Blogs

Entradas con etiqueta ‘chaquetas’

JN by JN LLOVET, chaquetas de cuero muy personalizadas

Lunes, 5 Febrero 2018

Todos buscamos nuestra identidad a través de cómo vestimos. La singularidad y la personalización son valores en alza que las firmas de moda tratan de incorporar a sus productos, cosa harto complicada en las producciones seriadas. Pero en pleno boom del e-commerce y las APPs, las reglas han cambiado: la producción bajo demanda, en base a una carta de costumizaciones disponibles, hace que cada producto que llegue al consumidor esté realizado a su imagen y semejanza. Sobre un producto base (varios modelos, habitualmente) se elige materiales y detalles al gusto.

3_impressions_men_new.jpg 

Justo es el modelo que sigue JN by JN LLOVET, que hace unas chaquetas de piel maravillosas y de estilo vintage army y denim de corte vintage. El proceso de personalización es muy fácil e intuitivo y posibilita elegir el modelo de cazadora, las aplicaciones en piel, parches y apliques, adornos para los puños y hasta el forro de la cazadora… Y, es más, si tienes una idea muy concreta sólo tienes que hablar con ellos para ver si es viable.

Detrás de esta firma está Jacqueline N. Llovet García, diseñadora mitad española y mitad alemana, viajera consumada, y de hecho, la idea de JN by JN LLOVET surgió en la carretera, concretamente, en Sudamérica.

jn-llovet-man-6.jpg 

Para los indecisos también tiene su colección de chaquetas Ready-to-Wear basadas en las tendencias del momento. Todas las chaquetas denim y las chaquetas USA army son vintage, realizándose un cuidadoso proceso de selección. Cada chaqueta es única, ya que es escogida dentro del limitado stock mundial. Cualquier signo del paso del tiempo en la chaqueta es intencionado, ya que aportan carácter a la pieza, y las hace especial.

 

 

Chaquetas nada convencionales

Viernes, 3 Julio 2009

social-suicide-2.jpg

Ayer fui de rebajas. Yo no compro nada, sólo observo en plan antropólogo que está haciendo un documental para National Geographic. Estoy atento a loque impulsa a la gente a comprar esto o aquello. ¿Por qué? No lo sé, quizás porque simplemente estoy desequilibrado y nadie se ha dado cuenta… hasta ahora. Y en estas estaba cuando presencié una escena muy ilustrativa de las diferencias entre hombres y mujeres. Allí estaba aquella pareja, de unos treinta y pico, ella intentándo comprarle una chaqueta a él, él deseando irse de la tienda:

-¡Mira que chaqueta más bonita! -le dice ella.

-Es gris -le responde él sin mucho entusiasmo.

-Sí, pero mira que raya diplomática más elegante.

-Es gris.

-Sí, es marengo, y es preciosa, pruébatela.

-Ya tengo una chaqueta gris.

-Marengo no, y con raya diplomática tampoco.

-Es igual a la que tengo en casa.

-No lo es -le dice ella ya un tanto exasperada por el incomprensible arrebato de rebeldía estilística de él, ¡cómo se atreve a querer comprarse algo a su gusto!-, la tuya es de un gris más claro y la raya es gris, y esta raya es blanca.

-Yo quiero algo más…

-¿Más qué? –le corta ella en plan “ay, que vamos a tener las vacaciones como me lleves la contraria”.

-Algo más diferente.

Ella lo mira muy seria, levanta la barbilla, le tiende la chaqueta y le dice con una dulzura que no era previsible:

-Anda, pruébate esta por mí. Ahora buscamos algo… diferente.

Cuando él se mete en el probador ella se vuelve al dependiente y le dice en plan satisfecho:

-¡Diferente! Si lo dejara vestirse sólo terminaría como un clon de José Corbacho.

-¿El ministro? -le pregunta extrañado el dependiente, y en ese punto disimulo una carcajada fingiendo un acceso de tos y me afano en las etiquetas para que no se den cuenta que simplemente los estoy observando.

-No, hombre -dice ella-, ese de las chaquetas raras, el de Homo Zaping.

Estoy seguro que aquel pobre hombre tiene ahora en su armario otra bonita chaqueta gris marengo con raya diplomática.

Si por casualidad estás leyendo, querido amigo con el que simpatizo en extremo, déjame que te diga algo: INTERNET. No salgas a comprar con tu mujer ya que de consumidor pasas a ser simplemente un maniquí. Te aconsejo que explores las posibilidades de las boutiques on-line, y para cuando te llegue el pedido a casa y ella lo descubra ya no habrá vuelta atrás. Tú tendrás tu chaqueta diferente y ella no tendrá otra que aceptar que eres un ser independiente con gustos propios [aunque ya buscará la forma de estropearte la chaqueta de algún modo para que no puedas ponértela y así ser ella la que ría la última].

Echa un vistazo a Social Suicide (ya el nombre lo dice todo), la firma de chaquetas camisas y pantalones que hace unos cinco años montaron dos británicos locos, Matt Grey y Simon Waterfall. Social Suicide busca esa vuelta de tuerca en la ropa masculina que nos saque del aburrimiento. Sastrería clásica pero con motivos singulares ya sea en bordados, estampados, tejidos y otros detalles. Adiós a la monotonía. En una de las chaquetas avisa de que vas armado (pero no dice de qué arma se trata), en otra simula que llevas un bolso de Vuitton colgado (ahí están en un terreno pantanoso, Vuitton puede denunciarlos por usar sus monogramas), otra parece mancillada por brochazos, en otras llevas la efigie de la Reina de Inglaterra en la espalda, etc…

Además tienen servicio de bespoke, pero no pienses que se trata de hacerte el traje a medida, no. Es un servicio que se llama Tat2 Suits por el que fotografían tus tatuajes y los replican en tu traje. Ahí ya puedes pasarte un poco de presupuesto ya que el precio parte de 3,600 libras, pero los modelos de colección rondan de las 400 a las 500 libras (de 466 a 583 euros).

Social Suicide es una firma del siglo XXI y aprovechan Internet 100% para hacer su negocio (Twitter, FaceBook, MySpace, YouTube). Además estamos en rebajas y su filosofía ahora mismo es “The hotter the day, the less you pay“, es decir que te hacen un descuento equivalente a los grados en Celsius que haga en Londres en el momento de la compra.

social-suicide-3.jpg