Blogs

Entradas con etiqueta ‘alfombra roja’

OSCARS 2012, una noche sin grandes pasiones.

Lunes, 27 Febrero 2012

Como cada año vamos a echar un ojo a lo que paseó ayer por la alfombra roja de la ceremonia de los Oscars 2012. No es que despierte especial excitación en mí, este año me ha pillado en plena crisis existencial cuestionándome porque nos ponemos tan eufóricos con esta clase de eventos que nos pillan tan lejos y nos son tan ajenos. Pero como es una tradición hay que respetarla y escribir sobre ellos.

oscars-1.jpg

Lo primero que me asalta al repasar las fotos que nos ha dejado el evento es la certeza del cabreo de Jennifer Lopez (vestida por Zuhair Murad) cuando vio a la nominada (y ganadora, lo que la hizo mucho más visible) Olivia Spencer enfundada en un vestido de Tadashi que conceptualmente no distaba mucho del suyo. Ni que decir tiene que el de Murad era mucho más bonito, pero sin duda el efecto potenciador de la silueta resultó tan acertado en la una como la otra y mucho más funcional en Spencer.

A pesar de haber sido esta una noche muy de colores blancos y siluetas sencillas, el rojo reclamó su protagonismo en diversas ocasiones a lo largo del paseíllo. Los que más me han gustado han sido los vestidos elegidos por Michelle Williams, que optó por un Louis Vuitton que a simple vista podría haber sido un valentino clásico y que la redimió de aquel desacertado amarillo que lució en 2006, y el de Emma Stone, un Giambattista Valli con gran lazo al cuello.

oscars-2.jpg

El minimalismo extremo crea en mí sentimientos encontrados. En plan monjitas arribaron Gwyneth Paltrow (de Tom Ford) y Shailene Woodley (de Valentino). Si bien ambos vestidos me enloquecen (en serio) los veo totalmente fuera de lugar en una ceremonia como la de los Oscars. A este tipo de ceremonia hay que venir con más actitud de estrella, más dispuesta a brillar… y si no tienes claro cómo hacerlo opta por el dorado, como hicieron Stacy Keibler en Marchesa y Meryl Streep con un vestido de Lavin muy de su estilo, muy de esos looks a los que nos tiene acostumbrado en plan “he cogido este trozo de tela, me lo he puesto encima y me lo he cruzado, porque soy una belleza natural que no necesita de artificios”.

oscars-3.jpg

Y así llegamos a los grandes “desaciertos” de la noche. Este año no lo voy a llamar la “cámara de los horrores” porque el año pasado el padre de una de las reseñadas en esta categoría me mandó un mensaje defendiendo la imagen de su hija y me di cuenta que a veces, uno sin quererlo, puede ser demasiado hiriente. Así que este año dejémoslo en “desaciertos” porque no es que fueran fatal vestidas las reseñadas, solo que no acertaron en algún aspecto que me ha descolocado: primero Angelina Jolie en Atelier Versace, ¿terciopelo negro?, bueno, si la ceremonia se hubiera celebrado en Transilvania en el castillo de Drácula… quizás; no sé quién vistió a Esperanza Spalding, ni me importa, un momento malo lo tiene cualquiera, pero el pelo a lo afro es IMPERDONABLE; Nancy O’Dell tuvo la osadía de aparecer en un vestido amarillo de Chagoury Couture y creo que nadie se le acercó en toda la noche no fuera a ser que diera mala suerte; y Rooney Mara acudió con un espectacular vestido de Givenchy Couture, bonito bonito bonito… pero que para ella no era la mejor opción, era un vestido que necesitaba un poco más de… ¿cómo decirlo?… tetas (¡ya lo he dicho, ya está!). Además el de Mara tenía aspecto de traje de novia más que de traje de noche. Pero el vestido era bonito bonito bonito bonito, de corazón.

oscars-4.jpg

Para mi gusto y mi humilde opinión la elegancia reside en conocerse y vestir adecuadamente a tu edad, físico y kilos (de los kilos ni te tienes que avergonzar, ni disfrazarlos ni tratar de ocultarlos, sólo hay que vestir en sintonía con ellos). Y en eso nos dieron una lección dos damas de los pies a la cabeza, una Glenn Close vestida por el genial Zac Posen, con silueta de sirena para mostrar lo espléndida que está pero con una chaqueta estilo esmoquin por encima para ajustar su look a su edad y no mostrar más piel de la estrictamente necesaria. La otra gran lección no las dio Melissa McCarthy y su estupendo vestido de Marina Rinaldi: una firma especializada en tallas grandes para una mujer de gran talla que lució maravillosa.

OSCARS 2011… Lo único interesante de esta alfombra roja son sus ácaros

Lunes, 28 Febrero 2011

De verdad, lo prometo, he intentado escribir la acostumbrada reseña sobre lo mejor de la alfombra roja de los Oscars pero el sopor ha hecho presa en mí. Las actrices de Hollywood, con tanto asesor de imagen y tanto publicista, terminan vistiendo impecables, sí, pero de lo más aburrido… ¿O no van tan impecables? No, ciertamente hay cosas que rayan cuando las ves pasar por la alfombra roja.

ABURRIDASSSSSSS

Este año se ha visto mucho vestido ajustado, minimalista, de suntuosos tejidos achampañados o blanco roto, que tratan realzar la espléndida figura de quien se lo calza pero que no hace más que aburrirnos. Tres ejemplos claros fueron Gwyneth Paltrow, Michelle Williams y Celine Dion  que lucieron maravillosos (pero aburridísimos, no es incompatible) vestidos de Calvin Klein, Chanel y Armani Privé respectivamente.

aburridaaaaaassssss.jpg

NO Y NO

Hay cosas que no deben cometerse sobre una alfombra roja, y desgraciadamente no todas están penadas por la ley. Me refiero a opciones como el extremo minimalismo de Jennifer Lawrence que optó por un Calvin Klein rojo que era tan simplista que ofendía a la vista; o el vestido con cola de pavo real de la esposa de Colin Firth, Livia Giuggioli, que no sabía que ese tipo de colas solo salen bien cuando son ejecutados por diseñadores de talento incuestionable; o esas gafas de pasta negra de la hija de Ed Catmull que debió perder las lentillas en el último momento, porque si no ocurrió así no me explico.

no-no.jpg

DE PESADILLA

Las hay que no deben tener ni espejos en casa ni amigas de buena fe que las aconseje, porque el espanto tomó cuerpo sobre la alfombra roja a la llegada de señoras como Marisa Tomei, que eligió un vestido vintage de Charles James, Helena Bonham Carter, Elisabeth Chambers (la esposa de Armie Hammer) o Daniel Plantec. ¿Hace falta que profundice?

expulsadas.jpg

EMPASTADAS

Después están las que van espectaculares pero fallan en algo, nadie es perfecto, ¿no? Me decanto por señalar un error fatal: los tonos nude. Sí, estuvieron bien por un tiempo, pero su momento pasó actrices como Halle Berry y Hailee Steinfeld, ambas vestida de Marchesa, optaron por tonos carne que hacen que actriz y vestido se empasten hasta no saber exactamente donde nace una y donde muere otra. En un tono más subidito hubieran estado maravillosas.

empastadas.jpg

Y PARA QUE NO DIGAN QUE NO HAGO MÁS QUE CRITICAR…

… he de confesar que espectaculares, lo que se dice espectaculares, estuvieron las maravillosas Cate Blanchett con un Givenchy que quitaba el hipo (sin duda siempre en el top de las más elegantes de los Oscars), Nicole Kidman de Dior (ella no arriesga, tiene un valor seguro) y Mila Kunis que recurrió a un genio de la Alta Costura clásica, Eliee Saab.

sublimes.jpg

Oscar a la elegancia a…

Lunes, 8 Marzo 2010

Este año el buen gusto  ha regresado a la alfombra roja del Teatro Kodak de Los Angeles. Reñido como estaba desde hace algunas ediciones con Los Oscars, vuelvo a rendirme al poder de su escaparate de glamour. Parece que las actrices y estilistas han dejado atrás la fase “discreta” y anodina que venía marcando esta fecha para retomar el esplendor y el espectáculo. Este año parece haber dominado un triunvirato de color contundente: gris-lila-borgoña y sus derivados tono arriba o tono abajo.

Si una firma se está imponiendo con fuerza en este evento es el dúo que lleva el nombre de Marchesa, que desde que aparecieran en 2004 se han convertido en un nombre ineludible a la hora de los resúmenes anuales de la alfombra roja. Este año hemos visto de Marchesa a las actrices Sandra Bullock y Vera Farmiga, cada una con un estilo radicalmente opuesto, la primera con un vestido de terciopelo brillante de tono achampanado con bordados de silueta minimalista pero impacto visual rotundo, mientras que la segunda ha preferido darle vuelo y movimiento a su look con un espectacular vestido fucsia de grandes volantes rizados.

marchesa.jpg

Es muy importante que el diseñador avise a sus clientas de qué otras celebrities vestirán con su nombre en la gala y qué clase de vestidos llevarás para que no coincidan en gustos y se lleven el susto de Jennifer Lopez y Amanda Seyfried, que coincidieron en dejarse vestir por Armani Privé. Y si siempre digo que Armani me abuuuuurrrreeeeee con su prêt-à-porter, he de quitarme el sombrero con su alta costura. Peeeeeroooooo… ambas actrices llevaban vestidos confeccionados con la misma tela, que a pesar de estar materializados en siluetas bien diferentes, el efecto óptico es el de “¡coincidencia!”. Y eso, conociendo a JLo ha tenido que ponerla de los nervios.

eltropezon.jpg

Volviendo a Marchesa: otra actriz que recurrió a ellas fue Gabourey Sibide, que fue envuelta en drapeados que no lograban contener su desbordante anatomía, y es que esta gala ha tenido una destacada presencia de mujeres ‘rotundas’, algunas vestidas con más acierto que otras, algunas con unas carnes más estéticas que otras. Sólo hay que ver cómo lucia Gabourney y cómo destacaba Queen Latifah en su Badgley Mischka, sacando partido a sus curvas.

mujeres-rotundas.jpg

Igual que las mujeres entradas en carnes tienen que ser muy cuidadosas al elegir su ropa, otro colectivo que debe tener en cuenta ciertos códigos estéticos son aquellas actrices que ya no pueden hacer papeles de treintañeras, es decir, las que ya pasan de la cincuentena en vocabulario no-hollywoodiense. Kathy Bates se mostró muy consecuente con su edad y talla, resplandeciendo como gran dama de la escena con un vestido negro sin ningún misterio (salvo su diseñador) y un chal transparente que cubría sus brazos desnudos, cosa que una mujer de edad debe evitar mostrar. Helen Mirren también se decantó por Badgley Mischka, y del mismo modo que Bates cubría sus brazos con tul transparente. Y es que Mirren siempre destaca por ser de las actrices maduras que mejor visten.

la-edad.jpg

El look grecorromano dejó buenos momentos sobre la pasarela, ya sea por parte de Molly Ringwald, así como de la mano de la maravillosa Sigourney Weaver en su espléndido Lanvin. Ambas se decantaron por escotes asimétricos recogidos al hombro y telas recogidas formando drapeados. Ambas espléndidas y sin ostentación.

asimetricos.jpg

Pero las ganadoras de la noche, si hubiera un Oscar a la elegancia, fueron dos, una senior y una junior. En la liga senior Meryl Streep ha demostrado una vez más que es la reina de los Oscars, ya sea siendo nominada, llevándose estatuillas a casa o simplemente paseando a la entrada de la ceremonia. ¿De quién iba vestida? De Chris March, una de los participantes de Project Runaway, que no ha tenido una trayectoria muy seria pero que esta aparición de Meryl Streep podría consagrarlo. Entre las jóvenes destacó Zoe Saldano y su epatante vestido de Givenchy que hace que nos reafirmemos en el convencimiento de que Riccardo Tisci es uno de los grandes maestros de la nueva generación de couturiers.

ganadoras.jpg

PD. ¿Penélope Cruz? Correcta, discreta, no muy favorecida… es decir, vestida de no-ganadora. Ella sabía que no se lo llevaba, atraer las miradas en esa tesitura hubiera sido un error.