Blogs

Entradas con etiqueta ‘Agustín Velasco’

Shara Spinella, estudiante de periodismo, me realiza una entrevista para un trabajo de clase

Martes, 13 Agosto 2013

mia.jpg Shara Spinella es una estudiante de periodismo de Duke University. Hace un par de meses me contactó porque estaba realizando un proyecto de clase en el que trataba de dar una visión global del periodismo especializado en moda a través de la visión de destacados profesionales de diferentes países. ¿Por qué me eligió a mí? No tengo ni idea, pero el caso es que me realizó una pequeña entrevista para tal fin, y debo confesar que la chica tiene talento para hacer preguntas y le auguro futuro. Hace unos días me pasó su trabajo terminado y entregado, y tras leerlo le pedí permiso para reproducir la entrevista que me realizó. Estas fueron sus preguntas y estas mis respuestas más sinceras:

¿Hacia dónde se dirige el periodismo de moda? Hacia la creación de un profesional multiplataforma, como en todos los otros ámbitos del periodismo. En breve se nos pedirá no sólo que seamos ‘gurús’ de la moda, sino que fomentemos nuestro trabajo a modo de comunity manager estando presente en distintas redes sociales y gestionándolas eficientemente. El modelo del periodista que simplemente escribe está abocado a desaparecer, ahora debemos tomar fotos y vídeos en exclusiva con los iPhones, editarlos y promocionarlos. Ya no habrá distinción entre papel y contenidos digitales. Un ejemplo de esta tendencia es lo que ha ocurrido con el Chicago Sun-Times, que despidió a todos sus fotógrafos (incluso con premio Pulitzer) y le ha pedido a sus reporteros que usen sus iPhones para generar contenidos gráficos y vídeos.

¿Y eso a dónde nos lleva? Al Darwinismo periodístico. A la supervivencia del más apto, que en este caso es el profesional más versátil, más estregado y con menos necesidades de un sueldo digno que refleje el costo del trabajo real que realiza.

Quieres decir que estás en contra, ¿no? Efectivamente. El camino de la evolución productiva desde la Revolución Industrial ha tenido como foco la ‘especialización’. Ahora tratamos de volver a un modelo renacentista en el que haya que saber hacer de todo, aunque no se domine nada con maestría. A los medios a la postre les importa poco que el periodista  sea bueno o no en su terreno. Hoy día lo que importa es rellenar páginas a bajo coste porque los contenidos ya no se diseñan en redacción, sino en el departamento de contabilidad y marketing.

¿Estás desencantado con el periodismo de moda? No, en absoluto, aún creo en un periodismo de calidad y trato de formarme cada día para llegar a ser un profesional como los que admiro, que no lo soy ni de lejos.

¿A quién admiras? De los que están en activo hoy admiro, por supuesto, a Suzy Menkes, a Hillary Alexander, a Tery Agins, Cathy Horyn… Pero hay figuras que siempre me han fascinado, como la de Cecil Beaton, que venía a ser lo que hoy demanda el sector. Beaton era un pionero de la fotografía de moda, un ilustrador inteligente y un sagaz cronista. Tocaba todos los palos y lo hacía bien.

¿Qué es lo que menos te gusta de tu profesión? El matiz de celebridad, de personaje público, que te exigen para considerarte un profesional de primera línea. Yo creo que el periodista ha de ser invisible y sin embargo da la impresión que ahora muchos periodistas estrellas están más interesados en autopromocionarse. Creo que en el fondo tenemos envidia del papel que el bloguero se ha arrogado dentro del sistema de la moda.

Usted es bloguero también. No, yo soy un periodista con blog, que es muy diferente. Es algo que siempre recalco. De hecho cuando me mandan invitaciones a eventos para blogueros las desestimo. No es un gesto de esnobismo, en absoluto. Creo que el bloguero tiene su función dentro de este sistema, pero yo simplemente, como periodista, tengo otra función distinta.

¿Lee blogs de moda? No. Son muy pocos los que realmente tienen una calidad que a mí, como profesional del medio, pueda aportarme algo. Yo devoro información, no opinión. Para opinión ya tengo la mía propia. Y la información que los blogueros ofrecen suele venir ya de segunda y tercera mano. A mí solo me interesa la información inédita, la que emana de las fuentes. Algunas veces, muy pocas, curioseo por los blogs y los que más me gustan son los que sus autores los usan para recabar imágenes impactantes y fuentes de inspiración.

¿Entonces a qué cree que responde el éxito del fenómeno blog? Al cambio generacional. A la cultura de consumo rápido. A la superficialidad con que se abordan hoy los temas de moda. Imágenes, imágenes, más imágenes. Las revistas por ejemplo se han convertido en un catálogo publicitario sin contenidos con profundidad. Y esa nueva generación de lectores de publicaciones de moda ya no pasan páginas sino que clickean con el ratón. El enfoque de las marcas hacia los blogueros creo que es un error de base, porque estás dando visibilidad a tu producto en un foro que no frecuenta tu público objetivo. Una chica de quince o veinte años que consume blogs no compra moda, sino absorbe ideas para replicarlas con firmas de fast fashion.

¿Cómo ve el fenómeno del fast fashion? Es un tema difícil de abordar. Me parece que el fast fashion ha elevado la cultura de moda en general porque al posibilitar a mucha gente el poder seguir las tendencias ha redundado en que el interés por la moda ha crecido. Pero por otro lado está el lado perverso de este modelo que tiende a plagiar ideas. Aunque esto tampoco es un gran problema, ya que aquel que tiene capacidad adquisitiva para comprarse un bolso de Vuitton nunca va a recurrir a una copia, y el que no tenga esa capacidad adquisitiva, ¿qué más da que compre una imitación?, eso no le afecta a Vuitton. Sí creo que en cualquier compañía de fast fashion debería prevalecer la honestidad creativa y no ‘copiar’, pero para eso haría falta que su departamento creativo tuviera una estructura como la de cualquier firma, con un director creativo que marcara un estilo y que fuera públicamente reconocido, y no una equipo de diseño “anónimo” que van pillando ideas de aquí y de allá. Pero posiblemente eso iría contra la esencia misma del modelo de fast fashion, por eso digo que es un tema complicado. Lo que sí es doloroso es que la moda española se identifique internacionalmente con Zara y Mango.

¿A qué diseñadores es usted más afecto? Yo no tengo diseñadores fetiches. Cada temporada, cada colección, es un examen del que parten para mí con una hoja en blanco. Sí es verdad que por el trato puedo tener más afinidad con unos que con otros, pero eso no hace que una colección que no sea buena se convierta en excelente a mis ojos. En eso soy muy estricto. Si elogiara a un diseñador por motivos que no estuvieran estrictamente relacionados con la colección en cuestión de cada momento estaría defraudando a mis lectores. Soy consciente que en esta profesión siempre tenemos filias y fobias, pero trato de ser objetivo y sincero. Eso me ha granjeado más de un problema.

¿Por qué? Porque hay diseñadores que no conciben que sean objeto de crítica (no ellos, sino sus colecciones). Es verdad que con los años me he relajado y ya simplemente lo que no me gusta lo ignoro en vez de dedicarle una crítica contundente. Hay demasiadas colecciones en el mundo, demasiados diseñadores, para empecinarte con hablar solo de lo negativo.

¿Qué cree que debiera ser el objetivo de la industria de la moda? Creo que la industria de la moda debe tener como objetivo vender, porque es un motor dinamizador de la economía y basta ya de identificar la moda con cultura, hay muy pocos diseñadores que merezcan ese calificativo. Ahora bien, si de paso nos ayuda a ser un poco más felices haciendo que nos sintamos a gusto con nuestra imagen, estaría genial. Lo malo es que desde la eclosión del prêt-à-porter la moda ya no está al servicio de las personas, sino que poco a poco la relación se ha invertido. Eso nos crea desazón e insatisfacción en múltiple niveles de la vida.

Agustín Velasco, autor de Fondo de Armario: “La historia ha demostrado que la moda tiene Alzheimer”

Sbado, 31 Marzo 2012

agustin-velasco.jpg 

Cuatro años. Ya hace cuatro añitos que comenzó a funcionar Fondo de Armario tal día como hoy. Una aventura cuyo autor no tenía muy claro a dónde le conduciría. Por eso, con motivo de este aniversario, he decidido entrevistar al autor del blog, al periodista de moda Agustín Velasco, para que nos desvele cuáles son sus impresiones, sus sentimientos y esperanzas respecto a este blog, que con cuatro años, ya puede considerarse veterano.

Vaya por delante mi enhorabuena por tu blog, me gusta mucho. Gracias, pero debo confesarte que la entradilla te ha quedado un poco cursi.

Bueno, no sé, quizás, pero es una expresión de mi admiración por tu carrera profesional. Eres consciente de que hay mucha gente que te sigue y admira. No, en absoluto. De hecho siempre me sorprende que alguien se te acerque, te identifique y te suelte “sigo tu blog”. A mí me deja a cuadros (aunque es muy halagador, pero me da mucha vergüenza que me alaguen). En mi caso tener un blog es como un ejercicio de predicación en el desierto, porque no soy de los que tienen cien comentarios a los cinco minutos de publicar un post. A veces pienso que termino escribiendo para mí, y por eso en ocasiones se me va la bola. Después ves las estadísticas de visitas y piensas que no, que definitivamente no estás solo. No puedo considerarme un bloguero fenómeno de masas. Eso es algo que tengo muy claro cuando comparto mesas redondas y eventos con otros blogueros que por lo general tienen legión de fans. A mí me miran en plan “¿y este quién es y qué hace aquí?”.

¿Por qué crees que pasa eso? Porque no actúo como un bloguero al uso, no interactúo con el público, no voy dejando comentarios en blogs a diestro y siniestro para que me devuelvan la visita. Debe ser frustrante dejar un comentario en mi blog y no obtener una respuesta, supongo que a la siguiente vez se dicen “¿para qué voy a dejarle un comentario?”. Pero yo leo todos los comentarios, y si son críticos los analizo y trato de sacar una lección, y si son elogios los relativizo. Todo esto es una deformación profesional. Yo he aprendido que no tengo que justificar mi trabajo: si te gusta bien, si no… pues qué le vamos a hacer.

¿No te importa lo que piensen tus lectores? ¡Yo no he dicho eso! Solo digo que hay que tener claro que cuando eres un profesional del periodismo no puedes pasarte la vida tratando de agradar a todo el mundo. Pero claro que me importa la opinión de mis lectores, si no fuera así esto no tendría sentido. Además tengo unos lectores muy valiosos porque no sé cómo he conseguido que este sea un blog casi para insiders. A mí me leen en gran parte la gente del sector. Por eso no soy un bloguero conocido a nivel popular, pero mi lector medio sí me conoce, pero me conoce desde antes del blog, en mi vertiente profesional.

¿Cómo decides los temas que vas a tratar? Es pura inspiración divina.

¿Cómo dices? Sí, yo me pongo frente al ordenador y Dios me ilumina y me manda un mensaje para que se lo comunique al resto del mundo. Soy lo que se dice un iluminado, que es algo, que tal y como está subiendo la factura de la luz, me va a salir por un ojo de la cara.

¿No es esa una pose que criticas en los diseñadores: el que se tomen demasiado en serio ellos y su trabajo? Sí, pero como veo que les funciona y la gente los adora cuando más iluminados se consideran, he decidido que yo también quiero ser un iluminado. Pero esto off de record, ¿ok?: No sabes cómo me fastidian los diseñadores que piensan que están haciendo algo transcendental para la humanidad. La historia ha demostrado que la moda tiene Alzheimer. En cuanto estás dos temporadas fuera del circuito ya nadie te recuerda. Grandes mitos de su tiempo como Mainbocher o Poiret solo son recordados por los historiadores, ya que el mundo en general está más interesado en el último bolso de Prada que en recordar las grandes figuras de la historia de la moda. Así que, ¿para qué tomarte tan en serio cuando a la vuelta de la esquina está el olvido?

Es muy duro lo que dices. ¿Cómo puedes trabajar todos los días pensando que tu trabajo no trascenderá al tiempo? ¡Pero no seas ingenuo! Mi trabajo no consiste en encontrar un remedio para una terrible enfermedad, solo estoy escribiendo sobre moda. En esta carrera no es tan importante el qué haces sino el cómo lo haces. Dentro de veinte años nadie recordará un artículo que publiqué en abril de 2012, pero sin embargo puede que haya un diseñador que al entrevistarlo le preguntes qué recuerda de sus inicios y puede que me nombre con afecto por el modesto apoyo que le brindé para que saliera adelante.

¿No aspiras a pasar a la historia? Uy, con la wikipedia ahora lo de pasar a la historia está sobrevalorado, cualquiera mínimamente hábil puede tener su propia entrada y pasar a la posterioridad.

¿Qué es lo que más te gusta de lo que haces? Encontrarme con periodistas que preguntan que qué es lo que más te gusta de lo que haces.

Cogida la indirecta. Déjame preguntar de otra forma: ¿Tienes la misma vocación por la moda que al principio de tu carrera? Absolutamente no. El periodismo de moda es una carrera de desgaste. Llega un momento en que piensas que ya lo has visto todo y todo te apesta, y todo tiene connotaciones negativas, y piensas que el sector se pudre poco a poco. Y un buen día encuentras un diseñador que te redime y te devuelve la ilusión porque su trabajo es fresco y emocionante. Y te das cuenta de que el problema no está en la moda sino en ti y te tienes que reinventar para recuperar la ilusión. Esto es un proceso cíclico. Lo malo es cuando te instalas en el hastío y no haces el esfuerzo por renovar esa ilusión. Ahí es cuando tienes que decir “apaga y vámonos”.

¿Vas vivido ese proceso? Sí, soy muy cicloquímico, pero no tengo medicación al respecto.

Oye, ¿por qué has elegido el formato autoentrevista para celebrar este aniversario? Te advierto que es muy Encarna Sánchez. Ah, precisamente por ello. Hay muchas mañanas que me levanto con ganas de gritar aquello tan famoso de Encarna: ¡¡Temblad pedazo de sinvergüenzas!! Pero después me pongo a limpiar la cocina que he dejado mangas por hombro la noche anterior y pierdo todo el fuelle justiciero.

¿Qué es lo que hay que tener para ser periodista de moda? Instinto kamikaze. Si pretendes nadar y guardar la ropa vas listo. Siempre les he dicho a los chicos que han pasado por mis manos para formarse en este oficio que no te puede gustar todo lo que ves. Que lo bueno, lo bello, lo excelso… solo existe en contraposición a lo malo, lo feo, lo abominable. Hay que cultivar el criterio y decir las cosas sin pelos en la lengua… y eso siempre trae problemas.

Pero también te aplauden por decir las cosas tan claras. Sí, lo aplauden, pero los problemas te los tragas tu solito. Pero te digo una cosa, en estos once años de carrera que tengo a mis espaldas he aprendido a ser menos vehemente y más tolerante, porque a veces juegas con las ilusiones y el trabajo de mucha gente, y hacer daño gratuitamente no es mi vocación. Una mala crítica mía es más fácil que la sufra un gran diseñador que un joven diseñador emergente. Si lo que el joven hace no me gusta me limitaré a obviarlo y le daré tiempo a que crezca y mejore. Por ejemplo, que Lagerfeld haga una mamarrachada no me lo puedo callar.

¿De qué te sientes más orgulloso de tu blog? Primero de que es un superviviente. Es el blog más antiguo de lifestyle de las webs de elEconomista.es. Y siempre me he sentido muy valorado donde estoy. (Lo mismo mañana me llaman y prescinden de mí y me tengo que tragar estas palabras). Segundo, estoy muy contento con el público que tengo. Pero sobre todo me siento orgulloso de que cuando llamo a la puerta de un nombre importante de la moda enseguida se me la abre. Y eso ya no es solo por mi trayectoria como periodista. A los diseñadores les da igual tu trayectoria, aunque siempre es una garantía de que vas a hacer un buen trabajo. Lo que siempre te preguntan es “para qué medio quieres la entrevista”, porque ellos son muy mirados con eso, les tiene que gustar la revista, su público y su diseño para dejarte entrevistarlos. Al principio tenía miedo de pedirles la entrevista para un blog. Pero algo bueno tendrá Fondo de Armario cuando puedes leer entrevistas de gente como Agatha Ruiz de la Prada, Guillaume Henry (diseñador de Carven), Dirk Schönberger, Linda Rodin, John Patrick (Organic), Miguel Adrover, John Richmond, Alexandre Vauthier, Ana Locking, Nicolás Vaudelet…

¿Qué nos depara el blog próximamente? Pues no sé, muchas locuras, porque yo tal como pienso una excentricidad la pongo en práctica sin meditarlo. El otro día puse en Facebook que me daban ganas de crear una sección en la que en vez de entrevistar a diseñadores los diseñadores me entrevistaran a mí. Ya sabes, una de esas provocaciones que de vez en cuando publico. ¡Pues te puedes creer que la respuestas que suscitó me hacen sopesar llevarlo a cabo!

Un deseo para el próximo año. Que pueda celebrar el quinto aniversario y que la gente me lea, que lo disfrute… ¡Y que los comentarios a los artículos que me dejan en Facebook que me lo dejen en blog!

Ha sido un placer entrevistarte. Por supuesto, lo sé.