Blogs

Entradas con etiqueta ‘Antonio García’

Antonio García, couturier: “España no hay estructuras para hacer prêt-à-porter, falta Industria”

Mircoles, 13 Marzo 2013

agarcia1.jpg

En la última edición de MFShow uno de los diseñadores que mejores críticas ha recibido ha sido el sevillano Antonio García, un couturier a la usanza clásica que se ha convertido en un puntal destacado de la moda que se crea en Sevilla, y que desde hace algún tiempo está marcando territorio en Madrid. Antonio no está solo en esta aventura, sino que le acompaña su hermano Fernando García, estilista cinematográfico entre cuyos últimos trabajos destaca Grupo 7, con el que ha estado nominado a Mejor Vestuario en la última edición de los Goya. Cuando en su último desfile apareció la gran Helena Barquilla luciendo sus creaciones no pude menos que intuir que ambos hermanos estarían en el séptimo cielo. “Flipábamos, pero en verdad el que tiene adoración por Helena es mi hermano” me confiesa Antonio. “En cuanto nos enteramos que formaba parte del casting luchamos para estuviera en nuestro desfile”.

Antonio ya lleva algunas temporadas con showroom en Madrid y presentando en el OFF de la Madrid Fashion Week. Un trabajo arduo y oneroso que no siempre da resultados visibles a un ritmo milagroso.Estoy empezando a ver el panorama más halagüeño. Nosotros nos planteamos las cosas a un ritmo más relajado, el ritmo real de las cosas. ¿Cuántas veces hemos vistos nombres que irrumpen con fuerza en la escena y en un par de temporadas no supimos más de ellos? La moda es así, se crea una burbuja rápidamente y cuando se pincha puede ser un punto final. Nosotros tratamos no forzar el ritmo, seguir trabajando y que las cosas salgan de una forma natural.

agarcia2.jpg

Colección primavera/verano 2013

El terreno natural de Antonio García es la Costura. Es difícil hacer hueco en su agenda repleta de nombres importantes de la sociedad y el espectáculo, de hecho es el diseñador de cabecera de la cantante gaditana Pasión Vega. Siempre ha estado ahí, pero ahora parece que la competencia se ha endurecido porque todos los diseñadores se repliegan a sus cuarteles de invierno por la crisis y se dedican a la costura como refugio en tiempos difíciles. “Es asombroso cuando te enteras que todos están haciendo costura ahora. Pero es normal, en España no hay estructuras para hacer prêt-à-porter, falta Industria. Aunque afortunadamente parece que la industria existente está empezando a apoyar a los diseñadores, como es el caso de Hoss Intropia y Miguel Palacio, Juanjo Oliva y el Corte Inglés, Carmen March y Cortefiel…”

Es indudable que también el concepto de Costura ha cambiado en los últimos tiempos, incluso cuando hablamos de Alta Costura, que se ha sesgado hacia conceptos más ponibles y con los pies en la tierra en busca de nuevas clientas que mantengan esta actividad artesanal. “Evidentemente yo veo lo que hacen Maria Grazia Chiuri y Pier Paolo Picciol para Valentino y me encanta, aunque hagan cosas más sobrias me siguen convenciendo. Yo estoy es esa onda, aunque hagas costura hay que ser realista y coherente”. Son muchos los diseñadores españoles que han visto en el mercado exterior, en las pasarelas internacionales, otra vía de escape hacia delante en tiempos difíciles. “Yo esa opción no la estoy tocando, y la verdad es que quizás peque de prudente. Yo nunca vendí fuera y lo veo poco accesible”.

Trabajar de Sevilla puede representar un sobre esfuerzo en cada paso que un diseñador pretenda dar para su crecimiento. “Estar en Sevilla es un hándicap. Puede que todo esté ahora muy globalizado, pero lo cierto es que hay que estar donde hay que estar. Si yo estuviera en Madrid tendría mucha más visibilidad y quizás vendería más, aunque en procesos artesanales como el mío incrementar la producción es complicado. Pero desde que tengo gabinete de prensa en Madrid estoy contento con los resultados y no me planteo cambiar de ciudad, yo a mi edad, a estas alturas, ya tengo mi estructura y mi vida hecha en Sevilla. Pero estamos tratando de implantarnos en Madrid a través de una labor de fidelización de clientas de allí a través de actuaciones como ventas especiales”.

agarcia3.jpg

Colección otoño/invierno 2013/14 

Las colecciones de Antonio se centran en su personal visión de la elegancia y el estilo, con un fuerte sesgo hacia el clasicismo de la década dorada de los 50 y 60. “Me apoyo en conceptos muy personales, atemporales. No busco un leitmotiv. Me pongo a trabajar una visión más interiorista. Seguimos las tendencias de una forma muy personal. Te vas creando un universo, una personalidad muy marcada en el diseño que se hace evidente en cada colección. Yo le debo mucho a los clásicos como Yves Saint Laurent, Balenciaga y al Berhayer de los 60. Asumo los conceptos clásicos y hago una revisión fresca”.

Aún así sigue con la idea de encontrar su hueco en la Madrid Fashion Week en un futuro quizás no muy lejano. “Claro que nos lo planteamos dar el salto del OFF al calendario oficial, pero he admitir que estamos muy a gusto con el resultado de MFShow, y el poder hacer las presentaciones en lugares emblemáticos de la capital. Pero claro, Cibeles es Cibeles [aún nos resistimos al cambio de denominación], por aquello del foco mediático que supone”.

www.antoniogarcia.com.es

Andalucía de Moda: un repaso crítico

Viernes, 30 Octubre 2009

antoniogarcia2010.jpg

Cuando escribo esto ya estoy en los estertores finales de esta edición de Andalucía de Moda. Algún desfile me queda esta tarde, del que daré cuenta este fin de semana si merece la pena.

Hablar de todas y cada una de las colecciones que se han presentado sería un asunto doloroso que pondría en jaque mi capacidad para mantener la cordura. Porque en un evento como este hay de todo, como en botica. Había pensado ignorar todo lo que no me gustaba pero creo que de mí se espera una labor didáctica, y eso implica realizar un análisis de lo que se puede mejorar.

En primer lugar eliminaría las colecciones infantiles, que rompen el sentido del evento. Ya sé que el infantil es un sector económico importante, pero si lo que se quiere es fomentar su vertiente comercial, ¿no sería mejor que ayudaran a esas firmas a tener un stand en el FIMI valenciano? Yo si quiero comprar pescado voy a una pescadería, y si quiero carne a la carnicería… si quiero moda infantil iré inexorablemente al FIMI, no a Andalucía de Moda.

Eliminaría las colecciones de Costura, porque la mayoría de lo que vemos no es ni siquiera eso, es confección a medida para fiesta (¿eso es Costura?, puede que si buscamos la definición en un diccionario lo sea, pero para un editor de moda la Costura implica creatividad y este no es el caso). Las intentonas costureras vistas en Andalucía de Moda nos puede deparar realmente momentos en que deseas lavarte los ojos con lejía para borrar la imagen del modelito de turno, aunque bien es cierto que la norma es que sean trajes de fiesta que implican dignas variaciones de variaciones de clásicos de la BBC, con sus volantes, drapeado y gasas al viento.

Es más digno que te tilden de ser un diseñador que toma ‘inspiraciones’ demasiados literales de otros diseñadores, que de BBCero (dícese del diseñador que se especializa en Bodas, Bautizos y Comuniones). Pero no crean que a un crítico de moda se le escapan ‘inspiraciones’ tan literales como la de Dlarosa (Pedro de la Rosa) que quiere asemejarse al estilo de Josep Font, sólo que la falta de recursos del primero abre un abismo entre ambos. Aún así es más agradable ver que hay que tiene referencias ambiciosas.

Para colmo, ese eterno estilo emperifollado de bodorrio, que siempre, temporada tras temporada es el mismo, se agrava porque el casting de modelos siempre es el mismo. No tengo nada en contra las modelos, hay chicas muy muy interesantes como Macarena Echevarría y otras de las que no conozco el nombre. Lo que digo es que en colecciones como Fernando Claro no reparo en ello, pero en colecciones que son siempre las mismas termino con un déjà vu terrible. Pero no es culpa de las modelos, es de los costureros.

Mientras no se corrija esto, la atención mediática que merezca este evento será más bien baja. Hace falta una criba importante. La pregunta que debieran hacerse los artífices del evento es: ¿Es ese el diseño andaluz que deseamos mostrar al resto de España? No se puede dar el visto bueno a los diseñadores para que formen parte de este carrusel sin ver previamente las colecciones, porque el sistema se convierte en un coladero de anchas tragaderas. La solución sería que las colecciones tuvieran que ser presentadas antes de diseñar el programa a un comité que diera el visto bueno. Y no es descabellado, ya que las colecciones normales se presentan comercialmente en ferias un mes antes (mínimo) que la celebración de Andalucía de Moda, así que no pueden aducir falta de tiempo. Si se quedan con un evento de cuatro diseñadores, bienvenido sea. Hay que exigirle a los diseñadores que trabajes para estar a la altura, y si no quieren (o no saben) hacer el esfuerzo que busquen otra plataforma.

Alguien que sí ha hecho los deberes es el diseñador Antonio García, que ha dado un viraje de la Costura al prêt-à-porte, y es de agradecer. Y eso que la Costura de Antonio sí que ha merecido siempre la C mayúscula. Pero para su evolución como diseñador se hacía imprescindible que se integrara en la dinámica del prêt-à-porte y en esa aventura ha estado apoyado por Surgenia, entidad que trata de darle un impulso decisivo al diseño andaluz. Antonio García basó el leitmotiv de su colección en el motivo gráfico de la pajarita, dos triángulos encontrados en sus vértices. Fue una colección de ejecución impoluta, de corte muy mínimal, donde se revisaban todos los hits del diseñador: de vestidos camiseros a camisas con pecherín, vestidos trapecio, todo con un tono sastre muy depurado. Y dio una lección a muchos otros enseñándoles que una cosa es diseñar y otra emperifollar. No por gastar más metros de telas se es mejor diseñador.

Y después de haber hecho amigos una vez más, voy a ver qué me pongo para el desfile al que voy esta tarde a las 20:30 h.

andalucia-de-moda-2010.jpg

Las mujeres regalo de Antonio García

Jueves, 12 Marzo 2009

img_6027.JPG

El modisto Antonio García presentó una colección que podría calificarse ‘oda a la corrección’. No se movió ni un ápice de su línea en cuanto a la excelencia en la confección y selección de tejidos, lo que le ha granjeado su fama entre la selecta clientela que confía ciegamente en su criterio. Pero sí ha virado en el estilo, que sigue teniendo como prioridad resaltar la feminidad más sensual de la mujer, pero que se aleja de su característico sabor años 60 para hacer un recurrido por otras décadas. 

García hizo un homenaje al vestido lazo, convirtiendo a la mujer en un delicioso ‘regalo’ de envoltura preciosista. A veces con el minimalismo del más depurado Francisco Costa para Calvin Klein, otras veces con minivestidos ajustados a la sazón de los años 80. En definitiva una colección sin sobresaltos, muy meditada teniendo en mente las preferencias clasicistas de su clientela, y en la más estricta tradición couturier

Tanto es así, que al finalizar el desfile el aplauso más efusivo lo recibió del veterano maestro sevillano Tony Benítez (como vemos en la foto de abajo) que lo confirma como el natural sucesor en esa tradición de Alta Costura a la sevillana.

img_6374.JPG

Fotos: Martín Okuemotto

En el taller de Antonio García

Lunes, 1 Diciembre 2008

agarcia003.JPG 

A veces caemos en el error de pensar que de Despeñaperros para abajo no existe la moda. Craso error. Bien es ciertos que excepciones haylas que nos recuerdan el profundo acervo creativo andaluz, caso de Victorio & Lucchino, que sin ‘traicionar’ a su tierra han logrado levantar su pequeño imperio estilístico desde Sevilla. ¿Pero se queda ahí? No, de ninguna manera.

Me encontraba en el número 2 de la calle Riberos de Sevilla, donde el diseñador Antonio García tiene su taller, para conocer su colección de la próxima primavera que había presentado un par de semanas antes, y a cuyo desfile yo no había asistido con dolor de mi corazón por razones que no vienen al caso. El estudio lo tiene en una bonita casa antigua de pleno casco histórico-comercial, en un inmueble que conserva su estructura original y el portalón de madera con cancela interior tan característico, pero que está rehabilitado.  

Para que pudiéramos hablar de su trabajo había hecho el esfuerzo de despejar su agenda, tarea bien ardua porque por experiencia sé que su casa es un continuo ir y venir de clientas donde el teléfono no para y a todas se trata de atender con el esmero que merecen. Su principal actividad es la Costura, aunque su prêt-à-porter empieza a despegar con timidez pero con paso seguro. “Creativamente necesito nuevos horizontes, y en esta colección ya se puede ver un giro hacia nuevos conceptos más prêt-à-porter. Por ahora el prêt-à-porter sólo lo vendemos en Andalucía, para ir creciendo en sucesivas temporadas y traspasar fronteras. Creo que todo es un proceso, gradual, no se puede forzar. Ya empezamos a tener bastante repercusión en prensa y eso hace que empiecen a llamar del resto de España”. Su mejor embajadora es la ex-Miss España y presentadora Eva González que lo tiene como diseñador de cabecera ‘no oficial’ como se comprueba semana a semana en el programa de RTVA que presenta la guapa sevillana o en la última gala de los Premios Onda donde lució un espectacular vestido verde (aunque el diseñador tampoco se quejará de la repercusión mediática del vestido que lució Marisa Jara en los Prix Marie Claire). 

antoniogarciafamosos.JPG

La mano de Antonio García, para el ojo más o menos experto, es fácilmente identificable: Estructuras trapecio muy de los 60, limpieza de cortes, bastante rectos, glamour de los 50 bastante cinematográfico. “No creo en aquello de que cualquier época pasada fue mejor, pero los años 50 y 60 son una referencia básica. En esa época se  sientan las bases de la costura contemporánea y es indudable que es donde se apoya mi oficio” me explica el diseñador. “Esa vuelta constante al pasado que vemos en las pasarelas no sé sinceramente si es falta de creatividad en algunos casos, pero de cualquier forma la revisión es buena, siempre y cuando no se caiga en el disfraz”. 

Lo cierto es que sus diseños son siempre muy femeninos y favorecedores. “Mis clientas buscan unas señas de identidad muy marcadas, que por un lado es justo ese look años 50 y 60 que me caracteriza, geometría pura en las estructuras, y por oto lado vienen buscando ese ‘extra’ que ofrece la costura en cuanto a calidad que se percibe hasta en lo invisible, como en los interiores muy elaborados”. En un momento de crisis generalizada como en el que vivimos son muchos los diseñadores que se refugian en la costura, por que es un producto con una demanda bastante inelástica, y más en el sur, dónde hay una profunda cultura de ‘costura’ que ha pervivido hasta nuestros días. “A mi clienta le gusta la moda por si misma, la disfruta. Cuando viene a mi casa lo que encuentra es calidad, un diseño que le gusta. Además viene por el trato, es fiel, y agradecida porque al estar satisfecha no dudan en traer a sus amigas y conocidas para que se conviertan en clientas también”.  

agarcia001.JPG

Es curioso como las casas de costura siempre han sido como clubes privados donde las ‘socias’ entran sólo por recomendación, mediante el boca a boca, y donde se genera una especie de vínculo silente entre ellas. “En mi estudio se oferta lujo. Pero no queda reducido a un diseño fantástico y personalizado y unas telas suntuosas. Además ese lujo se ofrece en el trato, desde que se le coge el teléfono para concertar una cita a cuando la clienta se va con su vestido. Yo tengo una concepción muy global de la moda y el servicio que les doy es así”. 

La conversación deriva hacia el prêt-à-porter y la dimensión empresarial del diseñador. Tema de discusión inevitable: ¿existe una identidad del ‘diseño andaluz’? “No, no creo que exista tal cosa” me confiesa Antonio, “en mi caso, si te das cuenta, no hay referencias andaluzas en mis creaciones”. Es cierto, hay volantes, sí, pero no tienen nada que ver con el volante andaluz, sino con ese recurso que se puede usar por igual en París, Milán o Nueva York. “Conscientemente, a mí, Andalucía ni me influencia ni me limita. Ahora bien, sí estoy sumergido en un contexto cultural-estilístico del que me nutro”. 

Mientras contesta una llamada telefónica que se ha filtrado echo un ojo a unos bocetos de bolsos que hay sobre su mesa (ya contaré sobre ello más adelante) y antes de despedirme me hace pasar a las vísceras de su estudio, donde están las costureras y donde se expone un hermoso vestido de novia digno de Jane Austen que aguarda a su ilusionada propietaria. Ese vestido resume la esencia de la Costura y el trabajo de Antonio García: dar forma textil a los sueños e ilusiones de sus clientas.

agarcia002.JPG