Blogs

Entradas con etiqueta ‘Belleza’

Recuperando la firmeza perdida

Martes, 30 Agosto 2016

¡Ay, espejo traidor! Te afeitas un día, otro, otro… y de pronto te das cuenta que tienes que tensar la piel para rasurarla. ¿En qué momento perdió tu rostro su firmeza juvenil? Ni idea, es un proceso silente e imperceptible. Bueno es darse cuenta mejor antes que después y poner pie en pared.

Carmen Navarro, referente nacional en cuanto a belleza, con cinco centros de belleza en Madrid y uno en Sevilla, tienen dentro de su carta de cosmética propia un sérum perfecto para estos casos formulado a partir de DMAE, el activo marino considerado “levanta-tejidos”, uno de los mejores ingredientes para compactar y reafirmar la piel del rostro y el cuello, y para ayudar a disminuir las líneas alrededor de los ojos y los labios, gracias a su efecto estabilizador de la membrana celular y antioxidante. Este sérum fortalece las células de la piel y nutre las membranas exteriores, y gracias a ello mejora la elasticidad cutánea y aumenta el tono muscular, a la vez que los tejidos se reafirman. Basta con aplicar cinco gotas diarias del producto directamente sobre el rostro y extenderlo mediante un suave masaje circular ascendente hasta su total absorción, evitando el contorno de los ojos. Un esfuerzo mínimo que puede ser un ritual de relax al final de cada día o al empezarlo.

cm-firming.jpg

Sérum Firming de Carmen Navarro. 103 euros.

El hombre frente al espejo… nuevos hábitos del cuidado personal

Viernes, 20 Abril 2012

belleza-masculina-1.jpg

Fotografía: Ernesto Castillo para Fondo de Armario

El lunes pasado intervine en un programa de radio de Radio Círculo de Bellas Arte, El pianista del burdel, donde analizamos un estudio sobre hábitos de consumo del hombre encargada por la revista Men’s Health. Y una idea que se repitió en diversas ocasiones es que el hombre ha cambiado la forma de relacionarse con su cuerpo y su imagen de una forma radical.

Hoy el hombre cuida su imagen y se asoma al espejo para vigilar los estragos que su estilo de vida y la edad pueden producir en su rostro. Pero cuidarte no va de realizar tratamientos de choque de vez en cuando sino adquirir buenos hábitos cotidianos de mantenimiento. Voy a repasar algunos de los productos que he testado y que son excelentes candidatos a un neceser de lujo para mantenerte impecable:

Entras en la ducha. Siempre la ducha antes que el afeitado, no me canso de repetirlo. No sabéis cómo alivia las erosiones del afeitado llevar la piel bien húmeda de la ducha cuando te rasuras. Has notado que el pelo a flojear y tienes que poner pared en pared. Para ello recomiendo empezar a usar por ejemplo el Champú energizante vitamínico de Davines (15,10 €) con aceites esenciales puros de cayeput, menta y canela que limpian en profundidad y estimulan el cuero cabelludo, fortalece las raíces y el brillo del cabello.

Antes del afeitado un buen lavado de cara con algún producto específico. Uno de los mejores que me he encontrado en los últimos tiempos es el limpiador facial energizante Facial Fuel de Kiehl’s (18 €) que elimina la suciedad, la grasa de la superficie de la piel y las impurezas evitando que la piel se reseque y se endurezca y la prepara la piel para un afeitado más apurado. Lo ideal es utilizarlo por la mañana y por la noche y complementarlo con una hidratante.

Pero mírate antes de salir al mundo. Sí, vas bien rasurado, límpio… per ¿dónde vas con brillos y rojeces? Prueba el Fluido matificante de Thalgo Men (37,50 €) cuya fórmula reforzada con activos antibacterianos elimina los brillos de la piel a la vez que hidrata. Un bálsamo anti-rojeces muy efectivo es el Sensitive Hydraderm Baume de Anne Möller (24,45 €) especialmente pensado para pieles sensibles que siempre están irritadas (aunque se puede usar en cualquier tipo de piel). Su exclusivo “Gen-Sensactive Complexe” actúa sobre los genes responsables de los procesos de enrojecimiento e irritación y reduce la reactividad cutánea.

A veces nos olvidamos de los labios. No hay detalle que estropee más la impresión que damos que unos labios agrietados o resecos… ¡Se hacen tan evidentes! Para solucionarlo recurro de nuevo a Kiehl’s, a su bálsamo labial Facial Fuel No-Shine Moisturizing Lip Balm (9 €).

Y ahora pensemos en tratamientos más en profundidad. Porque seguro que te has dado cuenta que se te empiezan a marcar demasiado esas marcas de expresión que antes te parecían atractivas que han empezado a ser inquietantes. Para combatir los primeros signos de envejecimiento Mesoestetic tiene una línea de tratamiento realmente revolucionario basado en el poder de la vitamina C. Energy C Intensive Cream (62 €) es una crema iluminadora que unifica el tono de la piel aportándole con potentes propiedades antioxidantes que contrarrestan los efectos dañinos de los rayos ultravioleta, previniendo el fotoenvejecimiento prematuro, atenuando las arrugas finas y líneas de expresión.

Aunque quizás el momento de empezar a usar un serum. Descubrir la línea de cosmética ecológica Matane es toda una experiencia. El serum facial D’Or de Matane (26 €) está formulado para ayudar a combatir la flaccidez y retrasar la aparición de signos de la edad, especialmente en lo que a pieles sensibles y secas se refiere. Además su aroma a rosa y geranio es exquisito.

Hasta aquí puedo escribir, a partir de aquí todo está en tu mano.  

¿Miedo al frío?

Viernes, 2 Diciembre 2011

contra-el-frio-2.jpg

Es posible que te levantes un día y te mires al espejo descubriendo rojeces o síntomas de sequedad en la piel. Es el frío, esa agresión silenciosa que inevitablemente padecemos cuando empezamos a oler a Navidad, y especialmente perjudicial en los primeros compases del invierno en que los cambios de temperatura radicales suelen ser más comunes. No puedes salir a la calle así, descartado.

Para preparar tu piel para enfrentarse al mundo lo mejor es aplicarse antes de salir de casa una buena hidratante en el rostro y el cuello. Personalmente me gusta mucho la línea cosmética A-DERMA, y en concreto Hydralba (11,35 €. aprox.), una crema hidratante de textura ligera para pieles normales a mixtas que proporciona hidratación duradera gracias a un complejo exclusivo y 100% natural llamado Rhealbosa que aporta agua, restaura la barrera cutánea y evita la pérdida insensible de agua.

Pero si tu problema es que tienes una piel seca ya de por sí debería reforzar esa hidratación con una crema específica. Una de las últimas novedades que he probado en la Crema Confort Gourmant de THALGO (47,90 €.), altamente nutritiva y enriquecida con manteca de karité hidratante y reestructurante. Los resultados se hacen visibles inmediatamente, os lo dice alguien con la espada de Damocles de la sequedad dérmica.

En esa línea hay una familia de productos específicos fabulosa que conocí el año pasado por estas fechas. Hablo de Hydracure  de Germaine de Capuccini (de 29,85 €. a 35, 10 €.), una línea de hidratación profesional con distintas formulaciones dependiendo del tipo de piel y el clima donde se viva. Lo que se dice cosmética personalizada. Este producto me gusta especialmente porque tiene una textura que se absorbe inmediatamente y no deja brillos. Yo la utilicé una temporada como crema reparadora para después del afeitado y debo confesar que me aliviaba las tiranteces y las rojeces de la erosión de la maquinilla de forma muy efectiva.

¿Pero y los labios? ¿Eres de los/as que siempre tienen los labios agrietados en cuanto llega el frio? Pues es porque quieres seguramente, ya que por bien poco hay bálsamos labiales muy buenos y de sabor muy estimulante. Estoy pensando en el Bálsamo Labial Wild Honey de Bara Cosmetics (4,75 €) hecho con ingredientes naturales 100%, especialmente miel, que es como la panacea de la naturaleza, ya que protege, hidrata, calma, es antiséptica y antioxidante. Inconveniente: es un poco más espesa de lo que estamos acostumbramos y hay que fundirla un poco con los dedos antes de aplicarla.

A pesar de todo, y con el frio (más) que se avecina, por mucho que te prepares para poner buena cara al mundo estarás deseando volver a casa. ¿Qué mejor para entrar en calor que un buen baño revitalizante? Os aconsejo otro producto que conocí en diciembre pasado el Baño Aromático Vitalizante de la firma FITNE (10,95 €), un reconfortante gel de baño  para los fríos días de invierno con el agradable y tonificante aroma del eucalipto. Su fórmula incluye  aceites esenciales y extractos vegetales y frutales procedentes del cultivo biológico como el tomillo, la naranja, las flores de tila, el ginseng, alcanfor y mentol. Relajante como para no querer salir de la bañera.

¿Quién tiene miedo al frío?

contra-el-frio.jpg

Triunfan las ‘vecinitas’

Lunes, 31 Mayo 2010

Este fin de semana me he dado cuenta que el look supermodel no me pone. Esa increíble revelación me sobrevino viendo Eurovisión (sí, veo Eurovisión, ¿qué pasa?). En cuanto vi en escena a la representante de Alemania, la joven Lena Meyer, tuve una especie de visión en el que vi claro ese cambio de paradigma estético que estamos viviendo. El look ‘vecinita de al lado’ es el modelo a seguir en el futuro. No más Claudia, Linda, Cindy o Eva. No me refiero al rollo ‘vecinitas’ de la revista FHM, que al final no es más que otra búsqueda de ‘la chica Interviú’ del momento. Creo que utilizan el término ‘vecinitas’ de una forma muy alegre, porque para mí implica un grado de inocencia, de amateurismo, imagen sana, ternura… ¡¡Lena Meyer!! Miradla:

 

En esa línea voy más allá. ¿Conocéis a Nataly Dawn de Pomplamoose? Bastan unos ojos para ejercer un influjo erótico de lo más inocente. No hace falta bustos prominentes, caderas sinuosas, pieles doradas y boca lasciva.

Incluso la industria musical del mass market empiezan a valorar este tipo de jovencitas de belleza porcelánica y constitución nada espectacular. En Taylor Swift hay mucho de eso y ya no hablemos de Miley Cyrus (Hannah Montana).

Vayamos más allá y miremos a la industria de la moda. Siempre ha habido ese subgénero dentro de las modelos que se llaman “la chica de al lado”. Ahora mismo pululan por las pasarelas dos chicas en esa línea: Hillary Rohda, un ejemplo claro de esa imagen de healthy girl que siempre ha gustado mucho en la industria americana, y Coco Rocha, que ese ese otro tipo de modelo que llamamos “belleza rara”.

El otro día un productor de cine X decía en televisión que el porno ha muerto y que su ejecutor ha sido la webcam. Es cierto, parece ser que la industria se está reinventando porque a los espectadores le pone más lo amateur que lo profesional, el glamour (si alguna vez se le pudo llamar glamour a aquellos que tratan de  transmitir las pelis porno de las principales productoras) está demodé.

Si esta tendencia de belleza se hace fuerte me pregunto qué harán las revistas masculinas, ¿tratarán de llevar a estas bellezas cándidas a su terreno y convertirlas en diablesas aceptarán que los cánones estéticos están cambiando? ¿Y la industria de la belleza? Si las pieles inmaculadas se terminan poniendo de moda qué pasará con las cabinas de rayos UVA, los potenciadores del bronceado, los implantes mamarios… ¡¡¡Qué pasará con los fabricantes de extensiones capilares!!! Más paro no, por favor.

No puedo dejar de alegrarme de que la belleza sin estridencias triunfe. Siempre me ha parecido más erótica la ropa interior de algodón banca que los intrincados conjuntitos de encaje negro; más una mirada limpia que unos ojos cegatos con emplasto de Rimmel; más unos labios rosados y aterciopelados que capas y capas de carmín tono vamp, más una piel blanca e inmaculada que un moreno (carbonizado) brasileño; unos pechos pequeños y turgentes mejor que las super lolas de Pam la vigilante de la playa. ¿Soy raro o hay más gente que le gusta lo natural? Si es así manifestaros.

vecinitas.jpg

Yo soy ‘feo’… y me gusta

Mircoles, 7 Octubre 2009

mujer-real-dove.jpg

El periódico The Guardian se hizo eco de la iniciativa de la revista femenina alemana Brigitte por la que a partir de 2010 prescindirían de modelos profesionales al sentir que no representan a sus lectoras. ¡Bravo! ¡Por fin una voz sensata! Ya empezaba a preguntarme si estaba loco, si era el único que veía que la imagen de la actriz Keira Knightley en la publicidad de Chanel no sólo puede ser considerado apología de la anorexia extrema, sino que me atrevería a calificarlo como terrorismo sanitario-emocional contra las mujeres. (Que conste que adoro Chanel y su publicidad, especialmente aquella época de Inès de la Fressange, solo que lo de la Knightley me pone de los nervios porque es antiestético).

La firma cosmética Dove ya puso en práctica su especial cruzada en pos de la dignificación de la mujer real. ¿Qué hay de malo en la mujer real? ¿Por qué han de hacernos sentir mal con ser como somos? ¿La moda no debería embellecer y ayudarnos en vez de tener que ser nosotros los que tenemos que sacrificarnos por la moda? ¿Cuántas veces te has sentido humillada/o cuando has entrado en una tienda y un/a dependiente insolente te ha soltado a bocajarro “no tenemos nada de su talla”? A mí no me humillan con esa actitud, me ponen de mala leche, por lo que siempre respondo “no, no tienen nada que esté a mi altura”. ¡Y encima no comprenden a qué viene esa respuesta! Es como cuando entras en una tienda de Calvin Klein, por ejemplo, y te encuentras esos dependientes que en vez de entrevista de trabajo han debido de hacer un casting, porque son ultra delgados y esbeltos, vestidos con la ropa de Calvin Klein, y te dices: aquí no compro nada, porque por mucho que me gaste jamás jamás me estará la ropa como a él.

La gente real no tiene glamour” me dijo una vez un aspirante a fotógrafo cuando le propuse hacer un edito de moda con gente real. “No la tendrá tu madre o tu hermana” me dio ganas de decirle. Pues yo creo que sí tiene glamour la gente real, porque el glamour no es algo que vaya asociado a una talla. Es una actitud. Y si en el post del otro día sobre la ecuación de la elegancia introducía la variable F (Físico), no es porque el físico dé la elegancia sino que los diseñadores generalmente no saben hacer ropa que quede bien a físicos no convencionales (o con un poquito de tripita tan siquiera)… afortunadamente aún tenemos a los sastres y modistas en el negocio.

Andreas Lebert y Brigitte Huber, cabezas visibles de Brigitte, afirman que dejarán de lado a las modelos profesionales y recurrirán a la mujer de la calle y se les pagarán tarifas similares a las de las modelos (adelantándose a los maldicientes que apuntan a un intento de ahorrar costes). Lo cierto es que una publicación que saca al mercado 720.000 ejemplares cada dos semanas puede sentar un buen precedente para subir la autoestima de todos aquellos que nunca seremos sílfides. Es gracioso cómo comentan desde la revista que el uso del Photoshop es el inverso al tradicional, lo aplican a engordar los muslitos de pajarito de las modelos profesionales y darles formas más rotundas a sus siluetas, para que se aproximen a lo que la mujer ‘real’ puede considerar un modelo a seguir.

Las revistas ‘aspiracionales’ no son ajenas a este movimiento, y de cuando en cuando dedican números especiales a “todas las tallas” o “todas las edades”, pero no deja de ser anecdótico. Hay que firmar un compromiso por la mujer real, empezando por los diseñadores, que deben formarse (digo bien, “formarse”) para hacer prendas para todas las tallas, no que cuando quieren hacer una talla grande lo único que se les ocurre es ampliar la escala, como si quisieran vestir a una giganta de hechuras perfectas. “Tú te llevas el vestido –le dijo una vez una dependienta de boutique de un diseñador español a una amiga gordita– y una buena modista te lo puede ajustar por que tiene de donde sacarle”. Mi amiga no compró el vestido, sino que se compró una tela bonita, se fue a la modista y le hizo que le copiara el modelo. ¿Por qué tenía que pagar dos veces? Una vez al diseñador que le ofrecía un vestido imperfecto y otra a la modista que arreglaría la imperfección.

Yo soy real, vulgar, normal, hiper normal o subnormal, feo incluso… como quieran llamarme, me da igual, y estoy muy orgulloso de ser como soy, porque lo perfecto (o lo que gustan denominar ‘perfecto’) me aburre hasta la extenuación.

Salones de belleza masculinos

Viernes, 18 Julio 2008

guest-9.jpg 

Y digo yo… Si los hombres hemos de copiar comportamientos femeninos, que sean al menos los más placenteros. Estoy pensando en concreto en los salones de belleza. Que levante la mano aquellos que han sentido envidia alguna vez de cómo las mujeres se abandonan una o dos horas en el salón de belleza, dejándose hacer, centrándose sólo en disfrutar. Masajes, limpiezas de cutis, manicura, pedicura… y pueden que sigan siendo las mismas al salir de allí, pero por un par de horitas han tenido la sensación de ser el centro del universo. 

Bueno, sí, los hombres tenemos nuestras barberías, en las que ya no se suele rasurar la barba (o nadie lo pide) y que se han quedado en simples peluquerías masculinas. Y ya ni eso, porque el negocio peluquero tiende a ser bisex, o unisex, como prefieran. En ese paso de la barbería de antaño a la peluquería moderna hemos perdido el componente masculino: el barbero era un hombre que hablaba de cosas de hombres, mientras hacía cosas de hombres, como afeitar, y las mujeres no eran bien recibidas. Con la peluquería moderna hemos ganado en variedad de servicios (depilación, manicura…) y una mejora sustancial en el ambiente en términos decorativos y delicadeza en el trato. ¿Pero por qué no lo podemos tener todo? 

En París, la firma de cosmética masculina Guest, ha abierto en el 103 de la Rue du Faubourg Saint-Honoré, cerca del parque Monceau, el primer Concept Store & Spa de la firma dedicado al hombre. Un espacio exclusivo para nosotros de atmósfera sofisticada pero muy masculina, pensado para someter al cliente a los rituales de belleza diseñados para el hombre, desde un afeitado a la antigua usanza (30 €) a todo tipos de masajes, como el de pies, que sigue los principios de la reflexología (40 €). Para los que prestan atención a sus uñas se pueden decantar por la manicura (45 € - 40 minutos) o la pedicura (40 € - 40 minutos), o probar el pack de 65 minutos que engloba ambas cosas (65 €). 

Un pequeño paraíso donde abandonarse por unas cuantas horas a las manos expertas de sus esteticistas y salir sintiéndose un hombre nuevo, libre de stress, porque eso sí, allí no se puede ir con bullas, que es algo que las mujeres ya aprendieron hace mucho: cuando se trata de belleza, el reloj se ha de parar.

guestmen1.JPG