Blogs

Entradas con etiqueta ‘Andalucía de moda’

Valencia Fashion Week: “En esta edición hemos sido catalogados como segunda pasarela a nivel nacional”

Sbado, 4 Septiembre 2010

Una nueva edición de la Valencia Fashion Week cerró sus puertas ayer. Tres días de no parar en los que se han podido degustar las propuestas más que interesantes de un programa lleno de nombres de gran solvencia creativa. Pero no voy a hablar de las colecciones aquí. Si queréis conocer los trabajos que se presentaron os emplazo a daros un cybergarbeo por su web www.valenciafashionweek.com, y os propongo a continuación una selección gráfica de lo que se ha presentado.

De lo que me interesa hablar es de ‘ambiciones’ y de ‘trabajo enfocado a objetivos’. Es obvio que el sistema ‘español’ de las fashion weeks es diametralmente opuesto al vigente en otros países, básicamente por la dependencia del dinero público, lo que hace que proliferen eventos de moda por toda la geografía al antojo político de las administraciones locales y autonómicas. Ahora bien, resignados a que el dinero público se invierta en organizar pasarelas (cosa que no me parece mal si existe un criterio claro enfocado al fomento de la industria de la moda), ¿no habría que exigir que los eventos tuvieran un rédito comercial?

Cuestión de fechas

Eso en Valencia lo tienen muy claro, por eso han evitado que sus fechas de celebración se solapen con las de otras semanas de la moda que están a punto de caer (Nueva York comienza el día 9). Una pasarela con ambición de visibilidad ha de buscar una parcela libre en espera de su edificación, no puede intentar proyectar un chalecito donde ya hay construido un rascalielos. Cuca Solana está harta de repetir (convencida de ello) que Cibeles es la cuarta pasarela del circuito internacional de la moda en cuanto a importancia. FALSO. Ella sitúa a Madrid por detrás de Nueva York, Milán y París… pero hay que añadir a Londres, la gran rival cibelina que acapara la atención mediática de las grandes cabeceras por su tradición y el talento que allí se da cita. Sólo eso ya nos desplazaría a un quinto lugar. Y no sigo contando y analizando otros eventos porque lo mismo pongo a Cibeles en el noveno puesto por detrás de Seoul. Un buen termómetro de qué pinta España en el circuito de la moda es la atención que le dedica el WWD, periódico del sector, biblia de todo profesional que se precie. Y efectivamente, sí, el WWD le suele dedicar a Cibeles una página cada seis meses, pero mezclándola con la SIMM y publicándola con mucha posterioridad a que todo haya acontecido. En cuanto a visibilidad internacional, si me apura, mucho más peso tiene 080.

valencia-dia-1.jpg

Con personalidad propia

Pero Valencia (vuelvo al tema que nos ocupa) pisa los talones a Cibeles. Y no es una frivolidad esta afirmación. Como editor de moda el programa de Valencia me parece mucho más interesante que el de Cibeles, ya que está plagado de jóvenes talentos con ideas frescas que no abusan de las autoreferencias. “En esta edición hemos sido catalogados como segunda pasarela a nivel nacional” comenta con orgullo Álex Vidal, diseñador participante y director ejecutivo del evento. “Esta es una pasarela que tiene el sello de autor en cada propuesta, avalado por la exclusividad en la presentación y un alto nivel de innovación y diseño”. Cómo valores rectores de la Valencia Fashion Week destaca la “juventud, tendencias y coherencia en las presentaciones”. Y es cierto, han conseguido una identidad creativa muy evidente. No es como Cibeles, que es un gran cajón de sastre (cajón de sastre deluxe, pero cajón de sastre al fin y al cabo, donde cabe desde la más absoluta brillantez a lo terriblemente obsoleto, de lo rotundamente creativo a lo sumamente aburrido, rayando el delito estilístico… El calendario de Cibeles, como en la canción de Ana Belén titulada Entre dos amores, “me lleva al cielo luego al infierno” en cuestión de minutos y sin tregua). En Valencia por el contrario se ha conseguido crear un tapiz creativo coherente y homogéneo, tanto para el espectador como para los participantes. Y este ha sido un proceso gradual de construcción edición tras edición, no creáis que ha sido algo espontáneo. “Me identifico más con los diseñadores que toman parte ahora que los de antes” nos confiesa Noelia Navarro, diseñadora de la firma NONA. “Se está consiguiendo una identidad asociada a los creadores jóvenes, a la moda de vanguardia. Alex está haciendo un muy buen trabajo en ese sentido”.

valencia-dia-2.jpg 

Jornadas de puertas abiertas

Otra grandeza que hay que concederle a esta plataforma es su ‘apertura’. Cuando una semana de la moda está financiada por una comunidad autónoma la administración no ve con buen agrado que diseñadores de fuera de la comunidad se aprovechen del dinero que ellos ponen. En todo caso están encantados de que venga a desfila un grande o un clásico en plan invitado especial para dar relevancia mediática al evento. En Valencia la creatividad es el único pasaporte que se les exige a los diseñadores que participan, abriéndole las puertas en esta edición a gente como al genial gallego José Castro con su firma Siempreesviernes, a la andaluza Juana Martín y su primera colección de baño, o a la irreverente firma vasca Sinpatrón, entre otros. Le pregunté a Álex Vidal cómo ha conseguido que las instancias políticas no le zancadillearan el proyecto con ese matiz localista tan pernicioso de otras autoproclamadas fashion weeks, y me respondió que “convenciéndoles de una realidad en la cual no existen fronteras. Los diseñadores son del mundo”. Y los diseñadores están encantados por esa ‘contaminación’ creativa que llega de todas partes. “Es estupendo. Un evento como este si no crece termina por estancarse” afirma Noelia Navarro. “Hay diseñadores que se van fuera, y otros de fuera que vienen aquí. Yo que he estado tanto fuera como ahora dentro puedo decir que es una pasarela de muy alto nivel”.

Llamé a Juana Martín por teléfono para conocer sus impresiones sobre esta fashion week en la que participaba por primera vez con una colección de baño de lo más sexy. “Para mí ha supuesto un esfuerzo extraordinario estar ahí por la cercanía de Cibeles, pero me lo pidieron desde la agencia de Globally, que son grandes amigos míos, y he hecho todo lo posible para estar” me cuenta Juana temerosa de que se corte la comunicación en cualquier momento porque la he pillado en el tren rumbo a Madrid. “Esta es la primera colección de baño completa, aunque bien es cierto que en colecciones anteriores ya presentamos algunas pinceladas. Me pareció interesante llevar esta colección a Valencia, un evento que para los diseñadores emergentes esta es una plataforma extraordinaria”. Así que aprovecho para ser un poco malo y le pregunto si no se ha planteado desfilar en Andalucía de Moda, evento andaluz (de su/nuestra tierra) que desde algunas ediciones viene ‘auditado’ por Surgenia, Fundación Centro Tecnológico Andaluz de Diseño, de la que la propia Juana es patrono. “Es imposible” me responde con las ideas muy claras, “el problema de esa pasarela es que está fuera de circuito, se celebra en unas fechas que ya no tiene sentido. Hoy por hoy Cibeles es mi prioridad. Desfilar en Andalucía de Moda supondría rescatar las colecciones que ya están en los showroom… demasiado lio”.

Apostando por el blog

Valencia también ha apostado por otro modelo de comunicación donde los blogs tienen un papel importante. “Hay que dar cabida a todo tipo de tendencias” apunta Álex Vidal, “y los bloggers son una de ellas”. En la moda la llegada de Internet ha supuesto el gran terremoto que ha sacudido los cimientos de todo lo construido. En el futuro Internet se equiparará con la irrupción del New Look de Christian Dior, la liberación del cuerpo que preconizó Cocó Chanel, la llegada de la minifalda o el desarrollo comercial del prêt-à-porter. Todo el que no se dé cuenta de la importancia del papel del blog en el modelo de comunicación de moda actual está abocado a fracasar.

Esto no se para aquí. Valencia tiene propósitos de luchar por su reconocimiento. Han crecido de manera importante en las nueve ediciones que ha celebrado hasta el momento, pero sus ambiciones son mayores, no piensan pararse ahí, tienen planes de futuro, entre ellos “irnos a la Ciudad de las Ciencias, al Ágora”. 

valencia-dia-3.jpg

www.valenciafashionweek.com

Andalucía de Moda: Nóveles

Martes, 3 Noviembre 2009

jovenesandalucia1.jpg

Y para cerrar el tema andaluz, retomaré el tema del certamen de nóveles. Empezaré por los ganadores. El trío formado por Sandra López, Hannah Domínguez y Mª del Carmen López (DCROZ) se hizo con el primer premio de este certamen gracias a una moderna propuesta donde se mezclaba una estética poligonera/chandalera, muy al gusto de lo que están haciendo gente como Carlos Diez o Krizia Robustella, con otras referencias street. Lo inteligente de estas chicas de Málaga fue utilizar materiales del día a día como el denim o el tactel de poliéster. Y es que los diseñadores han de ir con los tiempos que corren, y es una exigencia que hay que cursarles a los nuevos diseñadores.

Pero dado lo reñido de la votación se acordó con otorgar una mención de honor a Jose Ignacio Díaz (DMARSÉ), cordobés formado en la escuela CEADE de Sevilla, y que demostró una gran solidez tanto en la forma como en el fondo de una colección muy  coherente con el mercado del lujo actual, y donde se nota que este chico ha sabido aprovechar su paso por empresas como Victorio&Lucchino o Jose Castro.

jovenesandalucia2.jpg 

Curro Sánchez (Málaga) centró su inspiración en los locos años 20, donde las reminiscencias charlestones se conjugan con la estética art decó. Los encajes, las asimetrías y la utilización de los grises y negros, dan cierto toque retro-decadente que confieren al trabajo de este joven una gran potencialidad en cuando tome mayor conciencia de la silueta femenina conforme vaya adquiriendo experiencia.

Carmen Alonso (Carmen), de Sevilla, abrió su propuesta con trajes de baño glamurosos, dando un giro hacia un cierto romanticismo baive conforme se desarrollaba su puesta en escena. Yo a esta chica le daría un consejo relacionado con la mercadotecnia: debería cambiar el nombre de su firma para el futuro posicionamiento de esta en Internet. Debe pensar que si un consumidor (o periodista) escribe “Carmen” en un buscador, le aparecerán miles y millones de páginas que no tienen nada que ver con ella.

Pablo Lanzarote (Cádiz) introdujo el mundo masculino en el certamen. Un hombre donde se aplican recursos del mundo femenino y algunas reminiscencias niponas. En ‘Para que no se duerman mis sentidos’, Pablo juega con el binomio plata/oro. Aunque yo le recomendaría profundizar en su concepto de masculinidad que me parece muy interesante. De hecho, a su salida a saludar, vestido con su propia ropa, nos pareció que el encarnaba ese concepto mejor que los modelos.

La malagueña María González (María I_Glez) fue sin duda alguna la más arriesgada en cuando a formas y volúmenes, creando patrones esculturales ambiciosos. “La inspiración de esta colección la tomo de la mosca saltadora” explica. “Quizás la mosca en sí no esté de forma explícita, pero sí partes de estas”. A María le auguro un futuro brillante porque es atrevida. Ella reconoce que su formación en la Escuela de Arte de San Telmo ha sido francamente deficiente, casi autodidacta. Pero ese es un problema que subsana con más ‘formación’ cualificada, mientras que la base de todo buen diseñador ya la tiene: la creatividad y la falta de miedo a buscar un nuevo lenguaje.

jovenesandalucia3.jpg 

A Verónica Vergara (Sevilla) le apasiona la geometría visto lo visto. Sus diseños buscan esa feminidad ochentera de la era dorada de la Movida Madrileña, pero desde una perspectiva actual y cierto toque punk muy sutil. La recomendación más evidente que le haría a Verónica es que buscara su propia voz, ya que se ve una gran influencia de Fernando Claro en sus diseños, diseñador en cuyo estudio hace prácticas. Tan bueno es beber de buenas fuentes, como alejarse de ellas.

Sofía Lasserrot (Granada), prefiere darle un toque manga-gótico a sus creaciones para Contraddiction. Ella sorprendió por esa estética tan depurada en que mezclaba tejidos como el punto de poliéster o la seda salvaje, con materiales menos convencionales como el plástico. Consciente de sus influencias del cómic japonés, no se amilana ante el conservadurismo que gusta por el sur y despliega toda su imaginería, incluida una imagen que sirve como hilo conductor: el ank de los egipcios.

Mercedes Mercado (Granda) toma como punto de partida una de las tendencias de este otoño: la mujer guerrera, que en su caso se evidencia en el uso de tejidos ‘escamados’ que simulan cotas de malla. Solo que ella le aporte un toque lencero, y trabaja los volúmenes con ingenio. La mujer que dibuja Mercedes es a la vez poderosa y frágil, vanguardista y victoriana… Un mundo de contrastes que se evidencias en el uso del blanco y negro, que a veces delimitan en un mismo look dos mundos distantes.

Y finalmente Conchi Rosas. Esta granadina, licenciada en Bellas Artes tiene un background distinto a los demás diseñadores, y eso se evidencia en que su colección tiene un trasfondo más conceptual. “La moda como tendencia no me interesa” explica Conchi. Ella hace un viaje a lo largo de su infancia a través del peculiar tejido que utiliza para su colección, las fundas de colchones. Puro reciclaje que da respuesta a las nuevas necesidades creadas por la crisis actual. Pero lo cierto es que el resultado final llega a ser hipnótico y asombroso, y consigue que uno también recorra su infancia como ella, recordando los colchones con los que ha convivido a lo largo de su vida.

Andalucía de Moda: un repaso crítico

Viernes, 30 Octubre 2009

antoniogarcia2010.jpg

Cuando escribo esto ya estoy en los estertores finales de esta edición de Andalucía de Moda. Algún desfile me queda esta tarde, del que daré cuenta este fin de semana si merece la pena.

Hablar de todas y cada una de las colecciones que se han presentado sería un asunto doloroso que pondría en jaque mi capacidad para mantener la cordura. Porque en un evento como este hay de todo, como en botica. Había pensado ignorar todo lo que no me gustaba pero creo que de mí se espera una labor didáctica, y eso implica realizar un análisis de lo que se puede mejorar.

En primer lugar eliminaría las colecciones infantiles, que rompen el sentido del evento. Ya sé que el infantil es un sector económico importante, pero si lo que se quiere es fomentar su vertiente comercial, ¿no sería mejor que ayudaran a esas firmas a tener un stand en el FIMI valenciano? Yo si quiero comprar pescado voy a una pescadería, y si quiero carne a la carnicería… si quiero moda infantil iré inexorablemente al FIMI, no a Andalucía de Moda.

Eliminaría las colecciones de Costura, porque la mayoría de lo que vemos no es ni siquiera eso, es confección a medida para fiesta (¿eso es Costura?, puede que si buscamos la definición en un diccionario lo sea, pero para un editor de moda la Costura implica creatividad y este no es el caso). Las intentonas costureras vistas en Andalucía de Moda nos puede deparar realmente momentos en que deseas lavarte los ojos con lejía para borrar la imagen del modelito de turno, aunque bien es cierto que la norma es que sean trajes de fiesta que implican dignas variaciones de variaciones de clásicos de la BBC, con sus volantes, drapeado y gasas al viento.

Es más digno que te tilden de ser un diseñador que toma ‘inspiraciones’ demasiados literales de otros diseñadores, que de BBCero (dícese del diseñador que se especializa en Bodas, Bautizos y Comuniones). Pero no crean que a un crítico de moda se le escapan ‘inspiraciones’ tan literales como la de Dlarosa (Pedro de la Rosa) que quiere asemejarse al estilo de Josep Font, sólo que la falta de recursos del primero abre un abismo entre ambos. Aún así es más agradable ver que hay que tiene referencias ambiciosas.

Para colmo, ese eterno estilo emperifollado de bodorrio, que siempre, temporada tras temporada es el mismo, se agrava porque el casting de modelos siempre es el mismo. No tengo nada en contra las modelos, hay chicas muy muy interesantes como Macarena Echevarría y otras de las que no conozco el nombre. Lo que digo es que en colecciones como Fernando Claro no reparo en ello, pero en colecciones que son siempre las mismas termino con un déjà vu terrible. Pero no es culpa de las modelos, es de los costureros.

Mientras no se corrija esto, la atención mediática que merezca este evento será más bien baja. Hace falta una criba importante. La pregunta que debieran hacerse los artífices del evento es: ¿Es ese el diseño andaluz que deseamos mostrar al resto de España? No se puede dar el visto bueno a los diseñadores para que formen parte de este carrusel sin ver previamente las colecciones, porque el sistema se convierte en un coladero de anchas tragaderas. La solución sería que las colecciones tuvieran que ser presentadas antes de diseñar el programa a un comité que diera el visto bueno. Y no es descabellado, ya que las colecciones normales se presentan comercialmente en ferias un mes antes (mínimo) que la celebración de Andalucía de Moda, así que no pueden aducir falta de tiempo. Si se quedan con un evento de cuatro diseñadores, bienvenido sea. Hay que exigirle a los diseñadores que trabajes para estar a la altura, y si no quieren (o no saben) hacer el esfuerzo que busquen otra plataforma.

Alguien que sí ha hecho los deberes es el diseñador Antonio García, que ha dado un viraje de la Costura al prêt-à-porte, y es de agradecer. Y eso que la Costura de Antonio sí que ha merecido siempre la C mayúscula. Pero para su evolución como diseñador se hacía imprescindible que se integrara en la dinámica del prêt-à-porte y en esa aventura ha estado apoyado por Surgenia, entidad que trata de darle un impulso decisivo al diseño andaluz. Antonio García basó el leitmotiv de su colección en el motivo gráfico de la pajarita, dos triángulos encontrados en sus vértices. Fue una colección de ejecución impoluta, de corte muy mínimal, donde se revisaban todos los hits del diseñador: de vestidos camiseros a camisas con pecherín, vestidos trapecio, todo con un tono sastre muy depurado. Y dio una lección a muchos otros enseñándoles que una cosa es diseñar y otra emperifollar. No por gastar más metros de telas se es mejor diseñador.

Y después de haber hecho amigos una vez más, voy a ver qué me pongo para el desfile al que voy esta tarde a las 20:30 h.

andalucia-de-moda-2010.jpg

Andalucía de Moda: Fernando Claro

Viernes, 30 Octubre 2009

fernandoclaro101.jpg

Bueno, he de confesar que no fui a los desfiles de Andalucía de Moda que tenía previsto este miércoles. Mi dentista me adelantó la cita que tenía para reconstruirme un colmillo (¡de leche!, y es que soy insultantemente joven) que yo había destrozado haciendo el ganso. No sé por qué me adelantó la cita, con los dentistas no pides explicaciones ni te atreves a cuestionarlos, pero supongo que le coincidiría con algún viaje alrededor del mundo que se habrá gracias al dinero que me lleva sacado. El caso es que con la cara anestesiada (ojo incluido, que parecía Solves en sus mejores momentos) no era plan de ir a ningún desfile. ¿Pero para qué está el maravilloso trabajo de los fotógrafos sino para darte una buena perspectiva de lo que allí se presentó?

Mi programa particular empezaba con Fernando Claro. Este diseñador está que se sale. Su evolución desde que lo conocí por primera vez ha sido brutal. Bien es cierto que su última colección no me gustó en demasía porque los materiales empleados, en especial los tejidos emplumados, quedaban un poco desastrados para mi gusto. Quizás es que soy poco dado al plumaje, también me pareció horrible aquella colección de Tom Ford para Gucci donde sacaba los vaqueros terminados en plumas multicolores, ¡¡y hablamos de Tom Ford, cuyo trabajo adoro!! Pero al menos era una colección con concepto, algo que no siempre se encuentra. Todos somos humanos y lo bueno de ello es que aprendemos de nuestros errores y es hora de centrarnos en la colección que Fernando Claro presentó en el Monasterio de San Clemente de Sevilla. [Quizás este comentario sobre la colección pasada me lo hubiera podido ahorrar y hubiera sido más elegante, pero quiero con ello demostrar que cuando digo que algo me gusta lo digo 100% sincero y no para salir del paso y quedar en plan amable].

Con Je ne suis pas d´ici… Fernando Claro hace una declaración de intenciones. ¿Qué quiere decir con eso de “yo no soy de aquí”? Estoy seguro que se refiere a que ha creado una mujer indefinida en tiempo y espacio, sobresaliente en cualquier lugar donde la posiciones y que tiene sobrados motivos para decir a todo el mundo que intenta abordarla, que no se atreva a molestarla, que ella “no es de aquí”. Yo le daría otra lectura personal al título de la colección: yo, Fernando Claro, estoy en Sevilla, en Andalucía de Moda, pero mi trabajo no responde a la realidad imperante de este sitio, sino que debería estar en otra plataforma más globalista. De hecho alguien me comentó el otro día que iba a abrir tienda en Madrid, y en ello están y tienen echado el ojo a un espacio estupendo en la Calle Almirante, pero no hay localización confirmada por ahora.

En la propuesta del diseñador para la primavera/verano 2010 hay una mezcla entre tendencia neo-ochentista (por los volúmenes, los brillos, los hombros oversize…) y un toque lab-futurista (llamo lab-futurista a ese futurismo aséptico que nos lleva a laboratorios de un distante futuro). Fernando acierta de pleno en las estructuras rígidas, arquitectónicas… que nos dejan prendas muy fotografiables, de gran belleza estética. Sin embargo me entusiasma menos sus minivestidos de vuelo fruncido, ya que es una concesión a la clientela más del día a día y muestra una clara rémora de su labor de subsistencia en la trastienda modisteril, pero es la excepción que confirma la regla del buen hacer en el resto de la colección.

Esta propuesta es un ejemplo de glamour bien entendido, contemporáneo pero con sabor clásico. Y también es un buen ejemplo del continuo reciclaje que implica la labor de diseñador, porque Fernando tiene los ojos bien abiertos a todo lo que se mueve en la moda, no tiene las estrechas miras de la realidad que le impone la clientela, y eso se nota en el resultado final.

fernandoclaro102.jpg

Fotos: Chema Soler

Andalucía de Moda: Joan Fábregas

Mircoles, 28 Octubre 2009

joan-fabregas-andalucia-2.jpg

Empezamos Andalucía de Moda con el certamen de Diseñadores Nóveles, del que tuve el privilegio de ser jurado, una labor agridulce, porque es de esas cosas en las que te gustaría ser mojigato y declarar a todos ganadores, y que todos se llevaran un premio porque todos se lo merecen de verdad, por uno u otro motivo. Pero esto lo voy a dejar para más tarde, porque no quiero pasar por estos chicos así como de paso, sino dedicarles un buen espacio.

Voy a abrir fuego hablando de Joan Fábregas, el que fuera ganador del año pasado del certamen de nóveles y que este año ha sido invitado a desfilar. ¿Qué puedo contar de Joan que no haya contado ya? Remito al artículo que el 12 de septiembre le dediqué en el suplemento Evasión de este periódico nuestro (nuestro que lo hacemos y suyo que lo leen).

La colección ya la conocía, no era de ‘estreno’, sino que ya había visto su presentación formal en 080 Barcelona y había sido mostrada a compradores en un showroom parisino, pero había como una especie de obligación ‘sentimental’ de traerla a Andalucía. Es inimaginable el choque cultural que supone la concepción vanguardista que Joan Fábregas tiene de la moda masculina frente a los parámetros neoclásicos de esta ciudad (ahora hablo de Sevilla, donde tiene lugar el evento) y su particular idiosincrasia neo-romántica donde el sastre sigue siendo afortunadamente un valor en alza y el conservadurismo un tanto rancio nos hace ser lo que somos, para bien y para mal. Ser ‘un rancio’ es algo que se lleva con orgullo por aquí por que es símbolo de pedigrí, y yo también voy de rancio 2.0, y no lo he cogido el truco aún y quedo de racio cutre simplemente. (Que lo de rancio va con buenas intenciones, que no me lapiden, qme remito al maestro periodístico Paco Robles que atesora el término).

Volviendo a la colección… Una puesta en escena de estética demoledora, post-industrial, con influencias manga y, ¿por qué no?, con referencias a los comics de superhéroes de los 80 en que todos los uniformes se llenaban de bolsillos multiusos que a la postre, salvo en el caso del cinturón de Batman, nunca se sabía que albergaban. Joan confiesa su deleite por la estética nipona y se rinde ante mi asociación de su colección con los cómics, no me lo discute pero no lo comparte, porque a la postre las sensaciones que genera una colección, en cuanto sale a escena, ya no le pertenecen al autor sino al espectador.

Me sorprendió el casting del desfile. Yo, conociendo el tipo de modelo que gusta en esta ciudad, en plan musculitos tipo mister, me temía lo peor. Pero de pronto salió una caterva de chavalucos muy bien formados pero sin caer en lo gym-obsess, guapos a rabiar, y que eran un compendio de lo mejor de la actitud del modelo internacional de París y Milán, pero llevados a la masculinidad clásica que hacen que el hombre sea hombre. A mi derecha tenía a una veterana y experta periodista, Clara Guzmán, que a cada salida decía “me encanta, me encanta”, y yo no tenía claro si era por la ropa, por los chicos o ambos. Después me aclaró que lo que le encantaban eran los chalecos porque es una prenda que la enloquece.

Mientras yo, a Sofia Clarí, la coordinadora de Pasarela Mustang y pieza bien significativa en El Ego de Cibeles, le repetía sin cesar “ese tío (por el modelo) y yo tenemos en teoría los mismos músculos en el cuerpo, ¿no? ¡Dime que sí, Sofía por lo que más quieras! ¡¿Dónde están mis músculos?!”.

A parte de frivolidades varias, quiero reseñar algo que dice mucho de lo que un diseñador ES y quiero ejemplificarlo con Joan Fábregas. Un diseñador trata a todo su público con el mismo respeto, ya sea el día de la premier de su colección en una gran pasarela, ya sea en una presentación autonómica tardía en la que no hay objetivos comerciales porque todo el pescado está vendido ya. Trabaja los estilismos, la puesta en escena, la música… todo, con la misma intensidad, con las mismas mariposas en el estómago, con la misma profesionalidad, sin dejar flecos sueltos. Así lo vi en Joan, que si bien tuvo que acudir durante horas a ser jurado del concurso de nóveles, no perdió ojo de los preparativos y se dejó a cargo de todo a su mano derecha, izquierda, ojos y corazón: su mujer.

A Joan se le ve en un momento dulce porque se ve realizado como diseñador. Lo que me fascinó de él en un principio fue que se arriesgó a usar materiales tecnológicos como la fibra óptica o tejidos termosensibles. Eso sin embargo lo limitaba como ‘diseñador’ porque los materiales tecnológicos son terriblemente difíciles de tratar. Con este giro a la moda masculina se ha deshecho (por ahora) de esas tecno-limitaciones autoimpuestas y ha demostrado lo que era capaz de hacer.

¿Una palabra para resumir la colección de Joan? ¡Brutal!

joan-fabregas-andalucia.jpg

Empezamos Andalucía de Moda

Lunes, 26 Octubre 2009

andalucia-de-moda-logo.jpg

Esta semana nos ponemos ‘andaluces’. Después de Cibeles, 080 Barcelona, París, Nueva York, Londres, Milán, etc… llega la hora de una de esas pasarelas autonómicas que abundan en nuestro país: Andalucía de Moda. Y no entiendan que lo digo con tono de desdén, en absoluto, lo digo con todo el respeto que me merece el esfuerzo de tantos profesionales que hay detrás de este tipo de eventos que hacen lo mejor que pueden dadas sus restricciones. A mí, personalmente, se me conoce como un ‘criticón-denostador de estos eventos’, pero jamás he tratado de hacer crítica destructiva, sino vorazmente sincera con el propósito no de destruir, sino de señalar lo que se puede mejorar, que es mucho obviamente.

Esta justificación no tiene nada que ver con que este año me hayan pedido sea jurado del certamen de diseñadores nóveles que acompaña a este evento (y al que siempre, haya escrito donde haya escrito, le he dado cancha, me he interesado y he tratado de ayudar a los jóvenes que se presentan, guardando buena amistad con los que se han preocupado de tenerla). Yo sigo diciendo las cosas con claridad cristalinan aunque duela en un primer momento. 

Pero me consta que se trabaja por superar todas las limitaciones aunque a veces se hallen escollos insalvables. El principal objetivo de estas pasarelas es dar difusión al trabajo de diseñadores que no tienen la opción (financiera o logística) de mostrar dentro de una Fashion Week de renombre (y entienda lo de renombre en términos de atracción mediática, no estoy estableciendo comparaciones cualitativas). Y al final, los organizadores se encuentran con la cruda realidad de que los medios especializados no se hacen eco de lo que allí se muestra si no es a cambio de una buena ‘extorsión publicitaria’. “Sí, si me contratas cuatro páginas de publicidad podemos sacar un resumen de lo que muestren los diseñadores en formato publirreportaje”, lo que deja claro al lector que es un compromiso publicitario y que no merece su atención, ya que ni los de las revista se han dignado a darle formato periodístico. A pagar mogollón para que salga una fotito de cada diseñador de forma minúscula, “pero hemos salido en Vogue”… o en Telva… o en otra similar. Ahí hay un error de base, y es que se dirigen a un formato muy limitado y elitista: el papel.

El otro gran problema de las plataformas autonómicas radica en su definición: muestra de diseñadores de un ámbito geográfico concreto. Y es que no se crean que el talento abunda a punta y pala fuera del eje Madrid/Barcelona. Básicamente porque al final a los buenos talentos pronto se les queda pequeña su ciudad y terminan emigrando a estas dos capitales para asentarse y desarrollar su negocio (por cultura de consumo de moda, porque allí se concentran los medios especializados, porque hay que estar mojando donde está la salsa en definitiva). Los que se quedan son gente valiente que asume que van a tener que trabajar el doble para despuntar.

Pero también hay mucha firma comercial sin un ‘talento creativo’ detrás que se mezcla con gente que merece ser tildada verdaderamente ‘diseñador’. Ese “tú eres de aquí, tú puedes desfilar” sin mayor exigencia creativa es lo que hace que estos eventos autonómicos tiren para atrás de entrada. No se puede mezclar un diseñador que está proponiendo tendencias (más o menos acertadas), que trabaja la faceta de autor, la calidad estilística e innovadora… digo que no se puede mezclar esto con un modisto que hace BBC (Boda Bautizos y Comuniones), porque al final tira por tierra todo el esfuerzo que hay detrás de esa pasarela. Siempre te lo justifican con que ese modisto vende mucho en Los Emiratos Árabes o algún sitio así. Vale, ¿y qué?, ¿no tienen derecho los emiratosarabetienses a tener mal gusto? Si tanto gusta allí que coja un vuelo de Iberia (de los que se ponene en huelga) y que desfile allí.

La lista de puntos a mejorar sería interminable, pero muchas veces hay que sentarse y disfrutar, y coger lo bueno, y cerrar los ojos a lo malo. Ser optimista en definitiva. Por eso en esta semana de Andalucía de Moda iré sólo a mi ‘selección’ de diseñadores que a priori creo que están a la altura de lo que merecen mis lectores. Y desde aquí daré cumplida cuenta de todo lo que vea… y viva. Seguro que nos divertimos porque no voy tanto a currar como a pasarlo bien.