Blogs

Entradas con etiqueta ‘anglicismos’

Neologismos fashion

Jueves, 27 Mayo 2010

palabras.jpg

Muchos sabéis que además de este blog sobre moda, desde hace unos meses tengo uno sobre libros en las webs del Grupo Joly. Se llama Lecturofilia y allí voy comentando todo lo que voy bebiéndome como lector empedernido. Una de las obras que estoy trabajando ahora es El lazo púrpura de Alejandro Núñez Alonso y va sobre el Imperio Romano del siglo I. Y de pronto, leyéndolo, me encuentro con un término fabuloso. Benasur, el protagonista, se encuentra con un joven noble y snob que le dice así:

Los judíos siempre decís cosas interesantes, aunque no siempre con psique… ¡Psique! Es uno de esos barbarismos griegos puestos de moda, pero que no tienen vocablo semejante en latín. No es elegancia precisamente. Psique es algo intraducible, tal como lo interpretamos los romanos, algo que participa de la gracia, del ingenio, de la afición por la novedad y lo moderno, que purga un poco lo formulario y convencional… No sé explicarme bien: ¡Psique! Tal como ha prosperado la palabra entre el vulgo, temo que las gentes verdaderamente psique no podamos hacer uso de ella dentro de poco…

Digamos que yo entiendo por psique lo chic, pero ahora me gusta mucho más psique, sobre todo porque nadie entiende lo que quiero decir con ello, y eso en moda siempre es un grado. ¿Recordáis cuando se puso de moda la palabra cool? Todos la usaban, nadie tenía claro lo que significaba o de dónde venía. Anna Wintour le dedicó uno de sus famosos editoriales, a continuación Nieves Fontana (directora de Telva) le dedicó el suyo en lo que yo interpreté una ‘traducción’ del de la Wintour.

¿Cuántas veces os habéis sentido perdidos por los términos que inventamos los redactores para nombrar tendencias? ¿Lo retro-chic es lo mismo que lo preppy? ¿Es lo mismo candy colors que colores pastel?  (¿y si es así porque usan el anglicismo?) Puedo entender que se use trench en vez de gabardina cuando realmente se está describiendo un trench, el problema es que hay muchos/as que no saben distinguir una cosa de la otra. ¿Por qué usar ruffles en vez de volantes, porque volantes suena a folclórico y ruffles a rue Saint Honoré? ¿Por qué abusamos del término print cuando tenemos una bonita palabra española para ello: estampado?

Una de las primeras cosas que aprendí al empezar a trabajar en elEconomista es que tenía que medir mis palabras, porque el público que accede a mis texto no siempre son obsesos de la revistas de moda curtidos en el lenguaje fashion… ups, ya lo he hecho. Me dejaron claro que mis textos debían ser comprensibles tanto para la ejecutiva que se empapa el Vogue como para la que Harper’s Bazaar le suene a nombre de tienda de chinos.

Anécdota a razón de los palabros que usamos en moda: En un artículo que escribí tiempo ha para Neo2 me inventé una palabra, jeanscouting, una mezcla entre jeans y scouting, o lo que era lo mismo la búsqueda de jeans novedosos, de culto, poco vistos y chic. A las pocas horas de salir la revista un colega empezó a usarla en sus textos y me sentí muy muy adulado.

La moda es renovación constante y una pizca de esnobismo, por eso nuestra naturaleza, como editores de moda, nos decanta por el uso de palabros novedosos. Os propongo que uséis la palabra psique como sinónimo de chic. Hagámoslo como experimento social. A ver hasta qué punto se puede implantar un neologismo.