Blogs

Entradas con etiqueta ‘bañador’

Aloha! Baños de color

Jueves, 26 Mayo 2016

Quizás este fin de semana pises la playa. Ya apetece, ¿verdad? Y como cada año, cuando buscamos los bañadores, nos encontramos que nos da un poco de pereza llevar el del año pasado, bien porque se note que ya está ‘vivido’ o bien porque simplemente quedaste un poco saturado de él el año pasado. No lo te pienses, date una alegría al cuerpo, y estrena modelito y ponte al día en tendencias.

Para este año deja el conservadurismo y apuesta por el color. Mirate en el espejo y di “¡aloha!”, porque los estampados tropicales, llenos de elementos vegetales y colores explosivos es lo que más fuerte pega. Y en esta línea os propongo una de las creaciones de la firma Gerry St. Tropez, que seguro hará las delicias de los caballeros con buen gusto y estilo propio.

Sí, he dicho Gerry St. Tropez. ¿Pero este blog no iba de moda masculina ‘made in Spain’? ¡Pues claro! Es que Gerry St.Tropez es una empresa de Sabadell que nace en 1968 fruto de la amistad entre el periodista deportivo Fred Prysquel (fundador de Vilebrequin, Saint Tropez, Francia) y el empresario textil Santiago Sauquet (Sabadell, España), cuando el primero tuvo la idea de empezar a producir trajes de baño y diseñó sus primeros modelos reciclando “spinnakers” de las embarcaciones de vela.

Los trajes de baño de Gerry St. Tropez están fabricados en España y su filosofía es ofrecer un perfecto equilibrio entre la moda, el precio y la calidad. Y para los amantes de los ‘básicos’ tened en cuenta que la firma ofrece una colección de lisos compuesta de 25 colores en 4 largos.

gerry.jpg

Modelo con estampado tropical de Gerry St. Tropez (80 euros aprox.)

Buscar bañador es una pesadilla

Lunes, 11 Mayo 2015

¡Qué difícil es encontrar un bañador con estilo! ¿No os pasa que cuando llega el momento de buscar un bañador para la temporada y salís de compras todo lo que veis es realmente horrible? Bueno, quizás solo sea una impresión mía… amén del tema de las tallas en el que no voy a entrar.

Pues bien, la cosa es que cuando te decides y tratas de encontrar un bañador con un poco de clase te topas como que esta temporada solo se llevan esas horribles bermudas por debajo de las rodillas de quinceañero de barrio marginal que las firmas de moda te venden como lo más moderno. De verdad  que lo he intentado, pero si no eres alto, tienes cinturita, estás fibrado, tienes tableta de chocolate en el vientre (no dentro, en la barriga, ya digerida, como en mi caso), pelo decolorado por el sol y el salitre de las olas cual surfero de Malibú… la cosa no termina de funcionar.

Después de saturan con esos trajes de baños en plan Speedo… Vale, en la intimidad te lo acepto, pero para prestarte a ser centro de las miradas… o tienes mucha confianza en ti mismo o tienes mucha… confianza y punto, que marque con generosidad. ¡Descartado!

¿Tan difícil es encontrar un traje de baño que vaya a medio muslo (que ni exhiba ni te dé la sensación de que te bañas completamente vestido)? Pues sí, los hay, pero después llega el tema del tejido y el patrón. Yo soy de los que buscan los bañadores de algodón, no esos sintéticos que cuando les pasa la mano… sí, serán muy ligeros, ¡pero da un repelús! Algodón de buena calidad, eso sí. Y eso exige un patronaje que no sea extremadamente holgado, pero que tampoco sea tan ajustado que te estrangule los movimientos. ¡¡¡Ah, y el estampado!!! Ya sé que para gusto los colores, claro, pero el ‘buen’ gusto en una calle de una sola dirección (aunque haya tanto kamikaze descerebrado que insista en transitarla en sentido contrario). Yo soy de los que creen que el verano exige colores brillantes, estampados originales… ¡Qué fácil caer en el ‘horror’ (no horror vacui, sino horror a secas)!

Por eso quiero mostraros una firma americana de factura italiana y distribución básicamente a través de su tienda web: Turquese (www.turquese.com). Solo tienen un tipo de bañador, sí, pero es perfecto, en estilo y forma, mucho más cómodo que los clásicos Vilebrequim, que suelen ser más ajustados. 250 dólares, hecho en Italia, algodón de gran calidad y ligero, con bolsillos, ¡y tallas para todos! Yo, por mí, ya he dejado de buscar.

turquese-1.jpg

turquese-2.jpg

turquese-3.jpg

Wonder Woman… a la playa

Mircoles, 6 Mayo 2009

laura-urbinati.JPG

¡Ay, ay, que me tengo que ir a la playa en menos de una hora y ni he hecho ‘operación bikini’ ni estoy depilada!” me gritaba una buena amiga en plena crisis de ‘qué estoy haciendo con mi vida’. El tipo del trabajo al que llevaba meses acosando en la oficina por fin se había atrevido a pedirle una cita. Habían estado hasta tarde bailando y bebiendo en La Feria de Abril (lo mismo que suele hacer todos los fines de semana sólo que vestida de flamenca) y él, de pronto, se dio cuenta de que se trata de una chica verdaderamente maja, así que la invitó a unirse a una escapada a la playa que iba a hacer con unos amigos al día siguiente aprovechando el puente. Ella sin pensarlo le dijo que sí. Al llegar a casa estaba eufórica y muy cansada, así que se quedó dormida incluso con el traje flamenca y la flor del moño puesta. Al despertar se percató de la ruda realidad: su ‘potencial marido’ (ella dice que no, pero estoy seguro de que ya lo ve como consorte de los de para toda la vida) pasaría a recogerla en breve y, sí, le daba tiempo a depilarse, pero no a quitarse las lorzas invernales que al menos le lleva dos meses rebajarlas.  

¿Qué hago?” me preguntó como si yo fuera el oráculo de Delfos, y como la mejor receta ante las amigas que te despiertan a las 7 de la mañana en festivo es la pura crueldad, le respondí: “dile que tienes la fiebre porcina, que te tienen que poner en cuarentena, cualquier cosa mejor que te vea embutida en un traje de baño dos tallas pequeño y con ese culo tuyo desbordante”. Me colgó. ¡Eureka! La crueldad es el mejor antídoto frente a amigas que tienen ataques de ansiedad existenciales o dietéticos. 

Ahora me arrepiento. Hubiera sido más humano decirle que no se le ocurriera ponerse biquini, que optara por un bañador, y cuanto más tapadito mejor. Los que están muy de moda esta temporada son los tipo ‘maillot de gimnasio’. Dan un toque muy atlético y sujetan las carnes donde se suponen que deben estar, donde la genética hace tiempo tiró la toalla. Pero sobre todo son sexys, muy Wonder Woman

¡Qué pereza este post! ¡El rollo que he soltado para contar qué bañadores se llevan esta temporada! Y como no tengo más ganas de escribir me remito a los ejemplos gráficos: bañador de Laura Urbinati (arriba), y abajo de izquierda a derecha tenemos uno de Behnaz Sarafpour, Oscar de la Renta y Stella McCartney para Adidas

Consejo: no tened amigos como yo, son muy destructivos.

mallot-banador.JPG