Blogs

Entradas con etiqueta ‘Carolina Herrera’

‘Ser un lila’ está de moda

Lunes, 26 Mayo 2008

Bueno, llegó el momento en que si os dicen aquella castiza expresión de “eres un lila” no queda otra que responder “¡y a mucha honra!”, porque el lila, precisamente, es uno de los colores más estilosos de la temporada en el armario masculino. 

¡Ay qué miedo nos da el color! Sobre todo los tonos que rompen la norma de la masculinidad. Es como si Adán, al ser expulsado del paraíso, hubiera sido condenado a ganarse el pan con el sudor de su frente y a vestir en tonos neutros, él y sus descendientes, hasta el final de los días. Pero se nos olvida nuestro carácter mediterráneo, de país proclive al color y alegría, que nos hace el ánimo afecto a colores brillantes y cálidos.  

El lila es un color, que bien medido, da mucho juego. El gran peligro radica en los total looks, en elegir un traje completamente lila, que más que un traje será un disfraz, por mucho que el sastre londinense Ozwald Boateng lo haya propuesto (y llevado) en el pasado. El lila y sus derivados son tonos que deben ser empleados con breves y medidas pinceladas. Para los que se inicien en esto del color, sugerimos empezar poco a poco, introduciendo pequeñas notas de lila en el vestuario, en los complementos, como la firma Ralph Lauren Purple Label hace en las corbatas de fantasía (arriba). Pequeñas licencias para destacar.  

Para los iniciados propuestas en las colecciones estivales hay hasta hartarse. Nos vamos a centrar en la de CH Carolina Herrera (abajo) que propone prendas en lila para todos los niveles de ‘atrevimiento’. Desde jerséis para ser llevados solos o bajo el traje, a pantalones (ahora están muy de moda los pantalones en colores primarios y neón), pasando por chaquetas para los más atrevidos.

Sólo es cuestión de dar con ese puntito exhibicionista en que te sientes cómodo, y el atrevimiento se convierte en estilo.

 lila.JPG

El beso de la mujer… leopardo

Lunes, 12 Mayo 2008

Las reinas de la jungla no pasan de moda. Una primavera más el instinto animal sale a flote. Y es que el leopardo sigue prestando su piel como inspiración a los diseñadores que buscan hacer las delicias de mujeres que no tiene  miedo a la rotundidad de estos estampados. 

No vamos a negar que los ‘animal prints’ (estampados animales), y en concreto el de leopardo, son tremendamente difíciles de encajar en el armario. Mal llevados pueden hacer caer a quien los viste en el cliché de nostálgica de los 80, amante de aquellas power women de culebrón lujoréxico como Dallas, Dinastía o Falcon Crest. Pero bien llevados, es decir, con medida, refuerzan la personalidad y trasmiten una inestimable impresión de autoconfianza, fuerza y poder

¿Consejos? Discreción al usarlo. No dejar que el leopardo se imponga a la mujer. Aquí hay que rescatar una de las célebres citas de Coco Chanel: “Viste vulgar y sólo verán el vestido, viste elegante y sólo verán a la persona”. Esta es una máxima en este caso. Discreción, discreción y discreción. Huir del total look, a menos que se trate de vestidos como el que se puede encontrar en la colección de CH de Carolina Herrera cuya impronta de delicadeza en el corte anula la rotundidad del estampado dejando sólo un sabor chic en la apreciación general del look. 

A la hora de combinar este estampado lo más inteligente es no buscar el contraste agresivo de colores y recurrir a la gama de los marrones, caqui y negro, que son una extensión del estampado en sí, aunque esta temporada el blanco se conjuga con gracia en propuestas como la del americano Derek Lam, que pone un toque safari es el estilismo. 

Menos claro, por no decir totalmente inadecuado, vemos su combinación con otros estampados, especialmente los de inspiración animal como el ‘cebra’, visto en el desfile de Salvatore Ferragamo. ¿Exótico? Sin duda. ¿Correcto? No nos responsabilizamos del resultado final. 

La firma Yera, de El Corte Inglés, aplica el zoom a las manchas leopardinas y las convierte en maxi-estampados que pasan de las prendas a los complementos. Zapatos y bolsos de este estilo son tan rotundos que exigen elegir: o zapatos o bolso, y evitar que coincidan, mucho más si se viste alguna otra prenda que haga juego.  

animal-prints-08.jpg