Blogs

Entradas con etiqueta ‘bisuteria’

Shourouk, diseñadora de joyas y complementos: “La aplicación de una nueva técnica es lo que define el proceso creativo de cada colección”

Mircoles, 4 Enero 2012

cid_ac61dc5d-76e7-4f3d-be24-95e051ca6a61.jpg

La alta bisutería no tiene nada que envidiarle a la joyería tradiconal. Es más, está libre de ciertas ataduras técnicas y creativas que limitan a la joyería. Una de las creadoras más sobresalientes del momento es la diseñadora parisina de origen tunecino Shourouk, que ha colaborado con grandes de la moda de la talla de Gaultier, Galliano o Cavalli.

¿Cómo llegas al mundo de la joyería? Me he criado en un universo realmente femenino. A las mujeres tunecinas les gustan la ropa y las joyas deslumbrantes para las grandes ocasiones como las bodas. Tengo este recuerdo vívido de mi abuela sacando su joyero de su armario mientras mi hermana y yo nos sentamos en la cama observándola a ella y a mi madre sacar los anillos, pulseras, pendientes, gargantillas. En esas ocasiones todas las mujeres de la familia se vestían juntas, ayudándose unas a otras, retocándose frente al espejo. El olor a laca de pelo, el sonido del secador de pelo, el maquillaje, el perfume, toda esa efervescencia femenina era fascinante y creo que es lo que me llevó hasta el diseño de joyas.

Tus raíces por tanto están muy presentes en tus diseños. Siendo original de Nabeul, una ciudad famosa por su tradición en el bordado artesanal, he aprendido técnicas de allí y siempre he encontrado realmente inspirador toda la parafernalia del vestir tradicional tunecino.

¿Cuáles son los materiales favoritos con los que trabajas? De todos los materiales que uso, debo confesar que probablemente los cristales de Swaroski son mis favoritos. Son el principal componente de mis diseños y me gusta mezclarlos con lentejuelas de metal o materiales nobles como la seda o el satén.

¿Cuáles son tus influencias creativas? Mis influencias en el diseño de joyas van de la clásica joyería francesa como Cartier a la suntuosa joyería de los maharajás. Me divierte mezclar todas esas influencias de una forma contemporánea y pop.

La joyería es un sector muy competitivo copadas por unas pocas grandes firmas. No debe ser fácil posicionar una pequeña firma independiente como la tuya. Cuando lanzas una firma independiente necesitas trabajar con un producto fuerte, de calidad y nuevo. Los compradores siempre están ansiosos de novedades, especialmente en accesorios, por lo que yo diría que la principal dificultad en este sector no es agradar sino perdurar.

¿Cómo es tu proceso creativo? Lo primero de todo, es que me gusta estar rodeada de objetos bellos. Colecciono libros, imágenes y piezas vintage. Siempre me traigo algo de mis viajes, ya sea unas pulseras indias que compré en un mercado de Bombay, o unas garrafas vintage de Tailandia. Partiendo de ahí, manipulo mis materiales, hago algunos bocetos, pero toda va más de jugar con los cristales. Una colección siempre parte de la aplicación de una nueva técnica que define el proceso creativo, por ejemplo ahora estamos fabricando nuestros propios cristales coloreados o estamos experimentando nuevas formas de trenzar una pulsera de la amistad. Al final, una pieza se finaliza cuando las florituras están terminadas, cuando me doy cuenta de que no hay un solo cristal que quiera mover de donde está.

¿De dónde te lega la inspiración para tus piezas? Tomo la inspiración de muchas cosas. Habiendo nacido en París me siento como una genuina parisina, me gusta el clasicismo de la ciudad mezclada con los grandes crisoles de culturas que puedes encontrar en cada área de ella. Además mi estudio está cerca del Centro Pompidou, el museo de arte contemporáneo, este es mi terreno, descubro muchos de mis materiales allí y me gusta su atmósfera intensa. También viajo mucho por mi trabajo y siempre me ha inspirado la cultura india. Cuando niña descubrí las películas de Bollywood, los colores, las ricas vestimentas, las sorprendentes coreografías. Ya de mayor viajé a India y me enamoré de este país de contrastes. De los palacios de los maharajás a los poblados de chabolas, la inspiración está siempre esperándote en cada esquina. Ellos tienen una genuina cultura kitsch combinada con una rica historia, que no deja de ser una inagotable fuente de inspiración para un diseñador.

sh1.jpg

¿Tienes alguna pieza de la que te sientas especialmente orgullosa? Estoy realmente orgullosa del collar Capsula porque esta pieza tiene toda una historia, es una nueva interpretación de un primer collar que hice. Partí del diseño y la forma originales pero rediseñé por completó el ornato, añadiendo colores y un toque de rosa destellante, mientras que original era todo metálico. Más recientemente me he vuelto fan de los anillos Bernadette, Louise y Lucienne de nuestra última colección. Es una reinterpretación de piezas cortesanas indias usadas para bailar el Khatak para la corte real Mughal. Tres anillos clásicos unidos unos a otros por delicadas cadenitas. Encontré estas piezas intrigantes, bellas y completamente funcionales. Puedes usar un bolígrafo sin ninguna incomodidad y aun así quedar totalmente glamuroso.

Tienes una distribución muy interesante en España, en boutiques muy selectas. ¿Conoces España? Sí, la conozco y uno de mis sitios favoritos es Sevilla, ¡por supuesto! Me encanta ir allí y comprar abanicos tradicionales. También una de mis favoritas películas es Mujeres al borde de un ataque de nervios de Pedro Almodovar. Siempre concibo a la mujer española impetuosa y guerrera. Así que pienso que es lógico que el estilo español casé perfectamente con mis piezas, porque estas son diseños fuertes y solo una mujer con mucha personalidad puede llevar este tipo de joyas.

¿Cómo es la experiencia de colaborar con grandes diseñadores de moda como Gaultier? Jean Paul Gaultier estaba de vacaciones en Barcelona cuando vio mis diseños en una boutique. Me contactó para que realizara los accesorios para su colección de Alta Costura otoño/invierno 2009-2010. Colaborar con diseñadores de su talla es una gran experiencia porque tienes que aprender a adaptarte. Cuando ellos te contactan es porque les gusta tu estilo, pero tú tienes que hacer que este funcione ajustándose a sus ideas. Es todo un reto.
sh2.jpg

shourouk.fr

aBRÓCHEse este otoño

Viernes, 3 Octubre 2008

ben-amun.jpg

Coco Gabrielle Chanel era una auténtica adicta a la sobredosis de bisutería. Mezclaba joyones buenos con otros no tanto, o simplemente aparentes. No es que fuera tonta y se dejara timar por los joyeros, sino que era una estratega. Ella decía que mientras la gente estuviera ocupada intentando de discernir entre qué piezas eran buenas y cuáles no se interesarían por su edad. Inteligente, ¿no? 

A mí, como eminentemente esteta, me importa un bledo si un diamante es un diamante o simplemente un cristal de roca venido a más. Lo que realmente me interesa es el efecto final. No soporto la bisutería que parece bisutería, como tampoco soporto las joyas buenas que parecen bisutería, pero por el contrario adoro la buena bisutería que da el pego aunque no resista un segundo examen en distancias cortas. 

Alguna vez escuché a una señora de postín presumir de su bisutería. “¿Los pendientes? No son réplicas. Los verdaderos están en una caja de seguridad en el banco. Tengo réplica de todas mis joyas porque mi seguro deja de cubrirlas en cuanto las saco de la caja de caudales”. Entonces… ¡¿Para qué demonios tienes las originales!? 

Esta temporada apuesto definitivamente por los broches. Grandes broches, imposibles de pasar desapercibidos, colocados a la altura de la clavícula. Recordemos cuando la Infanta Elena los puso de moda unas temporadas atrás, inclusos llevados de dos en dos… Aquellos eran otros tiempos, aún no se había producido el cese temporal en la convivencia de los Duques de Lugo, él no salía en la portada de Época y aún creíamos que él era el maravilloso estilista que la había convertido de infanta en princesita. 

Volviendo al tema… Ahora están muy de moda los joyones de aspecto vintage. Y como encontrar buena bisutería con estilo es bastante difícil, yo recomiendo, una vez más echar mano a Internet. Por un lado os quiero mostrar las estupendas piezas que el diseñador egipcio Isaac Manevitz crea para Ben-Amun (a la izquierda). Es evidente que dado el precio, 145 $, eso no son diamantes, ¿pero a quién le importa? O esta pieza de Trifari (derecha) con un par de aguamarinas de 295 $ que encontramos en NandN Vintage Costume Jewelry. Quizás la web tiré un poco para atrás, sí, lo reconozco, pero siempre podemos buscar piezas similares en House of Lavande, pero tiene el inconveniente de que tienes que darte un paseo hasta Palm Beach. 

Mírate en el espejo y ante la dudad, siempre un broche.