidos sostenibles, gracias a nuestra alianza con la plataforma internacional C.L.A.S.S., de la cual somos partner en España. También asesoramos en estrategias de sostenibilidad y podemos ofrecer servicios de diseño y comunicación en moda sostenible. En definitiva, ofrecemos soluciones y servicios integrales en función de las necesidades de cada marca, que cada empresa contrata en función de sus necesidades. Tenemos clientes que buscan producción en proximidad, otros que nos encargan proyectos más integrales como el lanzamiento de líneas sostenibles dentro de sus marcas… Es importante también que desde las marcas no se perciba el dar este paso como un origen de múltiples problemas que antes no tenían. Por eso, se trata de trabajar en cuanto a la operativa (entendiendo las distintas realidades) de la manera más similar a la que las marcas lo vienen haciendo durante años y que por tanto les ha funcionado. En modo resumen lo que queremos es que al igual que las marcas tienen montones de proveedores que trabajan en moda convencional y a los que encargan sus producciones, tengan a Latitude como un proveedor de moda sostenible, de otra manera de pensar y producir textil en Europa.

¿Qué sectores de la moda están más comprometidos con la producción en España? Por suerte estamos en un momento en el que, aunque las motivaciones sean variopintas todo el sector está pensando qué hacer a este respecto. Nosotros abrimos las puertas a todo el mundo que quiera pensar con sentido común pero nuestras marcas base son marcas que apuestan por la calidad, y marcas que tienen un compromiso por generar desarrollo local, por hacer buenos planes estratégicos sostenibles y por pensar más allá de lo inmediato; además de buscar la trazabilidad de sus productos, conociendo de primera mano cómo y dónde se fabrican sus prendas. Nosotros siempre hablamos de marcas orgullosas de sus talleres, talleres orgullosos de su trabajo y consumidores orgullosos de sus prendas. Además, la producción en proximidad no solo tiene ventajas a nivel de Responsabilidad Social Corporativa. También supone ahorro de tiempos, costes de logísticas y aranceles…

¿Qué papel juega la sostenibilidad en la realidad de la moda actual y cuál es su deriva de futuro? La sostenibilidad es uno de los principales retos a los que se enfrenta el futuro de la moda, y todas aquellas marcas que no sean capaces de verlo se quedarán atrás. La sostenibilidad no es “una cosa de hippies”, es una tendencia a la que cada vez se suman más consumidores y marcas que han entendido que no podemos seguir haciendo las cosas como antes. Por eso cada vez más marcas introducen colecciones con estos criterios, y el lujo y la sostenibilidad suponen un binomio en alza.

No es un capricho pasajero… Nosotros creemos que la sostenibilidad es el futuro. No es una tendencia ni una moda, es una necesidad que la sociedad tiene que cubrir y por tanto ha llegado para quedarse. Llegará un momento en el que hasta desde el punto de vista económico sea la única alternativa viable, y si eso no ocurre es que será demasiado tarde.

latitude-1.jpg

Habladme de vuestro Showroom. ¿Qué función desempeña? Como comentábamos, somos los socios de C.L.A.S.S., una multiplataforma internacional, con presencia en Milán, Copenhague, Londres, Nueva York, y España a través de Latitude. El showroom Latitude & C.L.A.S.S. reúne las últimas tendencias en materiales sostenibles, fruto de la más alta tecnología, la investigación y el desarrollo de procesos específicos con historias detrás que ofrecen un valor añadido a las colecciones. En él los diseñadores y marcas pueden trabajar sus próximas colecciones consultando una amplia selección de referencias, que incluye desde tejidos naturales ecológicos (algodón, ortiga, cáñamo…) hasta reciclados de botellas de plástico PET, renovables como por ejemplo el lyocell, o propuestas de hace años traídas al proceso sostenible como la proteína de leche….

A los diseñadores y marcas le dan un poco de miedo apostar por esas nuevas opciones, ¿verdad? Queremos acabar con la idea de que lo ecológico es aburrido y con opciones limitadas. Nosotros creemos que lo sostenible no reduce las opciones, sino que las amplía, y ofrece a los diseñadores nuevos retos creativos y conceptuales. Lo sostenible es creatividad, belleza, innovación… Cuando los diseñadores entran en contacto con el showroom se dan cuenta de todo esto. Les sorprende la calidad y la variedad.

Vistos los primeros pasos de Latitude, ¿cuál serán vuestras futuras líneas de actuación? Lo primero es afianzar las relaciones comerciales que ya tenemos con marcas y proveedores y estabilizar volúmenes de producción en nuestros talleres. Asentar ese rol dentro de la cadena de valor de las producciones Made in Europe. Inmediato es también el aumento de las cuotas de nuestras ventas con marcas de otros países europeos. Más adelante no descartamos extender nuestro modelo a otros eslabones de la cadena, siempre en consonancia con nuestros aliados comerciales (talleres, proveedores, marcas…)